Escuchá acá la 90.9
X

Descanso, aire libre y controles: clave para una buena salud visual

El especialista Juan Parejas, que atiende hace más de 23 años, recomienda evitar las pantallas, hacer ejercicios y chequeos.

Los daños en la salud visual se deben a una multiplicidad de factores, no se puede demonizar solamente uno de ellos", expone categóricamente Juan Parejas, oftalmólogo de San Luis que ejerce desde hace más de 23 años.
El especialista que cuenta con una basta experiencia y que solidificó sus formación al trabajar un año en el Hospital Garrahan de Buenos Aires, aporta los conocimientos de la praxis y de mucha bibliografía leída.
Pareja explicó que algunas publicaciones periodísticas se encontró con una discusión e información sobre algo que llaman "miopía inducida" y que tiene que ver cómo se conjugan una serie de factores para dañar la visión y que va más allá de lo hereditario.
Explicó que se deben tener en cuenta muchos elementos que afectan y que "hay chicos que presentan esta tendencia a la miopía pero que pueden demorar la aparición evitando algunos comportamientos dañinos". 
De todas formas alertó sobre otro fenómeno que denominan "ojo seco" y que tiene como síntomas irritación, visión borrosa, la sensación de presencia de agentes externos o arenillas .
Explicó que se da por la falta de parpadeo. "Yo he visto en consultorio chicos que pueden estar 45 segundos sin pestañear, cuando es un ejercicio natural que se da cada 3 o 4 segundos en lo que se crea el film lagrimal que protege al ojo".
Afirmó que fijar la mirada en un  punto puede ser malo y que en este sentido las pantallas y que los monitores están asociados a esta dolencia.
"Muchas veces tengo que indicar gotas en niños", aseguró y explicó que se le "suma que el chico rasca y el daño es mayor". 
En este sentido dijo que lo ideal es someterse a periodos de dos horas frente a un monitor y de ocho horas por semana, aunque reconoce que fijar estas pautas es una tarea complicada.
"Puede que sea para que el chico se entretenga o porque los padres  están realmente ocupados trabajando, es que los chicos pasan muchas horas frente a los dispositivos, pero es bueno hacer consciente que la prolongada exposición puede dañar al ojo y sobre todo al ojo que está en formación como lo es el de un niño", aseguró.

 

De acuerdo a los datos de la Organización Mundial de la Salud publicados a fines de 2017, la miopía grave está entre las tres primeras causas de ceguera permanente en todo el mundo.

 

Se refirió también a algunas teorías que marcan que la poco luminosidad puede afectar seriamente la visión y sobre esto explicó: "Al reducirse el tamaño de la pupila se puede llegar a ver con mayor claridad, esto es claramente evidenciable cuando se usan lentes de sol".
"Con el tiempo hay una pérdida natural de los fotorreceptores, es un proceso natural y que se da con los años, por ello es bueno incrementar la luminosidad si se va a leer, por ejemplo. Esto no quiere decir que se evite la pérdida, sino que se retrasen los efectos, es cuidar un poco más los ojos", afirmó.
El especialista remarcó que es bueno que todos desarrollen actividades físicas para mejorar la visión y que el aire libre no solo favorece, sino que evita un comportamiento ya señalado, la exposición a las pantallas.
También dejó en claro que la alimentación correcta ayuda a los cuidados. "Los fotorreceptores se nutren de una serie de antioxidantes por lo que es bueno tener una dieta correcta y  variada", afirmó. 
Para cerrar dijo que puede compararse con la predisposición genética a subir de peso, por lo tanto  la ingesta de alimentos incorrectos agrava lo que ya estaba establecido por lo que se hace necesario un esfuerzo extra por mantener el peso y recomendó la visita sistemática con los especialistas.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Descanso, aire libre y controles: clave para una buena salud visual

El especialista Juan Parejas, que atiende hace más de 23 años, recomienda evitar las pantallas, hacer ejercicios y chequeos.

Cuidado.  Visitar regularmente al oculista permite un correcto seguimiento de las afecciones. Foto: internet

Los daños en la salud visual se deben a una multiplicidad de factores, no se puede demonizar solamente uno de ellos", expone categóricamente Juan Parejas, oftalmólogo de San Luis que ejerce desde hace más de 23 años.
El especialista que cuenta con una basta experiencia y que solidificó sus formación al trabajar un año en el Hospital Garrahan de Buenos Aires, aporta los conocimientos de la praxis y de mucha bibliografía leída.
Pareja explicó que algunas publicaciones periodísticas se encontró con una discusión e información sobre algo que llaman "miopía inducida" y que tiene que ver cómo se conjugan una serie de factores para dañar la visión y que va más allá de lo hereditario.
Explicó que se deben tener en cuenta muchos elementos que afectan y que "hay chicos que presentan esta tendencia a la miopía pero que pueden demorar la aparición evitando algunos comportamientos dañinos". 
De todas formas alertó sobre otro fenómeno que denominan "ojo seco" y que tiene como síntomas irritación, visión borrosa, la sensación de presencia de agentes externos o arenillas .
Explicó que se da por la falta de parpadeo. "Yo he visto en consultorio chicos que pueden estar 45 segundos sin pestañear, cuando es un ejercicio natural que se da cada 3 o 4 segundos en lo que se crea el film lagrimal que protege al ojo".
Afirmó que fijar la mirada en un  punto puede ser malo y que en este sentido las pantallas y que los monitores están asociados a esta dolencia.
"Muchas veces tengo que indicar gotas en niños", aseguró y explicó que se le "suma que el chico rasca y el daño es mayor". 
En este sentido dijo que lo ideal es someterse a periodos de dos horas frente a un monitor y de ocho horas por semana, aunque reconoce que fijar estas pautas es una tarea complicada.
"Puede que sea para que el chico se entretenga o porque los padres  están realmente ocupados trabajando, es que los chicos pasan muchas horas frente a los dispositivos, pero es bueno hacer consciente que la prolongada exposición puede dañar al ojo y sobre todo al ojo que está en formación como lo es el de un niño", aseguró.

 

De acuerdo a los datos de la Organización Mundial de la Salud publicados a fines de 2017, la miopía grave está entre las tres primeras causas de ceguera permanente en todo el mundo.

 

Se refirió también a algunas teorías que marcan que la poco luminosidad puede afectar seriamente la visión y sobre esto explicó: "Al reducirse el tamaño de la pupila se puede llegar a ver con mayor claridad, esto es claramente evidenciable cuando se usan lentes de sol".
"Con el tiempo hay una pérdida natural de los fotorreceptores, es un proceso natural y que se da con los años, por ello es bueno incrementar la luminosidad si se va a leer, por ejemplo. Esto no quiere decir que se evite la pérdida, sino que se retrasen los efectos, es cuidar un poco más los ojos", afirmó.
El especialista remarcó que es bueno que todos desarrollen actividades físicas para mejorar la visión y que el aire libre no solo favorece, sino que evita un comportamiento ya señalado, la exposición a las pantallas.
También dejó en claro que la alimentación correcta ayuda a los cuidados. "Los fotorreceptores se nutren de una serie de antioxidantes por lo que es bueno tener una dieta correcta y  variada", afirmó. 
Para cerrar dijo que puede compararse con la predisposición genética a subir de peso, por lo tanto  la ingesta de alimentos incorrectos agrava lo que ya estaba establecido por lo que se hace necesario un esfuerzo extra por mantener el peso y recomendó la visita sistemática con los especialistas.

Logín