eldiariodelarepublica.com
La educación campo adentro

Escuchanos EN VIVO!
X

La educación campo adentro

Magdalena Strongoli

En la actualidad más de 200 escuelas rurales contienen a niños desde el comienzo de la escolaridad hasta el final de la primaria. Ahora después del anuncio que hizo el Gobernador Alberto Rodríguez Saá, abrirán 149 secundarias.

Año de parajes provinciales y fomento al arraigo rural, son las piezas fundamentales que arman el rompecabezas para implementar estrategias que ayuden a los pobladores de las zonas más alejadas de los centros urbanos a mejorar su calidad de vida, sin tener que salir de sus lugares de origen. En la educación, la provincia está por poner el acento en la implementación de las escuelas secundarias donde actualmente funcionan escuelas primarias rurales que por el contexto en el que se desarrollan implementan desde hace mucho tiempo una modalidad similar al de las escuelas generativas.

En la actualidad existen más de 200 escuelas que están divididas en distintas categorías según la cantidad de maestros y alumnos. Albergan a niños desde el comienzo de la escolaridad hasta el último año de la primaria. El Ministerio de Educación ya trabaja en la puesta en marcha para que los jóvenes en edad secundaria puedan terminar sus estudios sin tener que dejar sus hogares ni el lugar que en muchos casos, los vio nacer. El ministerio proyecta instalar 149 secundarios a lo largo y ancho de la provincia.

La medida traerá beneficios a esos adolescentes que tendrán la posibilidad de trabajar en las pequeñas parcelas de la familia, sin la necesidad de abandonar sus estudios. Un problema que relata la jefa de área de Educación Rural, Fabiana Pagola, es la importante deserción que existía, muy a menudo, porque debían levantarse a horas inusuales para llegar a los establecimientos ubicados en otras localidades, lo que no les permitía realizar otras actividades que para los habitantes de los parajes son indispensables. “Para asegurar la permanencia de los alumnos el Gobierno de la Provincia garantizaba el traslado hasta los centros educativos ubicados en otras regiones pero lógicamente se levantaban muy temprano y era muy sacrificado para niños de 11 años”.

“En las instituciones es difícil se haga cría de animales porque se genera un conflicto en la época del receso invernal en el que nadie puede cuidarlos. Pero sí se usa la huerta, sobre todo en las zonas más fértiles”, contó y agregó que sus pares del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción y el INTA trabajan mucho en ese tipo de escuelas para llevar conocimientos y materiales para la construcción de vergeles que sirven para que las familias lleven alimentos a su casa y porqué no, se contagien y hagan una si todavía no tienen.

“En el paraje Las Lagunitas no hay casi vegetación por lo que el trabajo de los técnicos para hacer cultivos es muy importante ya que lleva un gran trabajo preparar esas tierras. El ejemplo que hay en la zona es Represa del Carmen en donde la directora de la escuela tiene desde hace 14 años una huerta bellísima que consiguió con mucho estudio y trabajo”, aseguró y agregó que en los hogares de los niños ya realizan la misma actividad agrícola y que además les enseñan a hacer conservas.

Desde siempre se supo que el maestro rural es un maestro especial, no solo en cómo da los contenidos, sino que tienen una sensibilidad particular y una clara vocación que inevitablemente los lleva a involucrarse con sus niños en su totalidad. Es decir el estudiante como una persona que siente, piensa, acciona y observa, y no como un mero depósito de contenidos. “La modalidad que tienen las escuelas generativas, en la que todos los niños están en un mismo espacio, reunidos por agrupamientos y en donde se dan los contenidos a través de un eje conductor que sea del interés de los que deben aprender, se da desde hace tiempo en los establecimientos rurales. A esos maestros es muy común que lleguen con una clase armada pero resulta ser que al fin de semana siguiente el paraje tiene, por ejemplo una fiesta. En esos casos el eje de trabajo tiene que pararse en el acontecimiento, ya que esos niños no tendrán nada más en la cabeza”, ejemplificó Fabiana que es docente y se crió en un pequeño pueblo de La Pampa en donde visibilizó por primera vez, esa forma tan peculiar y comprometida de los maestros para ejercer.

“El vínculo con los chicos es muy cercano. El maestro cumple un rol social muy importante ya que en algunos lugares lo único que hay es la escuela y por allí pasa la vida de los lugareños. Me contaba la directora de la escuela "Granadero Tomás Cuello" de Paso del Rey que en vacaciones de invierno con el grupo de papás pintaron el establecimiento”, enfatizó como una forma de dar cuenta cuan cercana es la relación con las familias que allí asisten.

