eldiariodelarepublica.com
"A las investigaciones de autores hombres las leen de otra forma"

Escuchá acá la 90.9
X

"A las investigaciones de autores hombres las leen de otra forma"


En el ámbito científico, el trabajo de la mujer también es un desafío. Algunos estudios aseguran que las investigaciones realizadas por científicas son recibidas con prejuicios y hay una inclinación hacia los estudios hechos por hombres. En la Universidad de Yale, Estados Unidos, hicieron un experimento: presentaron dos currículum idénticos de estudiantes ficticios, un hombre y una mujer,  para aplicar a una beca de encargado de laboratorio. Fueron evaluados por 64 catedráticos, quienes determinaron que el más adecuado para el puesto era el hombre, y además especificaron que el salario sugerido para él era un 15% mayor que el propuesto para la mujer. “He leído varios artículos que afirman que hay un prejuicio hacia las mujeres. Se han hecho investigaciones a propósito, poniéndole el nombre de mujer cuando quien la hace es varón y encontraron que esto ocurre. Yo lo interpreto como que es un mandato social, que viene desde hace muchas generaciones”, explicó Alicia Bañuelos, ministra de Ciencia y Tecnología.


“Se nota esa preferencia a pesar de que las personas declaren que no lo tienen. Es casi inconsciente. Suelen ser cosas que están muy profundamente relacionadas con una cuestión social. En un plano más profundo, se dan cuenta que todavía no lo tienen superado. No es que se minimice los artículos femeninos, es que están como minimizados, al del varón lo leen de otra forma”, mencionó. A la mujer en el ámbito científico no sólo le cuesta que sus investigaciones sean tomadas en cuenta de igual manera que la de los hombres, sino que además le es difícil hacer una carrera. “La ciencia normalmente en Argentina está relacionada con el Estado, ya que no suele haber investigación en empresas privadas. En ningún organismo hay alguna regla que diga que prefieren a una mujer antes que a un hombre. Pero, sin embargo, hay varios trabajos donde prefieren un hombre por su disponibilidad, no tiene el riesgo de quedar ‘embarazados'. En algunas empresas prefieren varones para cargos gerenciales, por esa situación, no porque la mujer no sea capaz”, detalló.


El prejuicio también está presente en otros ámbitos y lo viven miles de mujeres en muchos trabajos. “El gerente estará disponible los 365 días del año. En un matrimonio, cuando se enferma el hijo, lo más probable es que se quede la mamá y eso lo tienen en cuenta los empleadores. Todo lo que se haga para cambiarlo, bienvenido sea. Esto no se dice públicamente, pero pasa. No creo que sea por capacidad, sino por lo que ellos consideran como eficiencia”, manifestó Bañuelos. A pesar de que no hay una norma que indique explícitamente si prefieren a uno o a otro, la funcionaria explicó que eso está inmerso en nuestra cultura. “En mi casa tuve un papá al que yo le decía que quería ser astronauta y él me contestaba que iba a ser la mejor del mundo, y yo me lo creía. Ése fue en mi caso y el de mis hermanas, nunca nos dijo ‘qué pena que son mujeres’. Ese apoyo y seguridad te la dan tus papás, sino estás más insegura en la vida. Muchas veces no se da esto en la familia, entonces estás más sola. Hay familias que ponen todos sus recursos para que el varón vaya a la universidad y la hija no importa tanto, total se va a casar y la van a mantener”, relató y aseguró que las generaciones futuras cambiarán esta realidad, que ya ha dado sus primeros pasos.


En su familia, ella representa a la tercera generación de mujeres independientes, tradición que inició su abuela. “Cuando su padre murió no pudo disponer del dinero de la herencia porque en esa época las mujeres no podían manejar dinero. Lo administraba su cuñado. Ella quería estudiar piano y no la dejaron, entonces se casó con su primer marido para poder hacerlo. Entre su generación y la mía, hay un abismo. Y seguramente, entre mi generación y la de dentro de veinte años, también lo habrá”, relató.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

"A las investigaciones de autores hombres las leen de otra forma"

Cuestión cultural. Bañuelos cree que la diferencia hacia las mujeres es un tema social.

