eldiariodelarepublica.com
La niña que ingirió droga fue puesta bajo la tutela de una familia solidaria

Escuchá acá la 90.9
X

La niña que ingirió droga fue puesta bajo la tutela de una familia solidaria

Lo dispuso la jueza de Familia y Menores 1 de Villa Mercedes. Mientras, evaluarán a la madre y su entorno.

Dijo que no es adicta. Que solo ha consumido droga dos veces en su vida y que el hecho de que su hija accediera a la cocaína que estaba en su casa fue un descuido. Pero a pesar de que las autoridades ya estaban en alerta por el caso, la joven madre tomó una decisión errada al escaparse con la nena del Hospital de Villa Mercedes sin autorización de los médicos, que esperaban directivas de la Justicia. La Policía halló a ambas en la casa de la abuela paterna de la menor, el martes, y la pequeña fue incluida de inmediato en el Programa Familia Solidaria hasta que el juzgado de Familia 1 concluya con una exhaustiva evaluación de su entorno familiar.

El caso se destapó el domingo a la noche, cuando la mujer, que tiene 23 años y vive en el barrio La Ribera de Villa Mercedes, acudió a la guardia pediátrica del hospital "Juan Domingo Perón" porque su hija, de dos años y cuatro meses, había ingerido cocaína.

Los médicos le colocaron suero e implementaron una batería de estudios que incluyeron análisis de sangre y un electrocardiograma, informó Fernando Romero, director del centro médico. Al parecer, la pequeña no llegó a ingerir gran cantidad de la droga y prácticamente no presentó síntomas del estupefaciente, pero la asesora legal del hospital, Nadia Rodríguez, recomendó dejarla en observación hasta tanto elevara un informe de lo ocurrido al juzgado de Familia y Menores 1 de la Segunda Circunscripción Judicial.

En paralelo, la Comisaría del Menor de la Unidad Regional II también había iniciado actuaciones por el caso, así que el lunes citaron a la madre a declarar.

Contó, en resumen, que el padre de la niña dejó el hogar cuando su hija tenía cinco meses y que ahora subsiste gracias a la ayuda de su ex suegra y de trabajos temporarios al cuidado de abuelos. También que, el domingo, se enteró por terceros que su ex iba a contraer matrimonio con otra mujer y que la noticia le generó una gran angustia, que la llevó a consumir la droga que le proveyó un amigo.

Ante pregunta de los policías, la joven dijo que era la segunda vez que lo hacía y que la primera había sido tiempo antes de quedar embarazada.

Cerca de las 22, cuando su amigo se marchó, ella fue a cambiarse de ropa sin percatarse que la bolsa de nylon que contenía la droga había quedado arriba de la mesa del comedor. Transcurridos unos minutos, extrañada porque no escuchaba a su hija, fue a ver dónde estaba y la descubrió sobre una silla con la nariz y la boca cubiertas de cocaína y con arcadas.

Medidas cautelares

El martes, aprovechando el poco movimiento que hay en el hospital durante la madrugada, la joven madre tomó a su hija y se marchó sin autorización de los médicos. “El estado de la pequeña era bueno, ya había cumplido las 24 horas de rigor y estaba en condiciones de recibir el alta médico durante el mediodía”, informó el martes Mario Echeverría, vocero del Ministerio de Salud en el Departamento Pedernera.

La jueza Mariana Sorondo Ovando, titular del juzgado de Familia 1, ya había recibido las actuaciones de la Policía y ordenó una búsqueda de paradero para ambas. Efectivos de la Comisaría del Menor las hallaron en cuestión de horas, “en perfecto estado de salud”, en la casa de la abuela paterna, en una vivienda de calle Arenales de Villa Mercedes, informó el interventor de la Unidad Regional II, comisario general retirado Víctor Videla.

“Preventivamente ordené la integración de la menor al Programa Familia Solidaria mientras se llevan a cabo algunas medidas respecto a la mamá y al entorno familiar, como ser un informe psicológico psiquiátrico, un informe socio ambiental de ella y de la familia extensa, que suelen tardar un par de días”, explicó ayer Sorondo Ovando.

Sergio Tamayo, ministro de Desarrollo Social, informó que la pequeña fue puesta al cuidado de una familia solidaria el mismo martes y que se eligió un hogar cuyos miembros tienen un perfil acorde a la problemática de la menor. “En este caso hay un trasfondo en el que existe un presunto consumo de sustancias, y eso es algo que hay que tener en cuenta para que a los tutores provisorios no les angustie la situación”, explicó.

