34°SAN LUIS - Viernes 01 de Marzo de 2024

34°SAN LUIS - Viernes 01 de Marzo de 2024

EN VIVO

Pusieron a punto unos 2.800 tubos del órgano de la Catedral

Fue a instancias de la reparación del instrumento, que se considera el más importante de Cuyo.

Por redacción
| 26 de junio de 2023
Instalación compleja. Posee tres teclados y presenta una pedalera que se ejecuta con taco y punta de los pies. Fotos: Obispado de SanLuis

Cualquiera que haya participado de ceremonias solemnes en la Iglesia Catedral ha podido percibir las sacras y múltiples melodías del órgano de tubos más importante de Cuyo. El instrumento, instalado hace más de 60 años, fue recientemente intervenido por especialistas que pusieron a punto diferentes elementos. Trabajaron a lo largo de 15 días, con acciones que demandaron unas diez horas diarias. Se trata de una segunda etapa de medidas y aunque aún resta una tercera fase, las notas ya se sienten en su afinación más excelsa.

 

Las tareas fueron concretadas por Juan Weinhold, Pablo Fernández y Alejandro Galli, técnicos organeros que tienen una sociedad que se dedica a este tipo de cuestiones. Los tres especialistas llevan en su haber una importante formación que les permite desarrollar minuciosos aspectos. Son organeros, pero Weinhold además es organista (es decir, sabe ejecutar el instrumento) y Galli es director de coro.

 

“Básicamente concretamos la reparación. Tiene campanas, que son tubos de bronce que suenan como campanas; había un montón que no funcionaban. Fernández y Galli las repararon. Para acceder a esos percutores, desarrollamos un plan que consistió en sacar todos los tubos del órgano y limpiarlos con un compresor, uno por uno. Algunos tenían tierra de 65 años atrás y eso afecta a la afinación. Aprovechamos para repararlo bien. Al igual que trabajamos en la celesta, que es un arpa o xilofón con placas percutidas. Todo eso requería retirar los tubos, sopletear, volver a colocar, afinar, limpiar y encerar”, explicó Weinhold. En total, intervinieron unos 2.800 tubos.

 

Los instrumentos de este tipo poseen una gran cantidad de tubos porque cada registro, que es un elemento que contiene tubos del mismo carácter, tiene tantos tubos como teclas del teclado. Para dar una idea, un registro tiene 56 tubos; otro registro, otros 56, y así sucesivamente. Eso, multiplicado por la cantidad de teclados y registros, da los 2.800. Salvo algunos registros que tienen 3, 4 y hasta 5 tubos por nota, es decir que hay que multiplicar la cantidad de teclas por la de tubos. Por cada tecla del primer teclado manual hay 5 tubos afinados entre sí. Se debe calcular entonces 5 por 56 y solo en ese registro hay cerca de 300 tubos. Como se percibe, la instalación compone una compleja y precisa maraña.

 

De acuerdo a lo que recordó Weinhold, en 1987, cuando Juan Rodolfo Laise era obispo, la Iglesia puntana pidió la consola que opera al día de hoy; se trajo de Alemania, al igual que otros elementos donde se apoyan los tubos. Fue, en su momento, un trabajo muy importante.

 

 

Múltiples partes. Los elementos que tienen este tipo de instrumentos se cuentan por centenares. Eso demanda importantes acciones de mantenimiento. En San Luis, retiraron y repararon miles de tubos.

 

 

Ya para el año pasado, vinieron dos de los tres especialistas para materializar la primera etapa de arreglos. Ahora, con la segunda fase ejecutada, queda una tercera operación. Según contó Fernández, tienen que rehacer los fuelles del órgano, que son de cuero. El material tiene una vida útil y a sus más de 60 años, precisa un recambio.

 

“Si uno pudiera ingresar, se encuentra con un instrumento que a su vez es una instalación. Necesita cierto mantenimiento, mucho más que cualquier otro, debido a la cantidad de cosas que tiene: los elementos se cuentan por centenares”, afirmó. El equipo es electroneumático, hay una gran cantidad de tubería por donde pasa el aire y contiene tres manuales, es decir, tres grupos o espacios diferentes. Cada parte tiene su sector, con un grupo de tubos.

 

En los extremos hay persianas, donde el sonido sale más o menos fuerte, como si fuese un potenciómetro. En total, posee 35 registros y cada uno simula un instrumento, ya que los órganos de este estilo fueron concebidos como la simulación de una orquesta. Hay instrumentos que se llaman orquesta y oboe, entre otros; también hay registros propios del órgano.

 

Si se aprecia la consola, se puede advertir que en la parte inferior hay pedaleras. Se trata de un teclado más, que se toca con punta y taco de ambos pies.

 

“El organista tiene una gran cantidad de años de estudio. La partitura se lee de forma vertical y se lee mano derecha, mano izquierda y los pies. El de los pies es un teclado más; tiene 30 teclas. Son de roble y los sostenidos están recubiertos de ébano. El revestimiento interno de la consola es de nogal. Normalmente, en el conservatorio se necesitan 7 años de base de estudios de piano para después empezar con este instrumento, porque la disociación de piernas es muy difícil, no es un agregado de bajos”, explicó Fernández.

 

De ahora en más no hay confirmación de fechas de la tercera intervención, pero creen que no será dentro de mucho tiempo. Lo cierto es que ahora la ciudad cuenta con un instrumento a punto, que trasciende la religión y que conforma un eslabón fundamental de la cultura local.

 

Redacción / NTV

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo