eldiariodelarepublica.com
Caño roto, ganancia de aprovechados

Escuchá acá la 90.9
X

Caño roto, ganancia de aprovechados

"Picardías" durante los días sin agua.

La rotura a principios de la semana de uno de los caños de agua principales que abastece a la capital provincial, una avería localizada  a la altura de la planta transformadora de Edesal, se transformó en una verdadera “usina” de trastornos para los puntanos.

Muchos cruzaron la ciudad de punta a punta para encontrar una canilla generosa que les permitiera llenar botellas o bidones,  o  tuvieron que ponerle la mejor cara a la suegra para poder usar la ducha, que durante esas horas se transformó en un auténtico objeto de deseo (y de  necesidad).

Pero además de la molestia y el fastidio, una realidad que provocó una enorme irritación fue  la mala actitud exhibida por algunos vendedores que, ante la imperiosa necesidad de la gente,  vieron la oportunidad de obtener una ganancia fácil y remarcaron   cualquier producto que  comercializara el líquido elemento.

La "inflación hídrica” se manifestó repentinamente en las góndolas. En un negocio ubicado a muy  poca distancia del sitio en donde los obreros se afanaban para reparar  el maltrecho conducto,  un bidón de seis litros pasó de golpe y porrazo de los 22 a los 33 pesos, un  ajuste  del 50 por ciento.

Según los consumidores, el mismo comportamiento comercial desleal, con subas similares en su proporción,  se replicó en otros locales del este de la ciudad. 

A caño roto, ganancia de aprovechadores

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Caño roto, ganancia de aprovechados

"Picardías" durante los días sin agua.

La rotura a principios de la semana de uno de los caños de agua principales que abastece a la capital provincial, una avería localizada  a la altura de la planta transformadora de Edesal, se transformó en una verdadera “usina” de trastornos para los puntanos.

Muchos cruzaron la ciudad de punta a punta para encontrar una canilla generosa que les permitiera llenar botellas o bidones,  o  tuvieron que ponerle la mejor cara a la suegra para poder usar la ducha, que durante esas horas se transformó en un auténtico objeto de deseo (y de  necesidad).

Pero además de la molestia y el fastidio, una realidad que provocó una enorme irritación fue  la mala actitud exhibida por algunos vendedores que, ante la imperiosa necesidad de la gente,  vieron la oportunidad de obtener una ganancia fácil y remarcaron   cualquier producto que  comercializara el líquido elemento.

La "inflación hídrica” se manifestó repentinamente en las góndolas. En un negocio ubicado a muy  poca distancia del sitio en donde los obreros se afanaban para reparar  el maltrecho conducto,  un bidón de seis litros pasó de golpe y porrazo de los 22 a los 33 pesos, un  ajuste  del 50 por ciento.

Según los consumidores, el mismo comportamiento comercial desleal, con subas similares en su proporción,  se replicó en otros locales del este de la ciudad. 

A caño roto, ganancia de aprovechadores

Logín