26°SAN LUIS - Jueves 28 de Octubre de 2021

26°SAN LUIS - Jueves 28 de Octubre de 2021

EN VIVO

Jarilla, un paraje de San Luis que se proponen resurgir

El Gobierno apuesta a una serie de obras e inversiones para que la localidad pueda  mejorar.

Por redacción
| 05 de noviembre de 2018
Historias. Mirta y Jacinto recuerdan un pueblo más pujante. Foto: Martín Gómez.

Las bondades de su arena hicieron que, a principios de 1900, se instalara en un pequeño pueblo una fábrica de vidrio. En la actualidad, Jarilla es un paraje en el que se observan personas mayores y niños, pero pocos jóvenes. "Es un pueblo de viejos", dicen sus habitantes.

 

Para devolverle vitalidad, el Gobierno de la Provincia está llevando el pavimento, una decisión más que importante y que significará un crecimiento para la región. Tendrá cuatro  kilómetros desde el ingreso hasta la escuela.

 

En alguna época, había más habitantes y más viviendas. En la actualidad, viven un poco más de 50 personas distribuidas en 21 casas. El siglo pasado vivió su época "gloria", hasta que el tren no transitó más por el país. "Cuando dejó de funcionar, mató a los parajes y pueblos", aseguran los pobladores. 

 

El paraje depende de la Municipalidad de Desaguadero, ubicada a unos 10 kilómetros. Tiene un salón municipal, que se llama "Papa Francisco", en donde se dictan talleres. También, una pequeña sala de primeros auxilios que funciona allí hace más de 15 años. La Plaza "La Calandria" es un predio en donde hay juegos para niños, asadores y una cancha de fútbol.

 

Jarilla sostiene gran parte de su historia en función de su geografía y una arena muy rica en sílice, que es propicia para fundir y hacer vidrio. Por eso, a principios del siglo XIX, se levantó una fábrica en donde trabajaba casi toda la población del paraje.

 

Mirta Zapata tiene 69 años y nació en San Luis. Pero de bebé sus padres la llevaron al paraje y nunca más se fue. Se casó con Jacinto Olguín, con quien tuvo tres hijos: Roberto, María del Rosario y Hermindo, que ya no viven allí. Lleva 51 años de matrimonio y son abuelos de cinco nietos.

 

La mujer, que está a cargo del merendero de la zona, dijo que está muy bien que asfalten el paraje. De acuerdo a Zapata, la Municipalidad de Desaguadero, bajo la intendencia de Natalia Lehne, hizo obras de gran significado para la zona. "Se preocupó mucho por este paraje, hizo una cancha de fútbol, cerró la plaza y construyó un salón municipal. Los trabajos representan un avance muy importante, ya que nunca se hicieron. El pueblo siempre estuvo  mal, ahora está creciendo", destacó.

 

A la Escuela Nº 12 "Juan José Paso" asisten 6 niños de entre 8 y 10 años. "Los chicos hacen la secundaria en Desaguadero, luego se van a San Luis si quieren estudiar en la facultad o van a buscar trabajo y no vuelven más", recordó la mujer. En el establecimiento educativo, además, funciona la planta potabilizadora de agua que viene del acueducto del dique Nogolí.

 

Los habitantes afirman que en el pueblo antes había negocios de distintos rubros y hasta un restaurante, y que ya no existen más. Los vecinos compran los alimentos, productos de limpieza y otros, directamente cuando van a San Luis.

 

Por el paraje transitaron tres líneas de trenes: una de carga y dos de pasajeros:  "El Zonda" y el "111" (este último no paraba en esa zona).

 

En una época, transportarse se hizo complicado. "Durante un par de años no ingresaba al paraje el colectivo pero, por suerte, actualmente pasa tres veces por semana  y entra a Balde, Alto Pencoso, Jarilla y Desaguadero", contó.

 

Asimismo, el lugar no tiene una fecha de fundación, pero los vecinos lo "celebran" todos los 8 de mayo, cuando  veneran a la Virgen de Luján y concurren a la capilla que está ubicada dentro del predio de la escuela.

 

El pueblo se encuentra a unos 80 kilómetros de la capital puntana, y se caracteriza por estar en una zona árida y semiseca.  

 

Comentá vos tambien...