Otra de las políticas provinciales como es la de “Pañuelos Solidarios” también ha tenido muy buena repercusión en las zonas más inhóspitas de San Luis “El desembarco del plan en los distintos parajes, ha sido muy fructífero en cuanto a la asistencia de los niños. Algunos para llegar a la escuela deben transitar varios kilómetros en zonas muy frías y con vehículos de tracción a sangre o a pie, por lo que no siempre llegaban. Ahora que sus padres trabajan y deben cumplir con sus horas de trabajo los niños van a diario a clases”, dijo la funcionaria que tenía ese dato gracias al director de la escuela de Santa Rosa del Gigante. También se sabe son los mismos maestros en sus autos quienes se encargaban de pasar a buscar a esos niños para que asistieran al establecimiento.

Ahora llegará el gran momento para los alumnos que tengan que comenzar a cursar el último tramo de la escuela. La noticia vino de la mano del Gobernador hace poco días y el Ministerio de Educación se organiza para cumplimentar con todos los requerimientos para que empiecen a funcionar. “Hay cuatro circuitos o zonas para trabajar en el desarrollo del proyecto de escuelas rurales secundarias. Los directivos plantearon la necesidad de alcanzar ese nivel en la educación rural y hacerlo pensando en la realidad que viven esos jóvenes para ayudarlos a insertarse en el mundo laboral”, dijo.

“La ruralidad es la matriz de las generativas que no es más que trabajar con lo que viven los niños que cambia semana a semana. A los docentes que le temen a la iniciativa les comunicamos que no es más que lo que ya hacen” aclaró la docente de educación física que sostiene que en esas escuelas alejadas los maestros deben ser extremadamente creativos no sólo para dar sus clases si no para superar todas las dificultades sociales que existen. 

¿Pero qué es adaptarse a la realidad de ese adolescente? “San Luis es muy amplio y cada zona tiene su particularidad por lo que será determinante saber en cada sitio qué y cómo se enseña y de esa manera hacer que los chicos terminen la escuela en compañía de sus padres”, aseguró Pagola y agregó que ante las dificultades de los alumnos es posible hacer arreglos: “Podemos ver de qué manera lo cursa. Puede que  si algún día el alumno no puede concurrir a la escuela exista la posibilidad mandarle sus deberes”.

“La idea es que haya una escuela por cada paraje de San Luis. La zona por la que comenzaremos ahora será Santa Rosa del Gigante cerca de la ruta 147, a los que también se le sumarán los parajes de Naranjo Esquino, Represa del Carmen y Las Lagunitas separados por 20 kilómetros cada uno, representarán el primer circuito. Los directivos trabajan en ese proyecto porque consideramos indispensable que lo puedan sentir como suyo. Ellos son los que conocen las necesidades de la zona”, anticipó la funcionaria.

“Las secundarias funcionarán en los mismos establecimientos que ya existen. Claro que habrá caso en los que se necesiten ciertas refacciones pero no serán grandes construcciones”, contó Pagola quien aseguró que desde todos los parajes ya se han presentado con ideas para que los niños puedan concluir sus estudios.

El arraigo rural se afianza en la medida de que el Estado se ocupe de brindar herramientas. “Son familias enteras las que en algunos casos se trasladan a centros urbanos para que sus hijos vayan a la escuela y dejan su casa de toda la vida y su fuente genuina de trabajo. Eso inevitablemente, de no hacer nada, terminaría en el vaciamiento del interior de la provincia. Ese es el viejo modelo repetido de las grandes urbanizaciones  el que no queremos repetir en donde la gente no puede desarrollarse económicamente”, enfatizó la funcionaria. 

Agua, luz, erradicación de viviendas ranchos, reposición de animales enfermos y ayudas para la mejora genética, "Pañuelo Solidarios", “son todas políticas para que la gente se quede en el campo”, analizó Pagola.

En algunos lugares ya hay secundaria, ya sea porque están desde hace muchos años en localidades más grandes o porque a implementación de las Escuelas Digitales permitió que haya nivel secundario.

“A la mayoría de las escuelas rurales de personal único (PU) en donde hay un director que además es maestro, requerirán del agregado del nivel. Sin embargo otras rurales más grandes denominadas de tercera categoría que tienen el primer ciclo, se les agregará la especialidad que se da en 4º, 5º y 6º año”.

