eldiariodelarepublica.com
Rodríguez Saá homenajeó a las mujeres puntanas y sus luchas

Escuchá acá la 90.9
X

Rodríguez Saá homenajeó a las mujeres puntanas y sus luchas



Emoción, admiración y respeto fueron las tres sensaciones que dejó flotando sobre el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo la disertación que ofreció este miércoles por la tarde el gobernador, Alberto Rodríguez Saá, como parte de los festejos por el Día Internacional de la Mujer. A lo largo de 80 minutos el mandatario hizo un repaso por la vida y el legado que dejaron destacadas mujeres sanluiseñas sin dejar de revelar anécdotas poco conocidas de sus obras.


El jefe de Estado se conmovió y contagió su emoción al público al hablar de "Pancha" Hernández, Delfina Varela de Ghioldi, Berta Elena Vidal de Battini, María Delia Gatica de Montiveros y María Haydeé "Beba" Di Genaro.


Al comenzar el encuentro hubo un minuto de silencio por las víctimas de femicidio y el recordatorio se extendió a lo largo y ancho del auditorio ya que, repartidos por todo el Salón Blanco, había 20 carteles sobre diferentes sillas que representaron la ausencia de mujeres puntanas muertas a manos de varones. En cada pancarta figuraban sus nombres, el lugar y la fecha en la que fueron asesinadas.


Al margen de su disertación, Rodríguez Saá firmó un acta compromiso denominada "Compromiso con la Igualdad", que impulsan las Naciones Unidas y que han rubricado líderes de todo el mundo.


En uno de los párrafos el acta indica que el firmante se compromete a "acompañar, a partir de este momento, y desde el lugar en que me encuentre, el camino hacia la construcción de una sociedad verdaderamente igualitaria entre hombres y mujeres".


"Me comprometo a no ejercer directamente ni tolerar u observar, pasivamente, ningún tipo o modalidad de violencia hacia las mujeres", reza en otro párrafo el texto firmado por el gobernador.


En los instantes previos al mensaje de Alberto, la actriz puntana Adriana Durigutti leyó el poema "Vírgenes Negras", que recibió una ovación.


Tras ello, Alberto habló sobre la entrega de Pancha Hernández por la gesta libertadora, de su valentía para combatir a la par del General San Martín y los granaderos que agrupó en Las Chacras. También por el amor hacia su esposo, Dionisio Hernández y su posible muerte en medio de la pobreza, en Lima.


También se refirió a la obra de Delfina Varela de Ghioldi y su puntual estudio sobre la vida de Juan Crisóstomo Lafinur y su brillante obra como filósofa. Otra mujer puntana y luchadora que evocó fue María Delia Gatica de Montiveros, su amor por las letras y el empuje hacia los escritores jóvenes.


Las emociones más fuertes llegaron junto al recuerdo de Berta Vidal de Battini, su vida en El Durazno y sus poemas al Río Seco, El Chorrillero, El Trapiche y su exitoso libro "Alas", que generó un festejo en el café 'El Molino', de Buenos Aires entre Berta, Delia y Delfina.


Por último Alberto habló, visiblemente conmovido, de Beba Di Genaro, el amor por su esposo Alfi y sus poemas tan ligados al amor y la pasión. La lectura de "Instrucciones para mi Muerte" desató las lágrimas emocionadas de muchas de las mujeres que fueron a Terrazas.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Rodríguez Saá homenajeó a las mujeres puntanas y sus luchas

Foto: Alejandro Lorda


Emoción, admiración y respeto fueron las tres sensaciones que dejó flotando sobre el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo la disertación que ofreció este miércoles por la tarde el gobernador, Alberto Rodríguez Saá, como parte de los festejos por el Día Internacional de la Mujer. A lo largo de 80 minutos el mandatario hizo un repaso por la vida y el legado que dejaron destacadas mujeres sanluiseñas sin dejar de revelar anécdotas poco conocidas de sus obras.


El jefe de Estado se conmovió y contagió su emoción al público al hablar de "Pancha" Hernández, Delfina Varela de Ghioldi, Berta Elena Vidal de Battini, María Delia Gatica de Montiveros y María Haydeé "Beba" Di Genaro.


Al comenzar el encuentro hubo un minuto de silencio por las víctimas de femicidio y el recordatorio se extendió a lo largo y ancho del auditorio ya que, repartidos por todo el Salón Blanco, había 20 carteles sobre diferentes sillas que representaron la ausencia de mujeres puntanas muertas a manos de varones. En cada pancarta figuraban sus nombres, el lugar y la fecha en la que fueron asesinadas.


Al margen de su disertación, Rodríguez Saá firmó un acta compromiso denominada "Compromiso con la Igualdad", que impulsan las Naciones Unidas y que han rubricado líderes de todo el mundo.


En uno de los párrafos el acta indica que el firmante se compromete a "acompañar, a partir de este momento, y desde el lugar en que me encuentre, el camino hacia la construcción de una sociedad verdaderamente igualitaria entre hombres y mujeres".


"Me comprometo a no ejercer directamente ni tolerar u observar, pasivamente, ningún tipo o modalidad de violencia hacia las mujeres", reza en otro párrafo el texto firmado por el gobernador.


En los instantes previos al mensaje de Alberto, la actriz puntana Adriana Durigutti leyó el poema "Vírgenes Negras", que recibió una ovación.


Tras ello, Alberto habló sobre la entrega de Pancha Hernández por la gesta libertadora, de su valentía para combatir a la par del General San Martín y los granaderos que agrupó en Las Chacras. También por el amor hacia su esposo, Dionisio Hernández y su posible muerte en medio de la pobreza, en Lima.


También se refirió a la obra de Delfina Varela de Ghioldi y su puntual estudio sobre la vida de Juan Crisóstomo Lafinur y su brillante obra como filósofa. Otra mujer puntana y luchadora que evocó fue María Delia Gatica de Montiveros, su amor por las letras y el empuje hacia los escritores jóvenes.


Las emociones más fuertes llegaron junto al recuerdo de Berta Vidal de Battini, su vida en El Durazno y sus poemas al Río Seco, El Chorrillero, El Trapiche y su exitoso libro "Alas", que generó un festejo en el café 'El Molino', de Buenos Aires entre Berta, Delia y Delfina.


Por último Alberto habló, visiblemente conmovido, de Beba Di Genaro, el amor por su esposo Alfi y sus poemas tan ligados al amor y la pasión. La lectura de "Instrucciones para mi Muerte" desató las lágrimas emocionadas de muchas de las mujeres que fueron a Terrazas.


Logín