En el ámbito científico, el trabajo de la mujer también es un desafío. Algunos estudios aseguran que las investigaciones realizadas por científicas son recibidas con prejuicios y hay una inclinación hacia los estudios hechos por hombres. En la Universidad de Yale, Estados Unidos, hicieron un experimento: presentaron dos currículum idénticos de estudiantes ficticios, un hombre y una mujer,  para aplicar a una beca de encargado de laboratorio. Fueron evaluados por 64 catedráticos, quienes determinaron que el más adecuado para el puesto era el hombre, y además especificaron que el salario sugerido para él era un 15% mayor que el propuesto para la mujer. “He leído varios artículos que afirman que hay un prejuicio hacia las mujeres. Se han hecho investigaciones a propósito, poniéndole el nombre de mujer cuando quien la hace es varón y encontraron que esto ocurre. Yo lo interpreto como que es un mandato social, que viene desde hace muchas generaciones”, explicó Alicia Bañuelos, ministra de Ciencia y Tecnología.


“Se nota esa preferencia a pesar de que las personas declaren que no lo tienen. Es casi inconsciente. Suelen ser cosas que están muy profundamente relacionadas con una cuestión social. En un plano más profundo, se dan cuenta que todavía no lo tienen superado. No es que se minimice los artículos femeninos, es que están como minimizados, al del varón lo leen de otra forma”, mencionó. A la mujer en el ámbito científico no sólo le cuesta que sus investigaciones sean tomadas en cuenta de igual manera que la de los hombres, sino que además le es difícil hacer una carrera. “La ciencia normalmente en Argentina está relacionada con el Estado, ya que no suele haber investigación en empresas privadas. En ningún organismo hay alguna regla que diga que prefieren a una mujer antes que a un hombre. Pero, sin embargo, hay varios trabajos donde prefieren un hombre por su disponibilidad, no tiene el riesgo de quedar ‘embarazados'. En algunas empresas prefieren varones para cargos gerenciales, por esa situación, no porque la mujer no sea capaz”, detalló.


El prejuicio también está presente en otros ámbitos y lo viven miles de mujeres en muchos trabajos. “El gerente estará disponible los 365 días del año. En un matrimonio, cuando se enferma el hijo, lo más probable es que se quede la mamá y eso lo tienen en cuenta los empleadores. Todo lo que se haga para cambiarlo, bienvenido sea. Esto no se dice públicamente, pero pasa. No creo que sea por capacidad, sino por lo que ellos consideran como eficiencia”, manifestó Bañuelos. A pesar de que no hay una norma que indique explícitamente si prefieren a uno o a otro, la funcionaria explicó que eso está inmerso en nuestra cultura. “En mi casa tuve un papá al que yo le decía que quería ser astronauta y él me contestaba que iba a ser la mejor del mundo, y yo me lo creía. Ése fue en mi caso y el de mis hermanas, nunca nos dijo ‘qué pena que son mujeres’. Ese apoyo y seguridad te la dan tus papás, sino estás más insegura en la vida. Muchas veces no se da esto en la familia, entonces estás más sola. Hay familias que ponen todos sus recursos para que el varón vaya a la universidad y la hija no importa tanto, total se va a casar y la van a mantener”, relató y aseguró que las generaciones futuras cambiarán esta realidad, que ya ha dado sus primeros pasos.


En su familia, ella representa a la tercera generación de mujeres independientes, tradición que inició su abuela. “Cuando su padre murió no pudo disponer del dinero de la herencia porque en esa época las mujeres no podían manejar dinero. Lo administraba su cuñado. Ella quería estudiar piano y no la dejaron, entonces se casó con su primer marido para poder hacerlo. Entre su generación y la mía, hay un abismo. Y seguramente, entre mi generación y la de dentro de veinte años, también lo habrá”, relató.


Logín