eldiariodelarepublica.com
Fabricantes de pastas resignan ganancias para poder vender

Escuchanos EN VIVO!
X

Fabricantes de pastas resignan ganancias para poder vender

A raíz del aumento del precio de la harina los comerciantes deben absorber los costos de los productos.

La escalada del dólar en estos dos meses repercutió en el valor del trigo y las fábricas de pastas han tenido que absorber los precios. En algunos casos las ventas han disminuido cerca del 40 por ciento. Así lo pudo comprobar El Diario de la República en un sondeo que realizó  por los distintos comercios. Los trabajadores del rubro aseguran que no saben hasta cuándo van a poder seguir sosteniendo esta situación.

“Estamos complicados y se nos está haciendo difícil”, dijo Walter Vogt, encargado de la fábrica de pastas "Los Nonos", quien agregó que este panorama no sólo los afecta a ellos, sino que también a los panaderos. “Hace un mes que la bolsa de harina aumenta cien pesos por semana. Empezamos con $350 y hoy cuesta cerca de $850”, expresó preocupado y resaltó que las ventas en su local han disminuido notablemente. “En estos dos meses han caído fácil un 40%. Es impresionante, el panorama no es alentador”, comentó.

Vogt aseguró que a pesar de los aumentos que han sufrido en la materia prima tratan de seguir manteniendo los precios de las pastas. “Hace unos meses que los absorbemos, pero llega un punto que no se puede sostener más. Lamentablemente cuando suceden estas cosas hay que empezar a dejar gente afuera y bajar la producción”, precisó y señaló que hoy el panorama está bastante complicado. “Si hoy me preguntás qué va a suceder es muy probable que más de un comercio se termine fundiendo. Esa es la realidad que nos toca vivir”, contó.

Otro de los inconvenientes a los que se enfrentan las fábricas es a la imposibilidad de comprar materia prima para trabajar. “Hoy la venta de harina, aceite y margarina está suspendida hasta que los precios no se acomoden, eso es lo que nos dicen los que nos traen los productos”, manifestó el encargado de "Los Nonos", quien aclaró que también han tenido que disminuir la cantidad de bolsas que les dejan en su local. 

“Estamos tratando de dejar lo justo y necesario. El mes pasado adquirimos 800 bolsas hoy compramos 550. No queda otra que bajar la producción. Es toda una incertidumbre saber cómo van a seguir las cosas”, dijo Vogt, quien resaltó que deberá actualizar los precios de los productos.  “Vienen con un aumento del 12%, ya el mes pasado sufrieron el 15%. Hoy la caja de ravioles cuesta $44, sorrentinos $130 y un paquete de fideos $22”, precisó.

En coincidencia Fabricio Coco, dueño de "La Puntanita" dijo que cada día se hace más difícil poder seguir sosteniendo la producción. “En enero una bolsa de harina salía $410 y ayer me dijeron que se fue a $900”, expresó y comentó que a raíz de que están absorbiendo los precios las ventas se han mantenido. “Seguimos produciendo lo mismo, pero la ganancia es mucho menor. Aumenta todo menos los sueldos”, expresó.

“Ahora a los productores les conviene vender la harina a precio dólar y no en pesos. Si hoy quiero comprar no tienen, están escasos porque mucha se vende afuera del país”, aseguró Coco, quien resaltó que la situación se les hace difícil. “La única salida que vamos a tener es reducir el personal para poder solventar los gastos fijos, ya no sabemos qué hacer para no trasladar los aumentos a los productos”, comentó.

Según el dueño de "La Puntanita" hoy una caja de ravioles cuesta $40, mientras que la semana que viene saldrá $45. Los sorrentinos en enero tenían un precio de $40 y en la actualidad los están vendiendo a $60. Las tapas de empanadas cuestan $13 y un paquete de fideos $30.

“Nosotros nos tuvimos que adecuar a los aumentos”, contó Favio Muñoz, dueño de "Pastas Juani", quien agregó que por el momento ha podido mantener los precios de los productos, pero que al igual que los otros dos comercios prevé subirlo en las próximas semanas.  “Es inevitable, la harina en dos meses pasó a valer un 30% más y esto repercute en todo porque es la materia prima de nuestro trabajo”, manifestó y aseguró que las pastas en el último tiempo han sido una alternativa más para las familias. “Pasaron a tener auge después de que la carne se encareciera tanto. Ahora con $600 no comprás un asado para cuatro personas, pero sí podes disfrutar un buen plato de pastas que seguro son más rendidoras”, manifestó.

Muñoz resaltó que una de las ventajas que favorece su comercio es el hecho de no tener que pagar alquiler. “La fábrica la tengo en mi casa, no tengo que pagar ni renta ni empleados. Entonces ahí podemos hacer una diferencia con los otros negocios que la tienen en la calle y tienen que contratar gente. Se hace imposible”, sostuvo.

“No sólo aumenta la harina, también hago viandas y las bandejas subieron el precio, el combustible en lo que va del año aumentó tres veces. Todo esto hace que repercuta en nosotros. Tratamos de rebuscarnos para seguir manteniendo a los clientes”, señaló el dueño de "Pastas Juani" y manifestó que desde el año pasado tiene los mismos precios. “Una caja de ravioles sale $70, desde el año pasado tengo los mismos valores, pero los subiremos $20 porque se nos está haciendo imposible”, finalizó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Fabricantes de pastas resignan ganancias para poder vender

A raíz del aumento del precio de la harina los comerciantes deben absorber los costos de los productos.

