28°SAN LUIS - Sabado 03 de Diciembre de 2022

28°SAN LUIS - Sabado 03 de Diciembre de 2022

EN VIVO

Por los precios, cayó casi un 50 por ciento el consumo de carne

Referentes del sector indicaron que desde octubre de 2021 el valor de la media res se duplicó.

Por redacción
| 17 de junio de 2022
Cortes económicos. Comerciantes aseguraron que los consumidores eligen la carne molida y el hígado. Foto: Martín Gómez.

El aumento sostenido de los precios de artículos redunda, entre los consumidores de San Luis, en una merma de compra. Uno de los sectores en donde más sensiblemente se observa la situación es en la carne vacuna. “Desde octubre del año pasado ha caído cerca de un 50%”, indicó Miguel Ochoa, dueño de una carnicería del barrio Cerro de la Cruz.

 

El emprendimiento de Ochoa está pronto a cumplir 20 años, por eso su propietario puede observar en la reducción de venta una situación que antes no había notado. “La verdad es que a partir de octubre el valor de la media res pasó de $35 mil a casi $70 mil. Antes solía bajar siete u ocho medias reses por semana y ahora con suerte son cuatro”, precisó.

 

La forma de compra se ha visto modificada. Los clientes pasaron de pedir por kilo o incluso por pieza completa, a tomar como referencia el efectivo que tienen en el momento. “Si antes se llevaban un kilo de blanda ahora solicitan de a mil pesos, lo que en carne de vaca no alcanza a ser un kilo”, explicó Ochoa.

 

Si bien el consumo disminuye e incluso alcanza mínimos históricos en la región y el país, esto no implica que los consumidores reemplacen la carne vacuna por cerdo, pescado o pollo. “Directamente vienen y compran para el día: molida o hígado es lo que más sale”, explicó Manuel, dueño de un frigorífico.

 

Se nota que a la gente ya no le alcanza para llevar por kilo o por pieza completa. Compran para consumir en el día (Miguel Ochoa- carnicero)

El precio de venta al público de la carne de vaca casi duplica al del cerdo, pero aún así no seduce a los puntanos que tienen por costumbre el consumo vacuno. Los cortes de blanda (bola de lomo, cuadrada) de vaca oscilan entre los $1.200 y los $1.400 frente a los $700 que ostenta una de cerdo. “En realidad se podría reemplazar tranquilamente. La blanda de cerdo es de muy buena calidad y sirve para todo: milanesas, bifes o guisos, pero la gente siempre busca carne vacuna”, explicó Alexis, dueño de una carnicería de la zona de la Tercera Rotonda.

 

Cerdo. Una opción que cuesta hasta la mitad respecto de los cortes vacunos.

 

Aldana es encargada de una pollería y pescadería del barrio Puertas del Sol. En su local, verifica algo en lo que coincidieron los demás consultados. “La gente prefiere la carne, pero el pollo y el pescado van poco a poco ganando más terreno, sobre todo por el precio: un kilo de merluza ronda los $700. Pero aún así no reemplazan. Quienes llevan pescado o pollo son clientes que siempre consumieron este tipo de productos”, explicó.

 

Pescados

 

Semana Santa conforma la ocasión del año en la que la demanda de pescado aumenta notoriamente (y con ello los precios). Se podría presumir que ante este escenario las ventas se sostendrían, pero la realidad no condice con tal presunción: “después de Semana Santa bajó mucho el consumo e incluso el precio”, indicó Matías, vendedor de una pescadería de la avenida España.

 

Las carnes no son irremplazables

 

La puntana y cocinera internacional María Victoria Di Gennaro es una de las pioneras en Argentina en la tendencia global de la eliminación de la carne vacuna de la dieta. “Hoy por hoy, y debido a los métodos de cría en corrales de engorde, las carnes no tienen gran valor nutricional si se las compara con legumbres u oleaginosas”, afirmó.

 

Di Gennaro lleva adelante una de las cocinas de mayor auge en la ciudad de Buenos Aires, en donde no se utilizan productos cárnicos. Para armar su carta, siguió una máxima de su abuela Elsa: “La mesa de comida tiene que tener muchos colores”. En su caso, ella agrega: “Y sabores”. A raíz de eso, hace más de dos años investiga de qué manera “podemos saciar nuestros paladares sin extrañar las carnes”.

 

El consumo de carne tiene que ver más con una costumbre que con una ventaja nutricional (María Victoria Di Gennaro- cocinera internacional)

Aduce que “el consumo tiene que ver más con una costumbre que con una ventaja nutricional”. Incluso aseguró que una taza de lentejas hervidas posee más hierro que un bife de hígado o carne.

 

Frutos secos, aceites de oliva, maní o sésamo, ajo, hierbas, lentejas, porotos de soja e incluso maíz son productos que se consiguen en San Luis y cuyas combinaciones resultan en platos nutritivos y rendidores. “No todo tiene que ser carne, en mi caso, como cocinera, he tenido la oportunidad de conocer diferentes culturas y observar que con creatividad y respeto por los alimentos es posible crear comidas nutritivas y más económicas”.

 

Comentá vos tambien...