eldiariodelarepublica.com
Fuerte suba en la faena vacuna, aviar y porcina

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Fuerte suba en la faena vacuna, aviar y porcina

Por Nicolás Razzetti - Columnista


La producción de carnes tuvo un arranque a todo vapor. Los datos que publica Senasa sobre la faena tanto de vacas, como de pollos y de cerdos deberían ser tomados como alentadores. Según las cifras oficiales, en enero hubo un incremento del 11% en la faena vacuna, en igual porcentaje creció la de cerdos mientras que la de pollo subió 11%. Pero esos datos no reflejan el dinamismo de una economía pujante, sino el efecto de diferentes variables que afectan más de lo que benefician a los productores de carnes.


El sector avícola festejó el aumento de reintegros que en enero anunció el presidente Mauricio Macri, lo que les devuelve cierta competitividad a una actividad que debe renegociar paritarias y que sufre incrementos en costos como la energía eléctrica y el gasoil, entre otros. El crecimiento de la producción de pollos repercute en los precios al consumidor, cuya actualización el año pasado fue muy leve.


En diciembre el titular de la Cámara de Empresas Procesadoras Avícolas destacó que esperaban para diciembre y enero un promedio de consumo en torno a los 48 kilos por habitante y por año. Eso fue consecuencia, en gran medida, de la caída en los embarques,  lo que obligó a ganar más espacio en el consumo doméstico y sacrificó el precio que el año pasado mejoró sólo 5%, con una inflación que rondó el 40%.


En el sector porcino el escenario parece diferente. En el primer semestre de 2016 la actividad tuvo rentabilidad negativa por la falta de actualización del valor del capón y la suba de maíz. Pero eso se revirtió en el segundo semestre. Ahora, la caída que se experimenta en el precio del cereal a causa de la mayor oferta global (los 3 grandes exportadores: Estados Unidos, Brasil y Argentina producirán más maíz en esta campaña) favorecerá más a la actividad.


En los últimos años la producción porcina viene en continuo crecimiento. Según la fuente que se consulte  y el promedio de consumo, los números son diferentes, pero siempre crecientes. Para los privados ronda los 17 kilos mientras que los datos oficiales hablan de un abastecimiento interno por habitante de alrededor de 13 kilos.


El crecimiento en la faena se asocia al resultado de las inversiones de los últimos años, también al mayor registro de establecimientos productivos, según afirman los analistas.


Finalmente, lo que está  pasando en el sector  vacuno es que se registra en la faena una mayor presencia de  hembras, que por segundo mes llegó al 43% del total. También se verifica un incremento en la oferta de vaquillonas.


Atrás parecen haber quedado los meses en los cuales la faena de hembras representaba el 41% del total, fueron tiempos de mucho entusiasmo, retención y capitalización por parte de los criadores que con el recambio de Gobierno vieron con mejores ojos el futuro del sector. Esa tendencia no se revirtió, pero sí se puede hablar de un menor interés por los vientres, lo que se muestra en valores más bajos para esa categoría.


La faena vacuna de enero superó el millón de cabezas, lo mismo sucedió en los últimos meses del 2016. El incremento se explica por diferentes motivos. Por un lado sigue saliendo ganado de los feedlots, también sale hacienda terminada a campo y aparece algo de ganado proveniente de zonas inundadas o con seca. Además hay que tener en cuenta que enero del año pasado fue un mes cargado de expectativas por las medidas del nuevo Gobierno lo que acentuó la retención. Esas expectativas siguen siendo positivas, pero son ahora más moderadas.


Hay dificultades serias en la economía local. El consumo fue duramente castigado el año pasado y en el arranque de 2017, la suba de tarifas de combustibles, prepagas, etc, achicó aún más los bolsillos. Eso se reflejó en la evolución de los precios del gordo que tuvo una actualización muy inferior a la suba general de precios y que no logró despegar en el inicio del año.


En algún momento la demanda interna aumentará.  Estamos en un año electoral en el que se espera más obra pública, lo que ayudará a mejorar los niveles de actividad. Mientras tanto el mercado interno se reduce y eso impide la actualización de los precios. De mejorar, en el corto plazo, será por una reducción de la oferta y no por una recomposición de los consumidores.


El año pasado la inflación fue muy alta. Para 2017 el Gobierno tiene una meta en torno al 20% pero ya hay dudas sobre el cumplimiento, debido a las fuertes subas de las primeras semanas en varios rubros. Esa inflación promedio no se ve en los precios del ganado y de la carne en la góndola. Para dar vuelta el panorama será clave (una de las claves) mayor salida exportadora, lo que hará se alivie el alto nivel de abastecimiento interno que limita la mejora en los valores. En tal sentido, el Consorcio de Exportadores ABC espera que haya un salto mayor al de 2016. El año pasado los embarques de carne vacuna aumentaron 18%. Para 2017 se esperan que el salto sea del 30%. Así lo indicó Mario Ravettino, titular de la entidad, quien dijo que la exportación es la salida para fomentar el desarrollo de novillos y desagotar el alto abastecimiento interno de carnes.



