eldiariodelarepublica.com
Sol Puntano relanza el Plan Carne con el Ciclo 2

Escuchanos EN VIVO!
X

Sol Puntano relanza el Plan Carne con el Ciclo 2

Marcelo Dettoni

Hará el cuarteo, desposte, fraccionamiento y envasado de los cortes vacunos. Las medias reses se las comprarán a productores de San Luis hasta que el propio Estado pueda faenar.

Soplan nuevos vientos en Sol Puntano. La nueva administración, a cargo de Sebastián Lavandeira, decidió que la escuela experimental recobre el protagonismo como un centro de capacitación y apoyo a todas las políticas del gobierno provincial. Por eso mantiene todo lo bueno que se venía haciendo, como el plan Parcelas Hortícolas, pero a la vez le dio nuevo impulso a otros proyectos.

Entre ellos, acrecentó la venta directa al público de verduras y hortalizas a precios más bajos que los del mercado, renovó parte de la infraestructura que estaba dañada (como las mallas antigranizo), puso más énfasis en la producción propia de cultivos y, como medida más importante, dará un paso más en busca de concretar el Plan Carnes, con la inauguración de una sala de cuarteo, desposte, fraccionamiento y envasado de cortes vacunos, lo que se conoce como Ciclo 2 en el proceso de producción.

Ante la imposibilidad momentánea de reactivar los frigoríficos provinciales debido a la disparada de los costos en todos los rubros de la economía fruto de una inflación que la Nación no puede controlar, San Luis quiere de todas maneras comenzar a llegar a la góndola con carne puntana de primera calidad y a un precio que, estiman los conductores del plan, puede estar alrededor de un 15% por debajo del actual si logran cumplir dos metas precisas: producción con volumen y eficiencia operativa. Así lo habían proyectado los funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción durante el lanzamiento realizado el año pasado, con el propio Lavandeira al frente, y mantienen el optimismo sobre que lo van a poder conseguir aún en el contexto desfavorable en el que se mueve en la actualidad la Argentina.

“Cuando la situación general del país mejore, volveremos a poner la mira en los frigoríficos provinciales, que necesitan obras de remodelación para adecuarlos a lo que necesita el Plan Carnes. Ya están los pliegos de licitación de algunos de ellos, como el de Unión, pero hoy no hay precios en la construcción, cambian todos los días, tampoco se sabe dónde va a terminar el dólar. Entonces no hay empresarios dispuestos a arriesgar con los números actuales, ni tampoco nosotros queremos ir más allá de lo que podemos, porque en San Luis tratamos de ser previsibles, de no gastar un peso más de lo que ingresa, siempre priorizando las inversiones de capital sobre las erogaciones corrientes”, explica Lavandeira, quien hoy es el gerente general de Sol Puntano.

El Ciclo 1 deberá esperar

Por eso el Ciclo 1, que comprende la faena en los frigoríficos provinciales, deberá esperar tiempos mejores. Mientras tanto, comprarán las medias reses a otros frigoríficos que están en funcionamiento en la provincia, lo que de una forma u otra ayuda a mantener activo el flujo económico de las empresas en un rubro que ocupa mucha mano de obra. “Será condición innegociable que sean mataderos de San Luis, lo mismo que la carne que vamos procesar, debe ser toda de productores locales”, asegura Sergio Freixes, el ministro de Medio Ambiente, Campo y Producción, que es el encargado de llevar adelante el proyecto a través de Sol Puntano.

Hay frigoríficos en la provincia que pueden abastecer al plan. Está Marfrig en Villa Mercedes, con quien ya se intentó armar el negocio la primera vez, pero también funcionan otros en Concarán, La Punilla, San Jerónimo y Justo Daract, que es la única planta provincial que fue concesionada (al frigorífico Coronel Moldes) y siempre respondió a las expectativas.

Sí cumplirán con el Ciclo 1 en lo que hace a cerdos y chivos, porque para eso está en plena refacción el frigorífico ubicado dentro de la Escuela Agrotécnica de San Luis. Allí la maquinaria está perfectamente adaptada para faenar  este tipo de animales, que requieren una altura distinta a los vacunos durante el proceso.

