16°SAN LUIS - Lunes 29 de Noviembre de 2021

16°SAN LUIS - Lunes 29 de Noviembre de 2021

EN VIVO

No declararon los acusados de timar en $100 mil a una jubilada

Por redacción
| 21 de julio de 2018
Jueves, pasadas las 15. Sánchez y el adolescente, cuando fueron apresados. El menor quedó libre. Foto: Ministerio de Seguridad.

Investigan si engañaron a otras personas en Villa Mercedes y en San Luis. Rastrean antecedentes de Cristian Sánchez.

 

Ayer (viernes), a la mañana, Cristian Darío Sánchez y el chico de 17 años fueron llevados ante el juez que los imputó por estafa. El adolescente se abstuvo de declarar ante el magistrado y luego se retiró con su padre, es decir, recuperó la libertad que había perdido hacía casi un día. No porque la Justicia haya probado su inocencia, sino porque al ser menor no puede estar privado de la libertad. Sánchez tampoco habló pero, a diferencia de su presunto cómplice, deberá esperar tras las rejas la resolución que tome el juez Leandro Estrada sobre si procesarlos o no por engañar a una jubilada a la que le quitaron más de 100 mil pesos con una estafa telefónica.

 

Después de elegir no declarar, el defensor de ambos, Pascual Celdrán, solicitó siete días de prórroga de la detención para Sánchez. Lo que quiere decir que Estrada tiene hasta el próximo viernes para resolver sobre el posible procesamiento de los dos. Están imputados por “estafa calificada por la intervención de un menor”, precisó el magistrado. 

 

No obstante las averiguaciones de la Policía continúan. Puesto que no está lejos de que Margarita Alaniz, de 85 años, haya sido la única víctima de los sospechosos. Los investigadores presumen que otros dos recientes “cuentos del tío” que registraron en la ciudad, en jurisdicción de la Comisaría 9ª, y en San Luis Capital podrían ser obra de Sánchez y compañía. 

 

También les resta establecer si hay un tercer estafador. Dado que la persona que llamó a la anciana, para convencerla de que por su bien lo mejor era que le entregara todo su dinero a un supuesto gerente bancario que pasaría por su casa, habría sido una mujer. Al menos, eso dijo en la comunicación en la que se identificó como una sobrina de Margarita. “No sabemos quién la llamó, ni de dónde porque se contactaron con la damnificada a un teléfono fijo y tenemos que rastrear esa llamada”, dijo Estrada.

 

Sánchez y el chico fueron arrestados el jueves, a minutos de las dos y media de la tarde. Ese día, alrededor de las nueve, alguien llamó por teléfono a Margarita, a su casa de Belgrano al 1200. Le dijo que era su sobrina de Mendoza y le advirtió que por la crisis económica en el país se avecinaba un nuevo “corralito”. Por eso, según la supuesta pariente, lo mejor para la jubilada era que pusiera sus ahorros a salvo. Eso último significaba entregarle el dinero al gerente de un banco que pasaría más tarde por su domicilio.

 

La anciana siguió al pie de la letra lo que le había dicho la mujer. Fue hasta la financiera donde guardaba sus ahorros, retiró su plata y regresó a su domicilio. Al personal del local les llamó la atención ese movimiento y decidieron llamar a la hija de Margarita para ponerla al corriente de ese trámite.

 

Cerca de las 10:30 un hombre de traje y corbata tocó la puerta de la jubilada. Se presentó como directivo de un banco, recibió los 31.600 pesos y los 2.600 dólares que le dio ella y le dijo que en un rato pasaría a buscar el resto.

 

Pero el supuesto bancario no alcanzó a hacer eso. Los policías de la Comisaría 8ª aprehendieron a Sánchez y al adolescente que lo acompañaba en el Renault Clio, que tenían estacionado fuera de lo de la víctima. En el coche estaba el dinero que habían conseguido quitarle con la historia del “corralito”.

 

Comentá vos tambien...