SAN LUIS - Lunes 26 de Septiembre de 2022

SAN LUIS - Lunes 26 de Septiembre de 2022

EN VIVO

Una tragedia vergonzosa

Por redacción
| 29 de junio de 2022

Una nueva tragedia en la frontera entre Estados Unidos y México causó la muerte de al menos 50 migrantes, seres humanos que buscaban una vida mejor, un futuro, otra posibilidad para salir de la miseria y el dolor.

 

La consternación rodeó las rutas de San Antonio, en la frontera de Texas con México, luego de que el 27 de junio fuera encontrado un camión estacionado que llevaba en su remolque a 100 personas, donde al menos 50 estaban muertas y otras 16 heridas, en uno de los peores casos registrados en Estados Unidos en los últimos años referido al tráfico de inmigrantes.

 

En una jornada marcada por las altas temperaturas, que rozaron los 40 °C, el hecho sucedió en una zona de tránsito habitual para los vehículos dedicados al transporte clandestino de migrantes.

 

Los detalles más precisos del estado de las víctimas, como cuánto tiempo estuvieron en el interior del camión, aún no están claros.

 

El conductor dejó estacionado el coche al borde de unas vías del tren, lo abandonó y, minutos después, las personas fueron rescatadas por un trabajador que escuchó los gritos de auxilio.

 

El Departamento de Bomberos de San Antonio detalló que las 16 personas heridas fueron derivadas al hospital y mostraban cuadros de insolación —dentro de otros efectos del calor— y no había rastros de agua en el tráiler.

 

En tanto, las autoridades tienen a tres sospechosos bajo custodia.

 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, comunicó que, al menos, 22 del medio centenar de fallecidos eran mexicanos.

 

“Hasta ahora, 22 son de México, 7 de Guatemala, 2 de Honduras y de 19 aún no hay información sobre su nacionalidad”, enumeró en una rueda de prensa en el Palacio Nacional.

 

Por otro lado, el mandatario mexicano afirmó que su administración está trabajando en conjunto con las autoridades estadounidenses para el traslado de los cuerpos.

 

El alcalde de San Antonio, Ron Nirenberg, expresó su dolor y que aguarda que los “responsables de poner a estas personas en condiciones infrahumanas sean condenados”.

 

“Son 46 personas que tenían familias y buscaban una mejor vida”, agregó en su diálogo con los medios de comunicación.

 

Por su lado, el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, decidió tomar otra postura respecto a este acontecimiento y rápidamente le achacó la responsabilidad al presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

 

“Estas muertes hay que atribuirlas a Biden. Son el resultado de su política asesina de fronteras abiertas”, arremetió.

 

La cantidad de inmigrantes ilegales que arribaron a Estados Unidos aumentó considerablemente desde la asunción de Biden y Kamala Harris. La acumulación de migrantes fallecidos en los últimos meses profundizó las críticas de las políticas de esta administración.

 

Hay un antecedente similar en San Antonio ocurrido en 2017. En esa ocasión, diez migrantes habían muerto en la parte trasera de un camión que estaba aparcado en el estacionamiento de la cadena Walmart. James Matthew Bradley Jr., el conductor del tráiler, fue sentenciado a cadena perpetua.

 

Es una tragedia vergonzosa, tan escandalosa como abrumadora y triste. Ocurre en la frontera que divide a dos naciones. Ocurre todo el tiempo.

 

Comentá vos tambien...