Escuchá acá la 90.9
X

Las estafas, el riesgo del comercio por internet

En San Luis hubo dos casos resonantes. Recomiendan verificar sitios y vendedores.

En setiembre de 2017, una joven fue estafada por 10 mil pesos por la compra de una cámara de fotos, que pensó que conseguiría por una página de Facebook. Hizo el depósito a una empresa de cobros que tiene sucursales en todo el país, pero nunca recibió el producto a cambio. Un poco antes, en enero de ese año, un jubilado fue estafado por 12 mil pesos por el alquiler de una cabaña en Villa de Merlo. Cuando llegó a la localidad, se encontró con que el lugar no existía. Son sólo dos ejemplos de estafas online que ocurrieron en San Luis. El principal Diego Miranda, jefe de la División de Delitos Informáticos indicó a El Diario que los casos son escasos y que su tarea sigue dedicada principalmente al rastreo e identificación de material en computadoras y celulares de diversos casos. Incluso así advirtieron de la modalidad y recomendó mayor atención a la hora de entablar relaciones comerciales por la web.

"Es recomendable a la hora de comprar un equipo electrónico, portales que sean seguros como Mercado Libre. Pero a veces sucede que se ingresa a páginas de Facebook, donde se hacen compras de particulares, sin ninguna seguridad", afirmó el jefe. Sobre las reservas hoteleras dijo que siempre hay que fijarse los sitios web más conocidos como Despegar. "Hay que tener cuidado con páginas desconocidas, porque cualquiera puede crear una y robar fotos de archivo", detalló.

"Ha habido pero no muchos casos como estos. La gente no suele denunciarlo", dijo Miranda. Aunque uno creería en primera instancia, que para detectar a estos estafadores se valen de las nuevas tecnologías, el camino es otro. "Sucede que esta gente suele valerse de muchas precauciones. No usan computadores personales. Usan otros hostings (alojamientos de páginas). No lo hacemos por el IP (número identificatorio de la policía) o los servidores porque hay IP que van cambiando y hay que pedir información de servidores a empresas, que pueden ser extranjeras y eso lleva tiempo. Si se valen de teléfonos, compran un chip prepago y lo dan de baja. Las cuentas de mail pueden ser falsas. Rastreamos las cuentas bancarias donde depositan el dinero. Cuando hacés un depósito, la persona tiene que ser real. En esos casos, siempre nos basamos en ver donde depositó y arrancar de ahí. Lo demás siempre puede ser falso", describió.

El jefe agregó que siempre hay que visitar páginas conocidas a la hora para evitar posibles engaños. Pero cuestiones tan simples como  buscar en google los supuestos lugares de alquiler o personas puede ayudar. Por otro lado, fijarse que las páginas no tengan "dominios extraños" es decir, que en vez que finalice en el clásico ".com", terminen en palabras como "free o wordpress.com".

Además en el caso de depósitos,  aconsejó consultar en los bancos sobre las cuentas por montos elevados, para averiguar la procedencia de las mismas. "Cuando uno compra un producto, puede hacer un boleto de compra venta y certificar la firma ante la Policía", dio como otra recomendación. También sugirió sistemas como la plataforma Mercado Pago, sistema de pagos de Mercado Libre, que permite cancelar las compras en el caso de que no se esté satisfecho por el producto.

Otro de los consejos que brindó es revisar la política de privacidad y devoluciones de las tiendas online y evitar enlaces de correos y anuncios, ya que a veces los señuelos y mails con ofertas y descuentos suelen ser herramientas para los ciberdelincuentes, explicó. Y por último pidió revisar periódicamente los movimientos de las tarjetas de crédito, luego de realizar múltiples compras online. "Cuando hay movimientos sospechosos, se puede tratar de robo de identidad", afirmó.

"La Policía se está preparando. Hoy la tecnología va avanzando y muchos de los dispositivos telefónicos son testigos de hechos", concluyó sobre la recientemente creada división y su trabajo para evitar los crímenes virtuales.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Las estafas, el riesgo del comercio por internet

En San Luis hubo dos casos resonantes. Recomiendan verificar sitios y vendedores.

