eldiariodelarepublica.com
El Municipio pegó el faltazo en la reunión con los boliches

Escuchá acá la 90.9
X

El Municipio pegó el faltazo en la reunión con los boliches

En el Concejo ayer habían convocado a funcionarios para analizar la extensión  del horario de cierre, que sería hasta las 5 de la mañana durante los días de semana.

La Municipalidad prefiere el silencio ante la propuesta de dueños y representantes de boliches y locales nocturnos que buscan extender el horario de atención de las 2:30 a las 5 de la mañana de domingo a jueves. Es que tanto los funcionarios municipales que habían sido citados ayer, en la segunda reunión ampliada de la Comisión de Seguridad del Concejo Deliberante, como los concejales de San Luis Somos Todos, la fuerza del intendente Enrique Ponce, no participaron del encuentro.

Roberto González Espíndola, presidente del órgano, dijo que de todas maneras continuarán reuniéndose con el sector y que mañana tomaría estado legislativo la propuesta, a la que remarcó como “de corto plazo, durante el verano” y en un contexto más amplio que prevé la modificación de la ordenanza de boliches, la 2.881, del 2001.

“El tema de los horarios es teniendo en cuenta la temporada turística, de verano. El texto de la ordenanza vigente deja mucho que desear sobre qué le vamos a ofrecer al turista si los bares tienen que cerrar a las dos de la mañana y sabemos que en verano saben estar hasta más tarde”, detalló González Espíndola. “La situación económica es mala. Piden una solución a corto plazo, que se les permita trabajar un poquito más en la noche y que no se ejerza tanta presión del poder de la Policía a la hora de implementar la ordenanza que ha quedado vetusta”, agregó. Esta propuesta tomaría estado legislativo este jueves “como disparador para una legislación a la vanguardia”. 

“Hemos tomado el compromiso de que en la próxima reunión convocaremos nuevamente al Poder Ejecutivo municipal a esta Comisión de Seguridad”, dijo González Espíndola sobre la ausencia de los funcionarios de Ponce. “Esperamos que San Luis Somos Todos participe de las reuniones que se van a seguir dando”, agregó. “Me parece que tienen que estar, no voy a hacer juicio de valor de por qué si o por qué no, pero si mirar hacia un futuro en el que tenemos que estar todos y tenemos que resolver”.

Los comerciantes del rubro, aunque salieron conformes de la reunión, criticaron la ausencia de los funcionarios municipales. “Lo que nos preocupa un poco es que el ejecutivo municipal no esté acá y que después salgan a hacer declaraciones. Sería bueno que viniesen, es un tema que nos compete a todos”, apuntó Diego Astudillo, presidente de la Cámara de Bares y Boliches de San Luis. El destrato no sería repentino. “Le pedimos en la primer gestión una reunión, que no conseguimos nunca. Luego fuimos derivados a funcionarios de su primera línea, pero hay temas que competen a que esté directamente el jefe del Ejecutivo municipal”, remarcó.

“Hay muchos factores, como los colectivos y el horario de la primera escuela que abre sus puertas. Sabemos que no podemos entorpecer ni el trabajo, ni el ingreso de los chicos al colegio”, dijo sobre los nuevos horarios. "La costumbre de la gente ha cambiado. Hay quienes salen todos los días, no solo el fin de semana. Para llevar tranquilidad, no es que van a abrir todos los lugares todos los días. Serán como mucho 500 personas las que salen, que alcanzan para uno o dos locales”, justificó sobre la propuesta.

Al cierre de esta nota, los ediles del poncismo no contestaron a la consulta de El Diario. La misma postura tomaron los funcionarios municipales.

 

La nueva ordenanza

Los cambios que se pusieron en discusión para la actualización de la ordenanza fueron varios, entre ellos, la habilitación comercial. “El problema es que el seguro de responsabilidad civil -si llegara a haber un inconveniente, ojalá no suceda nunca-, no va a dar cobertura. Se exige a los bares que contraten los seguros, pero al no tener habilitación comercial, por el motivo que fuera y sin buscar responsables, tenemos un problema legal que puede traer un daño para la ciudad”, apuntó González Espíndola.

A su vez el edil dijo que hay rubros en la ordenanza que ya no deberían estar contemplados como los cabarets. Además, los comerciantes pidieron que los informes de seguridad e higiene los haga un especialista y solicitaron (N. de R: como medida a resolver en el corto plazo, como en el caso de la extensión de horario) una mayor flexibilidad en la presentación de shows (solicitan dos camarines para permitir espectáculos).

“Queremos cuestiones como la zonificación, horarios y pequeños cambios como la inclusión de un ingeniero en las inspecciones de seguridad e higiene”, aportó por su parte Astudillo. “Queremos que las reglas sean claras, que las ordenanzas se puedan cumplir y que las habilitaciones se den en tiempo y forma. Si para clausurar son rápidos, que para habilitar también lo sean”, agregó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El Municipio pegó el faltazo en la reunión con los boliches

En el Concejo ayer habían convocado a funcionarios para analizar la extensión  del horario de cierre, que sería hasta las 5 de la mañana durante los días de semana.

