22°SAN LUIS - Viernes 27 de Enero de 2023

22°SAN LUIS - Viernes 27 de Enero de 2023

EN VIVO

Eva tiene 13 años y será sometida a una operación de alto riesgo

Por redacción
| 28 de agosto de 2015
Puro amor. En Córdoba no quisieron operarla pero los papás nunca bajaron los brazos.

Eva nunca se queja, siempre sonríe. Con estas simples palabras describió Rolando Rivero a su hija de 13 años. Ella nació con microcefalia y tiene parálisis cerebral. Debido a su patología y a la imposibilidad de moverse, su columna comenzó a curvarse y a hacerle presión sobre uno de sus pulmones. Para evitar que el cuadro empeore, deberán operarla  por una escoliosis deformante progresiva en el Garrahan el 29 de setiembre. Pero es una intervención que implica riesgo de vida. A pesar del panorama, sus padres decidieron hacerla. Hace tres semanas toda la familia viajó a Buenos Aires para estar junto a Eva. Desde San Luis, sus amigos decidieron organizar un recital para juntar dinero.

 


 “Tiene la mentalidad de un bebé de dos meses. No se sienta, no habla, no come. Por estar siempre en cama su columna tiene la forma de una C. El año pasado tenía sesenta grados de curvatura pero ahora llegó a cien. Por eso, no podemos esperar más tiempo para operarla”, contó Rolando.

 


El procedimiento no es fácil y es muy riesgoso. Consiste, en simples palabras, en hacerle una columna nueva pero de metal, con treinta clavos.

 


“La operación durará entre seis y doce horas y va a estar a cargo siete médicos y 4 auxiliares. Tendrán que hacerle constantemente transferencia de sangre porque va a perder mucha. Después, le van a tener que colocar un respirador artificial. Y ése es otro riesgo porque no saben si después van a poder sacarle el tubo porque ella puede acostumbrarse a respirar con él”, explicó angustiado Rolando.

 


Además, debido a su afección, el diagnóstico es aún más complicado. Como Eva no sabe tragar o escupir y tiene que comer a través de un botón gástrico, los médicos le dijeron que tiene riesgo de vida antes, durante y después de la intervención.

 


Eva tenía que estar al menos 40 días antes de la operación. La primera fecha era para el 14 de setiembre pero después se reprogramó porque necesitaban realizarle unos estudios y los padres debían firmar unos papeles para dar su consentimiento.

 


 “Siempre la tratamos por su discapacidad en el Garrahan y en el Hospital de Niños. En Buenos Aires nos dijeron que nos convenía hacerlo en Córdoba porque estaban los mejores especialistas. La llevamos en 2014 y el especialista nos señaló los pro y los contra y que nos daba seis meses para decidir. La volvimos a llevar a principios de este año, con la certeza de querer hacerla, a pesar de los riesgos. Él se negó porque no quería que ella se muriera en el quirófano. Nos aconsejó que la dejáramos morir porque iba a sufrir menos. Empezamos a discutir, porque no podía oponerse y al final nos dijo que tenía turno recién para dentro de un año y medio. Y Eva no puede esperar tanto”, aseguró Rolando. 

 


En vez de bajar los brazos, decidieron volver a Buenos Aires. “Acá también nos dijeron los riesgos grandes que tiene la operación pero accedieron. Pude conseguir, a través del Gobierno de la provincia, la prótesis que necesita”, contó.

 


Eva viajó con toda su familia, su mamá Claudia Garro y sus cuatro hermanos porque ella debe asistir una vez a la semana a la clínica para los controles y el 18 de setiembre empiezan los prequirúrgicos. Después, tendrán que quedarse al menos un mes más para los controles.

 


“Deseamos lo mejor para la gorda, pero ella está postrada en una cama hace 13 años. Queremos que salga, pero también sabemos los riesgos. Ella está ahora en manos de Dios, si tiene que volverse con nosotros, lo hará y vamos a estar felices y si no, es lo que Él quiso”, expresó.

 



Un recital a beneficio

 


El papá de Eva es conocido en el mundo de la música de Reggae local. Es cantante y trombonista de la banda Skatoness y conduce un programa radial.

 


Paulo Gil, integrante de La Planta, organizó junto a Mystical Dub Foundation un recital para juntar dinero. “Nos conocemos hace muchos años, compartimos muchas veces el escenario. Por eso, decidimos ayudarlos y apenas se enteraron otros músicos, se solidarizaron”, comentó.

 


El show será este domingo desde las 18 en el bar Panacea, entre Colón y Maipú. La entrada saldrá 30 pesos.

 


LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementeos y a los clasificados web sin moverte de tu casa
Comentá vos tambien...