Nuevos criminales. Se valen de páginas web falsas, ofertas extravagantes y fotos falsas.

En setiembre de 2017, una joven fue estafada por 10 mil pesos por la compra de una cámara de fotos, que pensó que conseguiría por una página de Facebook. Hizo el depósito a una empresa de cobros que tiene sucursales en todo el país, pero nunca recibió el producto a cambio. Un poco antes, en enero de ese año, un jubilado fue estafado por 12 mil pesos por el alquiler de una cabaña en Villa de Merlo. Cuando llegó a la localidad, se encontró con que el lugar no existía. Son sólo dos ejemplos de estafas online que ocurrieron en San Luis. El principal Diego Miranda, jefe de la División de Delitos Informáticos indicó a El Diario que los casos son escasos y que su tarea sigue dedicada principalmente al rastreo e identificación de material en computadoras y celulares de diversos casos. Incluso así advirtieron de la modalidad y recomendó mayor atención a la hora de entablar relaciones comerciales por la web.

"Es recomendable a la hora de comprar un equipo electrónico, portales que sean seguros como Mercado Libre. Pero a veces sucede que se ingresa a páginas de Facebook, donde se hacen compras de particulares, sin ninguna seguridad", afirmó el jefe. Sobre las reservas hoteleras dijo que siempre hay que fijarse los sitios web más conocidos como Despegar. "Hay que tener cuidado con páginas desconocidas, porque cualquiera puede crear una y robar fotos de archivo", detalló.

"Ha habido pero no muchos casos como estos. La gente no suele denunciarlo", dijo Miranda. Aunque uno creería en primera instancia, que para detectar a estos estafadores se valen de las nuevas tecnologías, el camino es otro. "Sucede que esta gente suele valerse de muchas precauciones. No usan computadores personales. Usan otros hostings (alojamientos de páginas). No lo hacemos por el IP (número identificatorio de la policía) o los servidores porque hay IP que van cambiando y hay que pedir información de servidores a empresas, que pueden ser extranjeras y eso lleva tiempo. Si se valen de teléfonos, compran un chip prepago y lo dan de baja. Las cuentas de mail pueden ser falsas. Rastreamos las cuentas bancarias donde depositan el dinero. Cuando hacés un depósito, la persona tiene que ser real. En esos casos, siempre nos basamos en ver donde depositó y arrancar de ahí. Lo demás siempre puede ser falso", describió.

El jefe agregó que siempre hay que visitar páginas conocidas a la hora para evitar posibles engaños. Pero cuestiones tan simples como  buscar en google los supuestos lugares de alquiler o personas puede ayudar. Por otro lado, fijarse que las páginas no tengan "dominios extraños" es decir, que en vez que finalice en el clásico ".com", terminen en palabras como "free o wordpress.com".

Además en el caso de depósitos,  aconsejó consultar en los bancos sobre las cuentas por montos elevados, para averiguar la procedencia de las mismas. "Cuando uno compra un producto, puede hacer un boleto de compra venta y certificar la firma ante la Policía", dio como otra recomendación. También sugirió sistemas como la plataforma Mercado Pago, sistema de pagos de Mercado Libre, que permite cancelar las compras en el caso de que no se esté satisfecho por el producto.

Otro de los consejos que brindó es revisar la política de privacidad y devoluciones de las tiendas online y evitar enlaces de correos y anuncios, ya que a veces los señuelos y mails con ofertas y descuentos suelen ser herramientas para los ciberdelincuentes, explicó. Y por último pidió revisar periódicamente los movimientos de las tarjetas de crédito, luego de realizar múltiples compras online. "Cuando hay movimientos sospechosos, se puede tratar de robo de identidad", afirmó.

"La Policía se está preparando. Hoy la tecnología va avanzando y muchos de los dispositivos telefónicos son testigos de hechos", concluyó sobre la recientemente creada división y su trabajo para evitar los crímenes virtuales.

Logín