eldiariodelarepublica.com
A ciegas, entre el cielo y el infierno

Escuchá acá la 90.9
X

A ciegas, entre el cielo y el infierno

Miguel Garro

Desde el viernes, uno de los superhéroes más personales del universo cómic tiene su tercera temporada. En su personalidad –ciego, perdedor, católico practicante- se basa buena parte de un éxito sorpresivo.

Hay héroes para todos los gustos. El inacabable mundo del cómic entregó personajes de todo tipo en busca de alguna particularidad que los haga correrse un poco de los convencionalismos de fuerza, poderes extraños y capas voladoras. En ese punto, la creación de un justiciero ciego, que sufre por amor y por los golpes de las peleas y que asiste a la iglesia cada vez que algún vericueto moral recorre su alma puede ser interpretado como un intento más por diferenciarse de los lugares comunes y abrazar una mayor cantidad de espectadores. Entre otras cosas, “Daredevil” es eso.

La tercera temporada de las aventuras del héroe extraño fue subida a Netflix hace dos días y es probable que los más fanáticos hayan llegado a este Día de la Madre con la serie ya liquidada. Es difícil determinarlo porque no se informó hasta el momento del estreno cuántos capítulos contendrá la nueva temporada ni el modo en que se entregarán a los usuarios. Lo seguro es que la espera fue larga, ya que la segunda temporada de la serie se estrenó hace dos años y medio.

Es cierto que los seguidores de Daredevil tuvieron una suerte de caricia con el estreno de “The defenders”, un tibio spin off en el que el personaje compartió pantalla con Jessica Jones, Iron First y Luke Cage, todos héroes que no le llegan ni a los talones al abogado que no puede ver. Sin embargo, parece que algunos elementos argumentativos de esa serie fueron tenidos en cuenta para relatar los nuevos capítulos “Daredevil”.

 

 

Lo poco que se adelantó al respecto está concentrado en el tráiler, donde se ve a Matt Murdock –el abogado que se transforma en Daredevil, otra vez interpretado por Charlie Cox- ensangrentado, en lo que es una de las características de la serie: en sus peleas callejeras, el héroe es muchas veces brutalmente golpeado por sus enemigos, lejos de aquellos superhéroes impolutos que terminan una guerra intergaláctica, con armas nucleares y rayos fulminantes, apenas con el jopo despeinado.

A “Daredevil” hay que atenderlo a cada rato (de hecho su primer amor en la serie es una enfermera interpretada por Rosario Dawson que podría volver en la tercera temporada luego de ausentarse en la segunda) y parece que su estilo de lucha es un aspecto que tiene que pulir cada tanto. Quizá por eso, las escenas de peleas en la serie son antológicas, como aquella que emprende contra una banda de secuestradores en un pasillo muy angosto, a media luz y con dificultades para moverse.

El final de la segunda temporada dejó muchas revelaciones, aunque tal vez no sea el momento de mencionarlas, en resguardo de aquellos que no la vieron aún. Pero hay algunas características globales del héroe cuya enumeración no significan un spoiler.

Matt Murdock es un abogado con altas reservas morales, capaz de atender a un cliente aún a sabiendas de que no tendría manera de cobrar por ese trabajo. Es la justicia lo que persigue el profesional que se vale de su amigo Foggy Nelson, también letrado aunque con un sentido más práctico del Derecho, para hacer obras de caridad. Por la noche, en secreto, se convierte en el héroe oscuro que, no obstante, mantiene algunas convicciones de su condición humana: nunca mata, ni siquiera cuando tiene la posibilidad de asesinar al más villano de los villanos.

Los estudiosos de los cómics encuentran en “Daredevil” otro punto distintivo respecto al resto de los héroes. Así como “Los vengadores” y otros personajes tienen el objetivo de salvar al universo, el objetivo central del peleador de los ojos tapados es mantener a resguardo Hell’s Kitchen, el pequeño barrio de Manhattan donde se desarrolla la acción. La mirada corta –puede ser una metáfora de su ceguera- también llega a ese punto.