“En toda la provincia más de 2.200 chicos serán impactados por esta medida. En ese número no entran aquellos que se hayan trasladado a otras instituciones y   los que  abandonaron sus estudios y que pretendemos se sumen a la nueva iniciativa”, concluyó la docente.

Es un hecho que los parajes son la prioridad. Cuidar su economía, mejorar su calidad de vida, embellecer los lugares donde viven y ahora, la educación que podrán terminarla cerca de sus familias para continuar la tradición de muchas generaciones que trabajaron duro la tierra pero que nunca pudieron alcanzar la meta de terminar sus estudios.

Una escuela con "Buena Esperanza"

Luego de que el gobernador de San Luis anunciara en el segundo acto de la presentación del Plan Sueños Puntanos en el salón de usos múltiples de la ULP, la creación de secundarios en zonas poco accesibles, recibió el agradecimiento público de varios directores de escuelas que saben al dedillo la necesidad de que exista un nivel más alto para que los chicos terminen sus estudios sin tener que abandonar su pueblo.

En ese mismo encuentro, Rodríguez Saá, aseguró que la Escuela Generativa Agroindustrial de Buena Esperanza, con un edificio que había sido inaugurado en 2017, abría sus puertas.

El 10 de julio la ministra de Educación, Natalia Spinuzza, anticipó a El Diario de la República que iban a comenzar a anotar alumnos.

Así fue que hasta la fecha, 35 jóvenes  completaron los formularios requeridos para hacer una preinscripción lo que para el Ministerio de Educación representa una muy buena respuesta por parte de los padres que se muestran interesados en la propuesta.

Informaron que los cupos serán más acotados que para el resto de las generativas. Recibirán solo 60 alumnos ya que en esta primera etapa podrán asistir adolescentes de entre 12 y 15 años que cursen el ciclo básico. Es decir, 1º, 2º y 3º año .   

Según fuentes oficiales las clases comenzarán en setiembre por lo que se encuentran en la búsqueda del equipo docente.

La ministra aseguró que en menos de tres días se completó la mitad del cupo y destacó lo positivo que será la nueva modalidad en la zona.

En cuanto a los agradecimientos que el Gobernador recibió de los directivos de las escuelas rurales que tendrán secundaria estuvieron la Escuela de Represa del Carmen, la de Chosmes y la del paraje Los Lobos. Todos coincidieron en que se trata de una innovadora implementación que será de gran ayuda para las familias puntanas del interior.

Además destacaron que en San Luis la equidad, la garantía de ser educados, la inclusión no quedan en palabras y anuncios vacios, sino que pueden verse a cada paso.  

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La educación campo adentro

En la actualidad más de 200 escuelas rurales contienen a niños desde el comienzo de la escolaridad hasta el final de la primaria. Ahora después del anuncio que hizo el Gobernador Alberto Rodríguez Saá, abrirán 149 secundarias.

Año de parajes provinciales y fomento al arraigo rural, son las piezas fundamentales que arman el rompecabezas para implementar estrategias que ayuden a los pobladores de las zonas más alejadas de los centros urbanos a mejorar su calidad de vida, sin tener que salir de sus lugares de origen. En la educación, la provincia está por poner el acento en la implementación de las escuelas secundarias donde actualmente funcionan escuelas primarias rurales que por el contexto en el que se desarrollan implementan desde hace mucho tiempo una modalidad similar al de las escuelas generativas.

En la actualidad existen más de 200 escuelas que están divididas en distintas categorías según la cantidad de maestros y alumnos. Albergan a niños desde el comienzo de la escolaridad hasta el último año de la primaria. El Ministerio de Educación ya trabaja en la puesta en marcha para que los jóvenes en edad secundaria puedan terminar sus estudios sin tener que dejar sus hogares ni el lugar que en muchos casos, los vio nacer. El ministerio proyecta instalar 149 secundarios a lo largo y ancho de la provincia.

La medida traerá beneficios a esos adolescentes que tendrán la posibilidad de trabajar en las pequeñas parcelas de la familia, sin la necesidad de abandonar sus estudios. Un problema que relata la jefa de área de Educación Rural, Fabiana Pagola, es la importante deserción que existía, muy a menudo, porque debían levantarse a horas inusuales para llegar a los establecimientos ubicados en otras localidades, lo que no les permitía realizar otras actividades que para los habitantes de los parajes son indispensables. “Para asegurar la permanencia de los alumnos el Gobierno de la Provincia garantizaba el traslado hasta los centros educativos ubicados en otras regiones pero lógicamente se levantaban muy temprano y era muy sacrificado para niños de 11 años”.

