23°SAN LUIS - Lunes 26 de Septiembre de 2022

23°SAN LUIS - Lunes 26 de Septiembre de 2022

EN VIVO

"Empecé con cuotas de $3 mil y ahora debo abonar $12 mil"

La periodista Ayelén Britos no pudo escapar a la subas ni con un adelanto de pagos. Aseguró que le quedan quince pagos de 12.000 pesos; y todo por un Gol Trend base.

Por redacción
| 23 de diciembre de 2018
"Yo creí en los vendedores del plan. Jamás me previnieron sobre esto", expresó Ayelén. Foto: Martín Gómez

Una puntana perjudicada por los durísimos ajustes que experimentaron los autos comprados mediante planes de ahorro es la periodista Ayelén Britos, quien soñaba con su vehículo propio y ahora sufre una pesadilla de la que nadie la previno. Luego de escuchar por radio las promociones que ofrecían vendedores, entabló con ellos una entrevista en la que, según ella, le prometieron la entrega de la unidad a los tres meses, una cuota que incluía el patentamiento y hasta la alarma. Pero una vez que firmó el contrato empezó la lucha para poder subirse a su ansiado Gol Trend.

“Me enganché con sus publicidades y promesas. Todo parecía transparente. Les creí a los vendedores que a partir de la tercera cuota tendría el auto y que el patentamiento estaba dividido dentro de los pagos mensuales. Pero nada de eso ocurrió. Se demoraron un año para entregarme el auto y me salió carísimo poder ponerlo en la calle. Gasté mucha plata, en total unos 40.000 pesos. Igualmente lo peor lo vivo ahora,  porque empecé pagando 3.000 pesos, luego 4.000, 5.000, y ahora la cuota de noviembre la pagué 8.000. Pero eso no es todo: el pago de diciembre será de 12.000. Y la verdad que no sé cómo voy a hacer para afrontar ese monto. La mitad de mi sueldo se va en mi auto. Me dio una gran mezcla de bronca y tristeza, porque cuando fui a reclamar se desligaron por completo de sus compromisos”, explicó en diálogo con El Diario de la República.
 
En busca de evitar males mayores, Britos decidió adelantar sus pagos y así esquivar incrementos futuros. Pero no pudo ser. “Junté plata como pude, ahorré y adelanté unas 13 cuotas. Y no hubo caso porque ahora, las últimas quince serán de doce mil pesos. Tienen ese precio porque tienen valor móvil. Es una barbaridad. Es una situación muy difícil porque uno no tiene dónde recurrir y el único camino es pagar y para hacerlo no encuentro otra forma de trabajar más horas o más días”, reveló la periodista.

El precio del auto que adquirió Britos, como el de muchos otros sanluiseños, está anclado al precio de fábrica del vehículo. Y el costo de fabricación está anclado al dólar que en el último año llegó casi a duplicarse. Pero aunque la moneda americana bajó en un par de ocasiones, los números del coche se mantuvieron. O aumentaron.

“Es re difícil poder cumplir. La mitad de mi sueldo se va en el auto. Fui a reclamar, pero me dijeron que no podían hacer nada, que el plan era así. Y Si dejás de pagar perdés todo. Cuando me vendieron el plan no me dijeron nada, jamás me previnieron sobre esto. Ahora no me queda otra que trabajar más. Necesito plata para pagar el auto. Cuando termine, habré pagado unos 600.000 pesos”, señaló Britos. 
 

 

Comentá vos tambien...