Senasa instrumenta cambios en la trazabilidad bovina


El organismo sanitario publicó en el Boletín Oficial la resolución 53 que sustituye al anterior registro de campos habilitados para exportar a la Unión Europea. En la normativa, además, se determinan los procesos de identificación de los campos y de la hacienda y los diferentes procesos que deberán realizarse.


El Senasa indicó que: “Esta nueva modalidad simplifica y facilita los trámites que deben realizar los productores, mientras que brinda mayores garantías de cumplimiento de los requisitos sanitarios exigidos por la Unión Europea. A su vez, se mantienen y agilizan los controles y requisitos existentes por parte del organismo para los proveedores de carne a la Unión Europea”.


La normativa,según el organismo nacional, tiene  las siguientes novedades:


-              Se elimina la obligación de elaborar y declarar la Tarjeta de Registro Individual de Tropa (TRI) de animales desde los campos que abastecen a los Establecimientos Proveedores de Faena a la UE.


-              El productor del campo proveedor de faena para UE debe realizar la lectura de los animales al arribo del predio de destino, momento en el cual los animales se incorporan al circuito UE, lo que simplifica el trámite y la operatividad que reduce el margen de error humano.


-              Los establecimientos que se encuentran inscriptos en el actual registro de proveedores de faena a la UE no deben volver a inscribirse.


-              Los nuevos productores que deseen ingresar al registro, deben declarar la totalidad de las caravanas aplicadas sobre los animales del predio y esperar al menos 40 días para enviarlos a faena.


-              El registro es por establecimiento agropecuario, por ende, todos los productores que realicen actividad ganadera en el predio deben inscribirse. Asimismo, deben efectuar la inscripción por cada especie animal bovina, bubalina y ciervos existentes.


La nueva norma mantiene la condición de que únicamente pueden enviar animales a faena de exportación a la UE, los establecimientos que se encuentren inscriptos en el Registro Nacional de Establecimientos Rurales Proveedores de ganado para faena de exportación a la UE.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Fuerte suba en la faena vacuna, aviar y porcina


La producción de carnes tuvo un arranque a todo vapor. Los datos que publica Senasa sobre la faena tanto de vacas, como de pollos y de cerdos deberían ser tomados como alentadores. Según las cifras oficiales, en enero hubo un incremento del 11% en la faena vacuna, en igual porcentaje creció la de cerdos mientras que la de pollo subió 11%. Pero esos datos no reflejan el dinamismo de una economía pujante, sino el efecto de diferentes variables que afectan más de lo que benefician a los productores de carnes.


El sector avícola festejó el aumento de reintegros que en enero anunció el presidente Mauricio Macri, lo que les devuelve cierta competitividad a una actividad que debe renegociar paritarias y que sufre incrementos en costos como la energía eléctrica y el gasoil, entre otros. El crecimiento de la producción de pollos repercute en los precios al consumidor, cuya actualización el año pasado fue muy leve.


En diciembre el titular de la Cámara de Empresas Procesadoras Avícolas destacó que esperaban para diciembre y enero un promedio de consumo en torno a los 48 kilos por habitante y por año. Eso fue consecuencia, en gran medida, de la caída en los embarques,  lo que obligó a ganar más espacio en el consumo doméstico y sacrificó el precio que el año pasado mejoró sólo 5%, con una inflación que rondó el 40%.


En el sector porcino el escenario parece diferente. En el primer semestre de 2016 la actividad tuvo rentabilidad negativa por la falta de actualización del valor del capón y la suba de maíz. Pero eso se revirtió en el segundo semestre. Ahora, la caída que se experimenta en el precio del cereal a causa de la mayor oferta global (los 3 grandes exportadores: Estados Unidos, Brasil y Argentina producirán más maíz en esta campaña) favorecerá más a la actividad.


En los últimos años la producción porcina viene en continuo crecimiento. Según la fuente que se consulte  y el promedio de consumo, los números son diferentes, pero siempre crecientes. Para los privados ronda los 17 kilos mientras que los datos oficiales hablan de un abastecimiento interno por habitante de alrededor de 13 kilos.


El crecimiento en la faena se asocia al resultado de las inversiones de los últimos años, también al mayor registro de establecimientos productivos, según afirman los analistas.