“En las instituciones es difícil se haga cría de animales porque se genera un conflicto en la época del receso invernal en el que nadie puede cuidarlos. Pero sí se usa la huerta, sobre todo en las zonas más fértiles”, contó y agregó que sus pares del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción y el INTA trabajan mucho en ese tipo de escuelas para llevar conocimientos y materiales para la construcción de vergeles que sirven para que las familias lleven alimentos a su casa y porqué no, se contagien y hagan una si todavía no tienen.

“En el paraje Las Lagunitas no hay casi vegetación por lo que el trabajo de los técnicos para hacer cultivos es muy importante ya que lleva un gran trabajo preparar esas tierras. El ejemplo que hay en la zona es Represa del Carmen en donde la directora de la escuela tiene desde hace 14 años una huerta bellísima que consiguió con mucho estudio y trabajo”, aseguró y agregó que en los hogares de los niños ya realizan la misma actividad agrícola y que además les enseñan a hacer conservas.

Desde siempre se supo que el maestro rural es un maestro especial, no solo en cómo da los contenidos, sino que tienen una sensibilidad particular y una clara vocación que inevitablemente los lleva a involucrarse con sus niños en su totalidad. Es decir el estudiante como una persona que siente, piensa, acciona y observa, y no como un mero depósito de contenidos. “La modalidad que tienen las escuelas generativas, en la que todos los niños están en un mismo espacio, reunidos por agrupamientos y en donde se dan los contenidos a través de un eje conductor que sea del interés de los que deben aprender, se da desde hace tiempo en los establecimientos rurales. A esos maestros es muy común que lleguen con una clase armada pero resulta ser que al fin de semana siguiente el paraje tiene, por ejemplo una fiesta. En esos casos el eje de trabajo tiene que pararse en el acontecimiento, ya que esos niños no tendrán nada más en la cabeza”, ejemplificó Fabiana que es docente y se crió en un pequeño pueblo de La Pampa en donde visibilizó por primera vez, esa forma tan peculiar y comprometida de los maestros para ejercer.

“El vínculo con los chicos es muy cercano. El maestro cumple un rol social muy importante ya que en algunos lugares lo único que hay es la escuela y por allí pasa la vida de los lugareños. Me contaba la directora de la escuela "Granadero Tomás Cuello" de Paso del Rey que en vacaciones de invierno con el grupo de papás pintaron el establecimiento”, enfatizó como una forma de dar cuenta cuan cercana es la relación con las familias que allí asisten.

Otra de las políticas provinciales como es la de “Pañuelos Solidarios” también ha tenido muy buena repercusión en las zonas más inhóspitas de San Luis “El desembarco del plan en los distintos parajes, ha sido muy fructífero en cuanto a la asistencia de los niños. Algunos para llegar a la escuela deben transitar varios kilómetros en zonas muy frías y con vehículos de tracción a sangre o a pie, por lo que no siempre llegaban. Ahora que sus padres trabajan y deben cumplir con sus horas de trabajo los niños van a diario a clases”, dijo la funcionaria que tenía ese dato gracias al director de la escuela de Santa Rosa del Gigante. También se sabe son los mismos maestros en sus autos quienes se encargaban de pasar a buscar a esos niños para que asistieran al establecimiento.

Ahora llegará el gran momento para los alumnos que tengan que comenzar a cursar el último tramo de la escuela. La noticia vino de la mano del Gobernador hace poco días y el Ministerio de Educación se organiza para cumplimentar con todos los requerimientos para que empiecen a funcionar. “Hay cuatro circuitos o zonas para trabajar en el desarrollo del proyecto de escuelas rurales secundarias. Los directivos plantearon la necesidad de alcanzar ese nivel en la educación rural y hacerlo pensando en la realidad que viven esos jóvenes para ayudarlos a insertarse en el mundo laboral”, dijo.

“La ruralidad es la matriz de las generativas que no es más que trabajar con lo que viven los niños que cambia semana a semana. A los docentes que le temen a la iniciativa les comunicamos que no es más que lo que ya hacen” aclaró la docente de educación física que sostiene que en esas escuelas alejadas los maestros deben ser extremadamente creativos no sólo para dar sus clases si no para superar todas las dificultades sociales que existen. 

¿Pero qué es adaptarse a la realidad de ese adolescente? “San Luis es muy amplio y cada zona tiene su particularidad por lo que será determinante saber en cada sitio qué y cómo se enseña y de esa manera hacer que los chicos terminen la escuela en compañía de sus padres”, aseguró Pagola y agregó que ante las dificultades de los alumnos es posible hacer arreglos: “Podemos ver de qué manera lo cursa. Puede que  si algún día el alumno no puede concurrir a la escuela exista la posibilidad mandarle sus deberes”.

