24.9°SAN LUIS - Sabado 05 de Diciembre de 2020

24.9°SAN LUIS - Sabado 05 de Diciembre de 2020

EN VIVO

Sol de Mayo jugará en la Primera División

Con gol de Gabriel Figueroa, Sol de Mayo le ganó 1-0 a El Lince, se consagró campeón del Torneo Clausura.

Por Maximiliano Molina
| 16 de diciembre de 2018
La alegría del equipo y los hinchas. Foto: Leandro Cruciani. Video: Alejandro Lorda

Gritos de alegría, lágrimas de emoción y felicidad plena. Eso se veía en jugadores, cuerpo técnico e hinchas de Sol de Mayo tras consagrarse campeón del Torneo Clausura de la Primera B en la Liga Sanluiseña de Fútbol. El “Canario”, con gol de Gabriel Figueroa, le ganó la final a El Lince –campeón del Apertura- y ascendió. De esta manera, los dos finalistas en cancha de Juventud jugarán en la máxima división en 2019.

 

Sol de Mayo entró decidido a dar el golpe en El Bajo. Y lo hizo rápido. Aprovechó que El Lince recién se acomodaba en cancha y en la primera que tuvo, marcó la diferencia. Iban 3’, Figueroa quedó cara a cara con el arquero Jorge Ozán y definió contra el palo derecho.

 

Con el resultado a su favor, el equipo dirigido por Jorge Bruno empezó a aprovechar todos los espacios que dejaba el “Rojinegro” en el fondo y lastimaba en cada ataque. Pudo haber definido rápido la final porque contó con cinco chances clarísimas. Lo tuvo Darío Córdoba en dos oportunidades, Ozán le negó el grito a Jorge Baigorria, Figueroa la tiró afuera cuando tenía todo el arco a su disposición y el defensor Enzo Fenoglio, antes de ser expulsado, la sacó de cabeza en la línea cuando la pelota tenía destino de red.

 

El 1-0 parecía corto cuando se fueron al entretiempo. Sol de Mayo no lo definió y dejó con vida a El Lince. 

 

Por eso, no sorprendió que el equipo de José Orozco salga con otra actitud en el complemento. Y en diez minutos le abolló los palos a su rival. Dos veces el travesaño y una el parante izquierdo salvaron  a Franco Salomón. El Lince buscó el empate por todos lados, y por la cantidad de situaciones que generó, lo mereció. Pero no pudo. 

 

El "Canario" apretó los dientes, aguantó los embates de su rival y cuando escuchó el pitazo final, desató la euforia. A esa hora, el astro rey ya se había escondido en el atardecer puntano. Justo cuando en el Bajo ya brillaba el Sol de Mayo, ese que el año que viene jugará en Primera. 

 

Comentá vos tambien...