“Pero lo más importante es el agregado de valor, o sea todo el procesamiento, y eso lo haremos dentro del Plan Carnes”, dice Lavandeira, quien es veterinario y conoce a fondo la realidad del sector, desde la cría (fue asesor de los ranqueles mucho tiempo, además de ministro del Campo), hasta la comercialización.

La capacidad de faena de porcinos está calculada en 30 cabezas por día. Será otra manera de combatir efectivamente zoonosis peligrosas como la triquinosis, que suele afectar a los consumidores que compran chacinados en sitios no autorizados donde hacen faenas caseras. “Por eso decimos que hay un componente comercial, que es bajar también el precio del cerdo en la góndola, y otro referido a la salud pública”, expresó Lavandeira, quien asegura que además de la matanza propia, van a prestar el servicio a terceros. “Los cortes que vemos en los supermercados no son de lechoncitos, sino de capones de 90 ó 100 kilos. En el frigorífico 'El Trébol', por ejemplo, los venden enteros. Nosotros vamos a preparar cortes seleccionados”.

El sitio elegido para el cuarteo y desposte es el SUM de Sol Puntano, que está siendo completamente remodelado para adecuarse a las normas que exige Senasa. Ya colocaron las rejillas en los pisos, que fueron recubiertos con un material especial, están haciendo trabajos de revoque en las paredes, cubriendo todo con pintura epoxi, agregando portones y un sector para que los camiones puedan descargar las media reses. Ya compraron cámaras de frío, esterilizadores y todo el material para trabajar la carne y que pueda salir envasada con todas las medidas sanitarias para resguardar la salud de la población. El avance de la obra, según la evaluación del gerente de la Escuela Experimental, “es de entre un 80 y un 90 por ciento”.

Tendrán una capacidad de procesado de 60 media reses por día, lo que hará posible sacar a la venta 1,5 millón de kilos de carne por año, si se suma la producción porcina y caprina que faenará la escuela vecina al predio de Sol Puntano. En un sector contiguo, separado por una pared con ventanales y una puerta, estará el salón de venta al público. “En Sol Puntano vamos a vender carne en bandeja, cortes envasados al vacío para que puedan exhibir los supermercados y las carnicerías mayoristas y cuartos con hueso”, describe Ricardo Esteban, el encargado de la industrialización, un hombre con amplia experiencia en el rubro cárnico ya que viene de trabajar en Marfrig, el único frigorífico ubicado en la provincia que exporta cortes vacunos. La oferta de carnes se sumará a lo que ya vende Sol Puntano, que son verduras, hortalizas, frutos secos y aceite de oliva.

Además de Esteban, el equipo del Plan Carnes que conduce Lavandeira también tiene a Alejandro Marín como encargado de la parte pecuaria, a Claudio Grippo en administración y a Alfredo Cartellone, quien no está directamente involucrado porque es un ingeniero agrónomo a cargo del sector agrícola de la escuela, pero trabaja codo a codo con el resto en lo que haga falta.

Para combatir cualquier tipo de presión externa a un plan que sin dudas va a beneficiar a los puntanos pero que puede poner en jaque algunos nichos de negocios privados que se llevan hoy la principal tajada económica, están las cámaras que permitirán guardar la carne y el envasado al vacío. Eso va a equilibrar la producción diaria, porque en ese estado la carne tiene 90 días hasta el vencimiento. “Otra variante comercial que también agregará competitividad será la venta de chacinados y milanesas rebozadas, como hace cualquier carnicería, lo que también agrega valor y facilitará la compra de parte de la población”, agrega Esteban.

La marca elegida es “Carnes San Luis” y ya hay un logo listo para la presentación. Lo que Esteban se empeña en remarcar es que el Gobierno no sale a competir con los comercios, sino que quiere sumarse a la cadena, e incluso pretende servir como nexo para ayudar a la economía familiar sin perjudicar los intereses de los carniceros que tienen todo el blanco, pagan impuestos, alquileres y sufren porque la rentabilidad está muy finita. “No queremos que sientan que somos una competencia, apuntamos a la integración. Aquí los mayoristas van a conseguir un buen precio para que su negocio siga igual que ahora, evaluarán ellos si les conviene comprarnos a nosotros o seguir con sus proveedores habituales. Y en 50 comercios minoristas vamos a poner heladeras con nuestra carne si es que ellos aceptan, en otra medida para ayudarlos con sus ventas”, cuenta.