Mencionar a los malos en la serie es caer en uno de los personajes más ricos del cómic. Wilson Fisk es un ser siniestro que quiere hacer de la ciudad un lugar que responda exclusivamente a sus intereses. Como el héroe, su contraparte también se escapa de los límites acostumbrados en los cómics: en medio de la serie, Fisk se enamora perdidamente de la dueña de una galería de arte y, sin darse cuenta, expone su talón de Aquiles a las flechas de Cupido.

 


Wilson Fisk, un malo con estilo.

 

Interpretado por el estupendo Vincent D´Onofrio – otro de los grandes atractivos de la serie-, uno de los interrogantes de la tercera temporada es cómo hizo el malvado para salir de la cárcel, porque ya desde el tráiler se nota que Fisk será el enemigo a vencer para el héroe en las nuevas historias. Y que además el villano se pondrá por fin su mítico traje blanco, un símbolo de las publicaciones en el cómic que no había aparecido del todo en la serie de Netflix.

Allí aparece otro buen motivo para ver las aventuras de “Daredevil”. Los autores rara vez respetan en un todo las páginas del cómic, por lo que el argumento y los personajes pueden sorprender aun a aquellos que se jactan de conocer todos los detalles de la vida del musculoso no vidente por las publicaciones en papel.

De hecho se especula –sólo se especula- que la tercera parte estará basada en “Born again”, la secuela de historietas que se publicaron en 1986 y que hace un descubrimiento crucial sobre la madre de Murdock y sobre los pasos que Wilson Fisk dará para derrotar a “Daredevil”.

¿Pero si en la nueva temporada aparece “Bullseye”, otro de los feroces enemigos del héroe? ¿O si regresa Elektra, quien tuvo una breve aparición en los últimos capítulos de la segunda temporada? ¿Tendremos la chance de ver aunque sea un ratito a Stick, el maestro ciego de “Daredevil”, interpretado maravillosamente por Scott Glenn en la serie? ¿Podrá Foggy por fin conquistar a Karen Page? ¿Tendrá algo que ver el hecho de que en las imágenes previas se vea al héroe con un traje negro menos sofisticado que el bordó con el que apareció en las temporadas anteriores? ¿Tendrá “Punisher” el papel que se merece luego de una floja serie propia?

Todas preguntas que se pueden empezar a responder desde el viernes.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

A ciegas, entre el cielo y el infierno

Desde el viernes, uno de los superhéroes más personales del universo cómic tiene su tercera temporada. En su personalidad –ciego, perdedor, católico practicante- se basa buena parte de un éxito sorpresivo.

Hay héroes para todos los gustos. El inacabable mundo del cómic entregó personajes de todo tipo en busca de alguna particularidad que los haga correrse un poco de los convencionalismos de fuerza, poderes extraños y capas voladoras. En ese punto, la creación de un justiciero ciego, que sufre por amor y por los golpes de las peleas y que asiste a la iglesia cada vez que algún vericueto moral recorre su alma puede ser interpretado como un intento más por diferenciarse de los lugares comunes y abrazar una mayor cantidad de espectadores. Entre otras cosas, “Daredevil” es eso.

La tercera temporada de las aventuras del héroe extraño fue subida a Netflix hace dos días y es probable que los más fanáticos hayan llegado a este Día de la Madre con la serie ya liquidada. Es difícil determinarlo porque no se informó hasta el momento del estreno cuántos capítulos contendrá la nueva temporada ni el modo en que se entregarán a los usuarios. Lo seguro es que la espera fue larga, ya que la segunda temporada de la serie se estrenó hace dos años y medio.

Es cierto que los seguidores de Daredevil tuvieron una suerte de caricia con el estreno de “The defenders”, un tibio spin off en el que el personaje compartió pantalla con Jessica Jones, Iron First y Luke Cage, todos héroes que no le llegan ni a los talones al abogado que no puede ver. Sin embargo, parece que algunos elementos argumentativos de esa serie fueron tenidos en cuenta para relatar los nuevos capítulos “Daredevil”.

 

 

Lo poco que se adelantó al respecto está concentrado en el tráiler, donde se ve a Matt Murdock –el abogado que se transforma en Daredevil, otra vez interpretado por Charlie Cox- ensangrentado, en lo que es una de las características de la serie: en sus peleas callejeras, el héroe es muchas veces brutalmente golpeado por sus enemigos, lejos de aquellos superhéroes impolutos que terminan una guerra intergaláctica, con armas nucleares y rayos fulminantes, apenas con el jopo despeinado.