Finalmente, lo que está  pasando en el sector  vacuno es que se registra en la faena una mayor presencia de  hembras, que por segundo mes llegó al 43% del total. También se verifica un incremento en la oferta de vaquillonas.


Atrás parecen haber quedado los meses en los cuales la faena de hembras representaba el 41% del total, fueron tiempos de mucho entusiasmo, retención y capitalización por parte de los criadores que con el recambio de Gobierno vieron con mejores ojos el futuro del sector. Esa tendencia no se revirtió, pero sí se puede hablar de un menor interés por los vientres, lo que se muestra en valores más bajos para esa categoría.


La faena vacuna de enero superó el millón de cabezas, lo mismo sucedió en los últimos meses del 2016. El incremento se explica por diferentes motivos. Por un lado sigue saliendo ganado de los feedlots, también sale hacienda terminada a campo y aparece algo de ganado proveniente de zonas inundadas o con seca. Además hay que tener en cuenta que enero del año pasado fue un mes cargado de expectativas por las medidas del nuevo Gobierno lo que acentuó la retención. Esas expectativas siguen siendo positivas, pero son ahora más moderadas.


Hay dificultades serias en la economía local. El consumo fue duramente castigado el año pasado y en el arranque de 2017, la suba de tarifas de combustibles, prepagas, etc, achicó aún más los bolsillos. Eso se reflejó en la evolución de los precios del gordo que tuvo una actualización muy inferior a la suba general de precios y que no logró despegar en el inicio del año.


En algún momento la demanda interna aumentará.  Estamos en un año electoral en el que se espera más obra pública, lo que ayudará a mejorar los niveles de actividad. Mientras tanto el mercado interno se reduce y eso impide la actualización de los precios. De mejorar, en el corto plazo, será por una reducción de la oferta y no por una recomposición de los consumidores.


El año pasado la inflación fue muy alta. Para 2017 el Gobierno tiene una meta en torno al 20% pero ya hay dudas sobre el cumplimiento, debido a las fuertes subas de las primeras semanas en varios rubros. Esa inflación promedio no se ve en los precios del ganado y de la carne en la góndola. Para dar vuelta el panorama será clave (una de las claves) mayor salida exportadora, lo que hará se alivie el alto nivel de abastecimiento interno que limita la mejora en los valores. En tal sentido, el Consorcio de Exportadores ABC espera que haya un salto mayor al de 2016. El año pasado los embarques de carne vacuna aumentaron 18%. Para 2017 se esperan que el salto sea del 30%. Así lo indicó Mario Ravettino, titular de la entidad, quien dijo que la exportación es la salida para fomentar el desarrollo de novillos y desagotar el alto abastecimiento interno de carnes.



Senasa instrumenta cambios en la trazabilidad bovina


El organismo sanitario publicó en el Boletín Oficial la resolución 53 que sustituye al anterior registro de campos habilitados para exportar a la Unión Europea. En la normativa, además, se determinan los procesos de identificación de los campos y de la hacienda y los diferentes procesos que deberán realizarse.


El Senasa indicó que: “Esta nueva modalidad simplifica y facilita los trámites que deben realizar los productores, mientras que brinda mayores garantías de cumplimiento de los requisitos sanitarios exigidos por la Unión Europea. A su vez, se mantienen y agilizan los controles y requisitos existentes por parte del organismo para los proveedores de carne a la Unión Europea”.


La normativa,según el organismo nacional, tiene  las siguientes novedades:


-              Se elimina la obligación de elaborar y declarar la Tarjeta de Registro Individual de Tropa (TRI) de animales desde los campos que abastecen a los Establecimientos Proveedores de Faena a la UE.


-              El productor del campo proveedor de faena para UE debe realizar la lectura de los animales al arribo del predio de destino, momento en el cual los animales se incorporan al circuito UE, lo que simplifica el trámite y la operatividad que reduce el margen de error humano.


-              Los establecimientos que se encuentran inscriptos en el actual registro de proveedores de faena a la UE no deben volver a inscribirse.


-              Los nuevos productores que deseen ingresar al registro, deben declarar la totalidad de las caravanas aplicadas sobre los animales del predio y esperar al menos 40 días para enviarlos a faena.


-              El registro es por establecimiento agropecuario, por ende, todos los productores que realicen actividad ganadera en el predio deben inscribirse. Asimismo, deben efectuar la inscripción por cada especie animal bovina, bubalina y ciervos existentes.


La nueva norma mantiene la condición de que únicamente pueden enviar animales a faena de exportación a la UE, los establecimientos que se encuentren inscriptos en el Registro Nacional de Establecimientos Rurales Proveedores de ganado para faena de exportación a la UE.


Logín