Ya hay un equipo comercial de cuatro personas que están recorriendo los barrios para conocer las preferencias de los consumidores. “Es que al comercio le vamos a ofrecer un negocio, van a llevar los cortes que seguramente puedan vender, entonces necesitamos este relevamiento previo”, explica Esteban, que incluso tiene en estudio un plan para capacitar a los carniceros que quieran agregar empleados para la atención del mostrador. “Serán 40 empleos genuinos nuevos, con una inversión de 8 millones de pesos en Sol Puntano y otros tres millones y medio en la Agrotécnica”, asegura Freixes, entusiasmado como el resto de su equipo con la posibilidad de ofrecer carne de calidad y más barata que la que hoy está al alcance de todos los sanluiseños.

Cuando el plan esté consolidado, una segunda etapa apuntará a la producción de novillos a partir de la compra de terneros para su posterior engorde en un encierre a corral. “Hoy el negocio no tiene el margen de 8 ó 9 por ciento de ganancia que ofrece el período que va de la cría a la faena, por eso queremos incorporarlo cuando podamos. Sí lo tenemos en la suma de la comercialización y la logística, y de paso evitamos que la media res sea comercializada fuera de San Luis. También será bueno despostar en Sol Puntano porque lograremos más eficiencia en la res, por la distribución de cortes según la zona geográfica de la demanda”, analiza los números Lavandeira, quien viene desde hace un año amasando este proyecto.

Por último, aquí también necesitarán la ayuda de los productores ganaderos. “Pretendemos que ellos también hagan novillos de entre 380 y 420 kilos, pero con el actual precio del maíz y la inflación sabemos que no es fácil aguantar tanto tiempo la hacienda. Por eso hay que darles previsibilidad, convencerlos con hechos concretos para que no vendan el ternero liviano fuera de la provincia”, remató el funcionario.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Sol Puntano relanza el Plan Carne con el Ciclo 2

Hará el cuarteo, desposte, fraccionamiento y envasado de los cortes vacunos. Las medias reses se las comprarán a productores de San Luis hasta que el propio Estado pueda faenar.

Fotos: El Diario.

Soplan nuevos vientos en Sol Puntano. La nueva administración, a cargo de Sebastián Lavandeira, decidió que la escuela experimental recobre el protagonismo como un centro de capacitación y apoyo a todas las políticas del gobierno provincial. Por eso mantiene todo lo bueno que se venía haciendo, como el plan Parcelas Hortícolas, pero a la vez le dio nuevo impulso a otros proyectos.

Entre ellos, acrecentó la venta directa al público de verduras y hortalizas a precios más bajos que los del mercado, renovó parte de la infraestructura que estaba dañada (como las mallas antigranizo), puso más énfasis en la producción propia de cultivos y, como medida más importante, dará un paso más en busca de concretar el Plan Carnes, con la inauguración de una sala de cuarteo, desposte, fraccionamiento y envasado de cortes vacunos, lo que se conoce como Ciclo 2 en el proceso de producción.

Ante la imposibilidad momentánea de reactivar los frigoríficos provinciales debido a la disparada de los costos en todos los rubros de la economía fruto de una inflación que la Nación no puede controlar, San Luis quiere de todas maneras comenzar a llegar a la góndola con carne puntana de primera calidad y a un precio que, estiman los conductores del plan, puede estar alrededor de un 15% por debajo del actual si logran cumplir dos metas precisas: producción con volumen y eficiencia operativa. Así lo habían proyectado los funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción durante el lanzamiento realizado el año pasado, con el propio Lavandeira al frente, y mantienen el optimismo sobre que lo van a poder conseguir aún en el contexto desfavorable en el que se mueve en la actualidad la Argentina.