Actualización. Los comerciantes pidieron también agilizar las habilitaciones e incluir especialistas en seguridad e higiene.

La Municipalidad prefiere el silencio ante la propuesta de dueños y representantes de boliches y locales nocturnos que buscan extender el horario de atención de las 2:30 a las 5 de la mañana de domingo a jueves. Es que tanto los funcionarios municipales que habían sido citados ayer, en la segunda reunión ampliada de la Comisión de Seguridad del Concejo Deliberante, como los concejales de San Luis Somos Todos, la fuerza del intendente Enrique Ponce, no participaron del encuentro.

Roberto González Espíndola, presidente del órgano, dijo que de todas maneras continuarán reuniéndose con el sector y que mañana tomaría estado legislativo la propuesta, a la que remarcó como “de corto plazo, durante el verano” y en un contexto más amplio que prevé la modificación de la ordenanza de boliches, la 2.881, del 2001.

“El tema de los horarios es teniendo en cuenta la temporada turística, de verano. El texto de la ordenanza vigente deja mucho que desear sobre qué le vamos a ofrecer al turista si los bares tienen que cerrar a las dos de la mañana y sabemos que en verano saben estar hasta más tarde”, detalló González Espíndola. “La situación económica es mala. Piden una solución a corto plazo, que se les permita trabajar un poquito más en la noche y que no se ejerza tanta presión del poder de la Policía a la hora de implementar la ordenanza que ha quedado vetusta”, agregó. Esta propuesta tomaría estado legislativo este jueves “como disparador para una legislación a la vanguardia”. 

“Hemos tomado el compromiso de que en la próxima reunión convocaremos nuevamente al Poder Ejecutivo municipal a esta Comisión de Seguridad”, dijo González Espíndola sobre la ausencia de los funcionarios de Ponce. “Esperamos que San Luis Somos Todos participe de las reuniones que se van a seguir dando”, agregó. “Me parece que tienen que estar, no voy a hacer juicio de valor de por qué si o por qué no, pero si mirar hacia un futuro en el que tenemos que estar todos y tenemos que resolver”.

Los comerciantes del rubro, aunque salieron conformes de la reunión, criticaron la ausencia de los funcionarios municipales. “Lo que nos preocupa un poco es que el ejecutivo municipal no esté acá y que después salgan a hacer declaraciones. Sería bueno que viniesen, es un tema que nos compete a todos”, apuntó Diego Astudillo, presidente de la Cámara de Bares y Boliches de San Luis. El destrato no sería repentino. “Le pedimos en la primer gestión una reunión, que no conseguimos nunca. Luego fuimos derivados a funcionarios de su primera línea, pero hay temas que competen a que esté directamente el jefe del Ejecutivo municipal”, remarcó.

“Hay muchos factores, como los colectivos y el horario de la primera escuela que abre sus puertas. Sabemos que no podemos entorpecer ni el trabajo, ni el ingreso de los chicos al colegio”, dijo sobre los nuevos horarios. "La costumbre de la gente ha cambiado. Hay quienes salen todos los días, no solo el fin de semana. Para llevar tranquilidad, no es que van a abrir todos los lugares todos los días. Serán como mucho 500 personas las que salen, que alcanzan para uno o dos locales”, justificó sobre la propuesta.

Al cierre de esta nota, los ediles del poncismo no contestaron a la consulta de El Diario. La misma postura tomaron los funcionarios municipales.

 

La nueva ordenanza

Los cambios que se pusieron en discusión para la actualización de la ordenanza fueron varios, entre ellos, la habilitación comercial. “El problema es que el seguro de responsabilidad civil -si llegara a haber un inconveniente, ojalá no suceda nunca-, no va a dar cobertura. Se exige a los bares que contraten los seguros, pero al no tener habilitación comercial, por el motivo que fuera y sin buscar responsables, tenemos un problema legal que puede traer un daño para la ciudad”, apuntó González Espíndola.

A su vez el edil dijo que hay rubros en la ordenanza que ya no deberían estar contemplados como los cabarets. Además, los comerciantes pidieron que los informes de seguridad e higiene los haga un especialista y solicitaron (N. de R: como medida a resolver en el corto plazo, como en el caso de la extensión de horario) una mayor flexibilidad en la presentación de shows (solicitan dos camarines para permitir espectáculos).

“Queremos cuestiones como la zonificación, horarios y pequeños cambios como la inclusión de un ingeniero en las inspecciones de seguridad e higiene”, aportó por su parte Astudillo. “Queremos que las reglas sean claras, que las ordenanzas se puedan cumplir y que las habilitaciones se den en tiempo y forma. Si para clausurar son rápidos, que para habilitar también lo sean”, agregó.

Logín