Desde Desarrollo Social también informaron que “gestionan, además, que la madre ingrese a un programa de prevención y asistencia de adicciones”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La niña que ingirió droga fue puesta bajo la tutela de una familia solidaria

Lo dispuso la jueza de Familia y Menores 1 de Villa Mercedes. Mientras, evaluarán a la madre y su entorno.

Comisaría del menor. El martes, la madre acudió a explicar lo ocurrido; luego escapó del hospital. Foto: El Diario

Dijo que no es adicta. Que solo ha consumido droga dos veces en su vida y que el hecho de que su hija accediera a la cocaína que estaba en su casa fue un descuido. Pero a pesar de que las autoridades ya estaban en alerta por el caso, la joven madre tomó una decisión errada al escaparse con la nena del Hospital de Villa Mercedes sin autorización de los médicos, que esperaban directivas de la Justicia. La Policía halló a ambas en la casa de la abuela paterna de la menor, el martes, y la pequeña fue incluida de inmediato en el Programa Familia Solidaria hasta que el juzgado de Familia 1 concluya con una exhaustiva evaluación de su entorno familiar.

El caso se destapó el domingo a la noche, cuando la mujer, que tiene 23 años y vive en el barrio La Ribera de Villa Mercedes, acudió a la guardia pediátrica del hospital "Juan Domingo Perón" porque su hija, de dos años y cuatro meses, había ingerido cocaína.

Los médicos le colocaron suero e implementaron una batería de estudios que incluyeron análisis de sangre y un electrocardiograma, informó Fernando Romero, director del centro médico. Al parecer, la pequeña no llegó a ingerir gran cantidad de la droga y prácticamente no presentó síntomas del estupefaciente, pero la asesora legal del hospital, Nadia Rodríguez, recomendó dejarla en observación hasta tanto elevara un informe de lo ocurrido al juzgado de Familia y Menores 1 de la Segunda Circunscripción Judicial.

En paralelo, la Comisaría del Menor de la Unidad Regional II también había iniciado actuaciones por el caso, así que el lunes citaron a la madre a declarar.

Contó, en resumen, que el padre de la niña dejó el hogar cuando su hija tenía cinco meses y que ahora subsiste gracias a la ayuda de su ex suegra y de trabajos temporarios al cuidado de abuelos. También que, el domingo, se enteró por terceros que su ex iba a contraer matrimonio con otra mujer y que la noticia le generó una gran angustia, que la llevó a consumir la droga que le proveyó un amigo.

Ante pregunta de los policías, la joven dijo que era la segunda vez que lo hacía y que la primera había sido tiempo antes de quedar embarazada.

Cerca de las 22, cuando su amigo se marchó, ella fue a cambiarse de ropa sin percatarse que la bolsa de nylon que contenía la droga había quedado arriba de la mesa del comedor. Transcurridos unos minutos, extrañada porque no escuchaba a su hija, fue a ver dónde estaba y la descubrió sobre una silla con la nariz y la boca cubiertas de cocaína y con arcadas.

Medidas cautelares

El martes, aprovechando el poco movimiento que hay en el hospital durante la madrugada, la joven madre tomó a su hija y se marchó sin autorización de los médicos. “El estado de la pequeña era bueno, ya había cumplido las 24 horas de rigor y estaba en condiciones de recibir el alta médico durante el mediodía”, informó el martes Mario Echeverría, vocero del Ministerio de Salud en el Departamento Pedernera.

La jueza Mariana Sorondo Ovando, titular del juzgado de Familia 1, ya había recibido las actuaciones de la Policía y ordenó una búsqueda de paradero para ambas. Efectivos de la Comisaría del Menor las hallaron en cuestión de horas, “en perfecto estado de salud”, en la casa de la abuela paterna, en una vivienda de calle Arenales de Villa Mercedes, informó el interventor de la Unidad Regional II, comisario general retirado Víctor Videla.

“Preventivamente ordené la integración de la menor al Programa Familia Solidaria mientras se llevan a cabo algunas medidas respecto a la mamá y al entorno familiar, como ser un informe psicológico psiquiátrico, un informe socio ambiental de ella y de la familia extensa, que suelen tardar un par de días”, explicó ayer Sorondo Ovando.

Sergio Tamayo, ministro de Desarrollo Social, informó que la pequeña fue puesta al cuidado de una familia solidaria el mismo martes y que se eligió un hogar cuyos miembros tienen un perfil acorde a la problemática de la menor. “En este caso hay un trasfondo en el que existe un presunto consumo de sustancias, y eso es algo que hay que tener en cuenta para que a los tutores provisorios no les angustie la situación”, explicó.

Desde Desarrollo Social también informaron que “gestionan, además, que la madre ingrese a un programa de prevención y asistencia de adicciones”.

Logín