“Cuando la situación general del país mejore, volveremos a poner la mira en los frigoríficos provinciales, que necesitan obras de remodelación para adecuarlos a lo que necesita el Plan Carnes. Ya están los pliegos de licitación de algunos de ellos, como el de Unión, pero hoy no hay precios en la construcción, cambian todos los días, tampoco se sabe dónde va a terminar el dólar. Entonces no hay empresarios dispuestos a arriesgar con los números actuales, ni tampoco nosotros queremos ir más allá de lo que podemos, porque en San Luis tratamos de ser previsibles, de no gastar un peso más de lo que ingresa, siempre priorizando las inversiones de capital sobre las erogaciones corrientes”, explica Lavandeira, quien hoy es el gerente general de Sol Puntano.

El Ciclo 1 deberá esperar

Por eso el Ciclo 1, que comprende la faena en los frigoríficos provinciales, deberá esperar tiempos mejores. Mientras tanto, comprarán las medias reses a otros frigoríficos que están en funcionamiento en la provincia, lo que de una forma u otra ayuda a mantener activo el flujo económico de las empresas en un rubro que ocupa mucha mano de obra. “Será condición innegociable que sean mataderos de San Luis, lo mismo que la carne que vamos procesar, debe ser toda de productores locales”, asegura Sergio Freixes, el ministro de Medio Ambiente, Campo y Producción, que es el encargado de llevar adelante el proyecto a través de Sol Puntano.

Hay frigoríficos en la provincia que pueden abastecer al plan. Está Marfrig en Villa Mercedes, con quien ya se intentó armar el negocio la primera vez, pero también funcionan otros en Concarán, La Punilla, San Jerónimo y Justo Daract, que es la única planta provincial que fue concesionada (al frigorífico Coronel Moldes) y siempre respondió a las expectativas.

Sí cumplirán con el Ciclo 1 en lo que hace a cerdos y chivos, porque para eso está en plena refacción el frigorífico ubicado dentro de la Escuela Agrotécnica de San Luis. Allí la maquinaria está perfectamente adaptada para faenar  este tipo de animales, que requieren una altura distinta a los vacunos durante el proceso.

“Pero lo más importante es el agregado de valor, o sea todo el procesamiento, y eso lo haremos dentro del Plan Carnes”, dice Lavandeira, quien es veterinario y conoce a fondo la realidad del sector, desde la cría (fue asesor de los ranqueles mucho tiempo, además de ministro del Campo), hasta la comercialización.

La capacidad de faena de porcinos está calculada en 30 cabezas por día. Será otra manera de combatir efectivamente zoonosis peligrosas como la triquinosis, que suele afectar a los consumidores que compran chacinados en sitios no autorizados donde hacen faenas caseras. “Por eso decimos que hay un componente comercial, que es bajar también el precio del cerdo en la góndola, y otro referido a la salud pública”, expresó Lavandeira, quien asegura que además de la matanza propia, van a prestar el servicio a terceros. “Los cortes que vemos en los supermercados no son de lechoncitos, sino de capones de 90 ó 100 kilos. En el frigorífico 'El Trébol', por ejemplo, los venden enteros. Nosotros vamos a preparar cortes seleccionados”.

El sitio elegido para el cuarteo y desposte es el SUM de Sol Puntano, que está siendo completamente remodelado para adecuarse a las normas que exige Senasa. Ya colocaron las rejillas en los pisos, que fueron recubiertos con un material especial, están haciendo trabajos de revoque en las paredes, cubriendo todo con pintura epoxi, agregando portones y un sector para que los camiones puedan descargar las media reses. Ya compraron cámaras de frío, esterilizadores y todo el material para trabajar la carne y que pueda salir envasada con todas las medidas sanitarias para resguardar la salud de la población. El avance de la obra, según la evaluación del gerente de la Escuela Experimental, “es de entre un 80 y un 90 por ciento”.