A “Daredevil” hay que atenderlo a cada rato (de hecho su primer amor en la serie es una enfermera interpretada por Rosario Dawson que podría volver en la tercera temporada luego de ausentarse en la segunda) y parece que su estilo de lucha es un aspecto que tiene que pulir cada tanto. Quizá por eso, las escenas de peleas en la serie son antológicas, como aquella que emprende contra una banda de secuestradores en un pasillo muy angosto, a media luz y con dificultades para moverse.

El final de la segunda temporada dejó muchas revelaciones, aunque tal vez no sea el momento de mencionarlas, en resguardo de aquellos que no la vieron aún. Pero hay algunas características globales del héroe cuya enumeración no significan un spoiler.

Matt Murdock es un abogado con altas reservas morales, capaz de atender a un cliente aún a sabiendas de que no tendría manera de cobrar por ese trabajo. Es la justicia lo que persigue el profesional que se vale de su amigo Foggy Nelson, también letrado aunque con un sentido más práctico del Derecho, para hacer obras de caridad. Por la noche, en secreto, se convierte en el héroe oscuro que, no obstante, mantiene algunas convicciones de su condición humana: nunca mata, ni siquiera cuando tiene la posibilidad de asesinar al más villano de los villanos.

Los estudiosos de los cómics encuentran en “Daredevil” otro punto distintivo respecto al resto de los héroes. Así como “Los vengadores” y otros personajes tienen el objetivo de salvar al universo, el objetivo central del peleador de los ojos tapados es mantener a resguardo Hell’s Kitchen, el pequeño barrio de Manhattan donde se desarrolla la acción. La mirada corta –puede ser una metáfora de su ceguera- también llega a ese punto.

Mencionar a los malos en la serie es caer en uno de los personajes más ricos del cómic. Wilson Fisk es un ser siniestro que quiere hacer de la ciudad un lugar que responda exclusivamente a sus intereses. Como el héroe, su contraparte también se escapa de los límites acostumbrados en los cómics: en medio de la serie, Fisk se enamora perdidamente de la dueña de una galería de arte y, sin darse cuenta, expone su talón de Aquiles a las flechas de Cupido.

 


Wilson Fisk, un malo con estilo.

 

Interpretado por el estupendo Vincent D´Onofrio – otro de los grandes atractivos de la serie-, uno de los interrogantes de la tercera temporada es cómo hizo el malvado para salir de la cárcel, porque ya desde el tráiler se nota que Fisk será el enemigo a vencer para el héroe en las nuevas historias. Y que además el villano se pondrá por fin su mítico traje blanco, un símbolo de las publicaciones en el cómic que no había aparecido del todo en la serie de Netflix.

Allí aparece otro buen motivo para ver las aventuras de “Daredevil”. Los autores rara vez respetan en un todo las páginas del cómic, por lo que el argumento y los personajes pueden sorprender aun a aquellos que se jactan de conocer todos los detalles de la vida del musculoso no vidente por las publicaciones en papel.

De hecho se especula –sólo se especula- que la tercera parte estará basada en “Born again”, la secuela de historietas que se publicaron en 1986 y que hace un descubrimiento crucial sobre la madre de Murdock y sobre los pasos que Wilson Fisk dará para derrotar a “Daredevil”.

¿Pero si en la nueva temporada aparece “Bullseye”, otro de los feroces enemigos del héroe? ¿O si regresa Elektra, quien tuvo una breve aparición en los últimos capítulos de la segunda temporada? ¿Tendremos la chance de ver aunque sea un ratito a Stick, el maestro ciego de “Daredevil”, interpretado maravillosamente por Scott Glenn en la serie? ¿Podrá Foggy por fin conquistar a Karen Page? ¿Tendrá algo que ver el hecho de que en las imágenes previas se vea al héroe con un traje negro menos sofisticado que el bordó con el que apareció en las temporadas anteriores? ¿Tendrá “Punisher” el papel que se merece luego de una floja serie propia?

Todas preguntas que se pueden empezar a responder desde el viernes.

Logín