Salida. Los trabajadores esperan que el dólar no repercuta en las ventas de sus productos. Foto: Shutterstock.

La escalada del dólar en estos dos meses repercutió en el valor del trigo y las fábricas de pastas han tenido que absorber los precios. En algunos casos las ventas han disminuido cerca del 40 por ciento. Así lo pudo comprobar El Diario de la República en un sondeo que realizó  por los distintos comercios. Los trabajadores del rubro aseguran que no saben hasta cuándo van a poder seguir sosteniendo esta situación.

“Estamos complicados y se nos está haciendo difícil”, dijo Walter Vogt, encargado de la fábrica de pastas "Los Nonos", quien agregó que este panorama no sólo los afecta a ellos, sino que también a los panaderos. “Hace un mes que la bolsa de harina aumenta cien pesos por semana. Empezamos con $350 y hoy cuesta cerca de $850”, expresó preocupado y resaltó que las ventas en su local han disminuido notablemente. “En estos dos meses han caído fácil un 40%. Es impresionante, el panorama no es alentador”, comentó.

Vogt aseguró que a pesar de los aumentos que han sufrido en la materia prima tratan de seguir manteniendo los precios de las pastas. “Hace unos meses que los absorbemos, pero llega un punto que no se puede sostener más. Lamentablemente cuando suceden estas cosas hay que empezar a dejar gente afuera y bajar la producción”, precisó y señaló que hoy el panorama está bastante complicado. “Si hoy me preguntás qué va a suceder es muy probable que más de un comercio se termine fundiendo. Esa es la realidad que nos toca vivir”, contó.

Otro de los inconvenientes a los que se enfrentan las fábricas es a la imposibilidad de comprar materia prima para trabajar. “Hoy la venta de harina, aceite y margarina está suspendida hasta que los precios no se acomoden, eso es lo que nos dicen los que nos traen los productos”, manifestó el encargado de "Los Nonos", quien aclaró que también han tenido que disminuir la cantidad de bolsas que les dejan en su local. 

“Estamos tratando de dejar lo justo y necesario. El mes pasado adquirimos 800 bolsas hoy compramos 550. No queda otra que bajar la producción. Es toda una incertidumbre saber cómo van a seguir las cosas”, dijo Vogt, quien resaltó que deberá actualizar los precios de los productos.  “Vienen con un aumento del 12%, ya el mes pasado sufrieron el 15%. Hoy la caja de ravioles cuesta $44, sorrentinos $130 y un paquete de fideos $22”, precisó.

En coincidencia Fabricio Coco, dueño de "La Puntanita" dijo que cada día se hace más difícil poder seguir sosteniendo la producción. “En enero una bolsa de harina salía $410 y ayer me dijeron que se fue a $900”, expresó y comentó que a raíz de que están absorbiendo los precios las ventas se han mantenido. “Seguimos produciendo lo mismo, pero la ganancia es mucho menor. Aumenta todo menos los sueldos”, expresó.

“Ahora a los productores les conviene vender la harina a precio dólar y no en pesos. Si hoy quiero comprar no tienen, están escasos porque mucha se vende afuera del país”, aseguró Coco, quien resaltó que la situación se les hace difícil. “La única salida que vamos a tener es reducir el personal para poder solventar los gastos fijos, ya no sabemos qué hacer para no trasladar los aumentos a los productos”, comentó.

Según el dueño de "La Puntanita" hoy una caja de ravioles cuesta $40, mientras que la semana que viene saldrá $45. Los sorrentinos en enero tenían un precio de $40 y en la actualidad los están vendiendo a $60. Las tapas de empanadas cuestan $13 y un paquete de fideos $30.

“Nosotros nos tuvimos que adecuar a los aumentos”, contó Favio Muñoz, dueño de "Pastas Juani", quien agregó que por el momento ha podido mantener los precios de los productos, pero que al igual que los otros dos comercios prevé subirlo en las próximas semanas.  “Es inevitable, la harina en dos meses pasó a valer un 30% más y esto repercute en todo porque es la materia prima de nuestro trabajo”, manifestó y aseguró que las pastas en el último tiempo han sido una alternativa más para las familias. “Pasaron a tener auge después de que la carne se encareciera tanto. Ahora con $600 no comprás un asado para cuatro personas, pero sí podes disfrutar un buen plato de pastas que seguro son más rendidoras”, manifestó.

Muñoz resaltó que una de las ventajas que favorece su comercio es el hecho de no tener que pagar alquiler. “La fábrica la tengo en mi casa, no tengo que pagar ni renta ni empleados. Entonces ahí podemos hacer una diferencia con los otros negocios que la tienen en la calle y tienen que contratar gente. Se hace imposible”, sostuvo.

“No sólo aumenta la harina, también hago viandas y las bandejas subieron el precio, el combustible en lo que va del año aumentó tres veces. Todo esto hace que repercuta en nosotros. Tratamos de rebuscarnos para seguir manteniendo a los clientes”, señaló el dueño de "Pastas Juani" y manifestó que desde el año pasado tiene los mismos precios. “Una caja de ravioles sale $70, desde el año pasado tengo los mismos valores, pero los subiremos $20 porque se nos está haciendo imposible”, finalizó.

Logín