Tendrán una capacidad de procesado de 60 media reses por día, lo que hará posible sacar a la venta 1,5 millón de kilos de carne por año, si se suma la producción porcina y caprina que faenará la escuela vecina al predio de Sol Puntano. En un sector contiguo, separado por una pared con ventanales y una puerta, estará el salón de venta al público. “En Sol Puntano vamos a vender carne en bandeja, cortes envasados al vacío para que puedan exhibir los supermercados y las carnicerías mayoristas y cuartos con hueso”, describe Ricardo Esteban, el encargado de la industrialización, un hombre con amplia experiencia en el rubro cárnico ya que viene de trabajar en Marfrig, el único frigorífico ubicado en la provincia que exporta cortes vacunos. La oferta de carnes se sumará a lo que ya vende Sol Puntano, que son verduras, hortalizas, frutos secos y aceite de oliva.

Además de Esteban, el equipo del Plan Carnes que conduce Lavandeira también tiene a Alejandro Marín como encargado de la parte pecuaria, a Claudio Grippo en administración y a Alfredo Cartellone, quien no está directamente involucrado porque es un ingeniero agrónomo a cargo del sector agrícola de la escuela, pero trabaja codo a codo con el resto en lo que haga falta.

Para combatir cualquier tipo de presión externa a un plan que sin dudas va a beneficiar a los puntanos pero que puede poner en jaque algunos nichos de negocios privados que se llevan hoy la principal tajada económica, están las cámaras que permitirán guardar la carne y el envasado al vacío. Eso va a equilibrar la producción diaria, porque en ese estado la carne tiene 90 días hasta el vencimiento. “Otra variante comercial que también agregará competitividad será la venta de chacinados y milanesas rebozadas, como hace cualquier carnicería, lo que también agrega valor y facilitará la compra de parte de la población”, agrega Esteban.

La marca elegida es “Carnes San Luis” y ya hay un logo listo para la presentación. Lo que Esteban se empeña en remarcar es que el Gobierno no sale a competir con los comercios, sino que quiere sumarse a la cadena, e incluso pretende servir como nexo para ayudar a la economía familiar sin perjudicar los intereses de los carniceros que tienen todo el blanco, pagan impuestos, alquileres y sufren porque la rentabilidad está muy finita. “No queremos que sientan que somos una competencia, apuntamos a la integración. Aquí los mayoristas van a conseguir un buen precio para que su negocio siga igual que ahora, evaluarán ellos si les conviene comprarnos a nosotros o seguir con sus proveedores habituales. Y en 50 comercios minoristas vamos a poner heladeras con nuestra carne si es que ellos aceptan, en otra medida para ayudarlos con sus ventas”, cuenta.

Ya hay un equipo comercial de cuatro personas que están recorriendo los barrios para conocer las preferencias de los consumidores. “Es que al comercio le vamos a ofrecer un negocio, van a llevar los cortes que seguramente puedan vender, entonces necesitamos este relevamiento previo”, explica Esteban, que incluso tiene en estudio un plan para capacitar a los carniceros que quieran agregar empleados para la atención del mostrador. “Serán 40 empleos genuinos nuevos, con una inversión de 8 millones de pesos en Sol Puntano y otros tres millones y medio en la Agrotécnica”, asegura Freixes, entusiasmado como el resto de su equipo con la posibilidad de ofrecer carne de calidad y más barata que la que hoy está al alcance de todos los sanluiseños.

Cuando el plan esté consolidado, una segunda etapa apuntará a la producción de novillos a partir de la compra de terneros para su posterior engorde en un encierre a corral. “Hoy el negocio no tiene el margen de 8 ó 9 por ciento de ganancia que ofrece el período que va de la cría a la faena, por eso queremos incorporarlo cuando podamos. Sí lo tenemos en la suma de la comercialización y la logística, y de paso evitamos que la media res sea comercializada fuera de San Luis. También será bueno despostar en Sol Puntano porque lograremos más eficiencia en la res, por la distribución de cortes según la zona geográfica de la demanda”, analiza los números Lavandeira, quien viene desde hace un año amasando este proyecto.

Por último, aquí también necesitarán la ayuda de los productores ganaderos. “Pretendemos que ellos también hagan novillos de entre 380 y 420 kilos, pero con el actual precio del maíz y la inflación sabemos que no es fácil aguantar tanto tiempo la hacienda. Por eso hay que darles previsibilidad, convencerlos con hechos concretos para que no vendan el ternero liviano fuera de la provincia”, remató el funcionario.

Logín