27°SAN LUIS - Sabado 03 de Diciembre de 2022

27°SAN LUIS - Sabado 03 de Diciembre de 2022

EN VIVO

Los feedlots tuvieron un respiro en las cuentas, pero ya suenan algunas alarmas

Sin lluvias, no queda otra que encerrar hacienda para faena, aunque los precios apuntan hacia abajo. Falta pasto para hacer recrías a campo.

Por redacción
| 21 de julio de 2022
Encierre. Sin pasturas por el frío, las recrías largas le dejan lugar al feedlot. Foto: El Diario.

Después de un arranque de año difícil, en el que los costos superaron a las ganancias, finalmente los feedlots habían empezado a asomar la cabeza en los últimos tres meses.

 

Los establecimientos de encierre a corral empezaron a ver cómo mejoraban sus ingresos debido a que aumentó la faena, lo que llevó a que los productores aceleraran el transporte de hacienda al engorde, un proceso que hacían a pasto, con recrías más largas. Pero llegó el invierno, las pasturas comenzaron a escasear y el feedlot pasó a ser la alternativa viable.

 

El problema es que la alegría puede ser pasajera, porque los precios de la hacienda gorda comenzaron a caer esta semana. Los engordadores dijeron que con los valores actuales se necesita de un margen bruto de entre 18.000 y 20.000 pesos para que la renta del ciclo sea cero. Es decir, para cambiar la plata contemplando el costo financiero del dinero.

 

Esa exigencia es para el caso de que se quiera producir animales livianos, de 300/320 kilos, si lo que se pretende es producir novillitos medianos o novillos esos valores se incrementan significativamente y en definitiva lo que crece es la pérdida económica.

 

Según la Cámara Argentina de Feedlot (CAF), el ingreso de bovinos creció 6% en julio y pasó del 66% el mes pasado al 72%. “Volvemos a encontrarnos con empresas chicas que siguen con una ocupación baja, mientras que en las de mayor escala esta variable aumentó”, explicó a Infocampo el presidente de la entidad, Fernando Storni. Para encontrar un nivel similar de encierre hay que remitirse —de acuerdo a las estadísticas de la cámara— al año 2018, cuando la producción agropecuaria también sufrió los efectos de la falta de lluvias. “Hay una alta incidencia de la seca en la ocupación de corrales”, reconoció Storni.

 

De acuerdo a la CAF, el margen bruto pasó de $7.363 por cabeza engordada en junio a $9.978. Pero como los bolsillos de los argentinos están flacos y la venta de carne no repunta, los frigoríficos comenzaron a retacear a la hora de pagar por la hacienda gorda. Hasta ahora venían absorbiendo las pérdidas, pero decidieron que llegó el momento de trasladarlas a los engordadores. En el arranque de la semana fueron contados los lotes de novillos que superaron los 290 pesos y también los de novillitos y vaquillonas que superaron los 330 pesos. Esos conjuntos fueron la excepción. La caída del precio genera no solo preocupación, sino también mucho temor en los engordadores, que tuvieron un respiro que no duró demasiado.

 

Redacción/ALG

 

Comentá vos tambien...