“La idea es que haya una escuela por cada paraje de San Luis. La zona por la que comenzaremos ahora será Santa Rosa del Gigante cerca de la ruta 147, a los que también se le sumarán los parajes de Naranjo Esquino, Represa del Carmen y Las Lagunitas separados por 20 kilómetros cada uno, representarán el primer circuito. Los directivos trabajan en ese proyecto porque consideramos indispensable que lo puedan sentir como suyo. Ellos son los que conocen las necesidades de la zona”, anticipó la funcionaria.

“Las secundarias funcionarán en los mismos establecimientos que ya existen. Claro que habrá caso en los que se necesiten ciertas refacciones pero no serán grandes construcciones”, contó Pagola quien aseguró que desde todos los parajes ya se han presentado con ideas para que los niños puedan concluir sus estudios.

El arraigo rural se afianza en la medida de que el Estado se ocupe de brindar herramientas. “Son familias enteras las que en algunos casos se trasladan a centros urbanos para que sus hijos vayan a la escuela y dejan su casa de toda la vida y su fuente genuina de trabajo. Eso inevitablemente, de no hacer nada, terminaría en el vaciamiento del interior de la provincia. Ese es el viejo modelo repetido de las grandes urbanizaciones  el que no queremos repetir en donde la gente no puede desarrollarse económicamente”, enfatizó la funcionaria. 

Agua, luz, erradicación de viviendas ranchos, reposición de animales enfermos y ayudas para la mejora genética, "Pañuelo Solidarios", “son todas políticas para que la gente se quede en el campo”, analizó Pagola.

En algunos lugares ya hay secundaria, ya sea porque están desde hace muchos años en localidades más grandes o porque a implementación de las Escuelas Digitales permitió que haya nivel secundario.

“A la mayoría de las escuelas rurales de personal único (PU) en donde hay un director que además es maestro, requerirán del agregado del nivel. Sin embargo otras rurales más grandes denominadas de tercera categoría que tienen el primer ciclo, se les agregará la especialidad que se da en 4º, 5º y 6º año”.

“En toda la provincia más de 2.200 chicos serán impactados por esta medida. En ese número no entran aquellos que se hayan trasladado a otras instituciones y   los que  abandonaron sus estudios y que pretendemos se sumen a la nueva iniciativa”, concluyó la docente.

Es un hecho que los parajes son la prioridad. Cuidar su economía, mejorar su calidad de vida, embellecer los lugares donde viven y ahora, la educación que podrán terminarla cerca de sus familias para continuar la tradición de muchas generaciones que trabajaron duro la tierra pero que nunca pudieron alcanzar la meta de terminar sus estudios.

Una escuela con "Buena Esperanza"

Luego de que el gobernador de San Luis anunciara en el segundo acto de la presentación del Plan Sueños Puntanos en el salón de usos múltiples de la ULP, la creación de secundarios en zonas poco accesibles, recibió el agradecimiento público de varios directores de escuelas que saben al dedillo la necesidad de que exista un nivel más alto para que los chicos terminen sus estudios sin tener que abandonar su pueblo.

En ese mismo encuentro, Rodríguez Saá, aseguró que la Escuela Generativa Agroindustrial de Buena Esperanza, con un edificio que había sido inaugurado en 2017, abría sus puertas.

El 10 de julio la ministra de Educación, Natalia Spinuzza, anticipó a El Diario de la República que iban a comenzar a anotar alumnos.

Así fue que hasta la fecha, 35 jóvenes  completaron los formularios requeridos para hacer una preinscripción lo que para el Ministerio de Educación representa una muy buena respuesta por parte de los padres que se muestran interesados en la propuesta.

Informaron que los cupos serán más acotados que para el resto de las generativas. Recibirán solo 60 alumnos ya que en esta primera etapa podrán asistir adolescentes de entre 12 y 15 años que cursen el ciclo básico. Es decir, 1º, 2º y 3º año .   

Según fuentes oficiales las clases comenzarán en setiembre por lo que se encuentran en la búsqueda del equipo docente.

La ministra aseguró que en menos de tres días se completó la mitad del cupo y destacó lo positivo que será la nueva modalidad en la zona.

En cuanto a los agradecimientos que el Gobernador recibió de los directivos de las escuelas rurales que tendrán secundaria estuvieron la Escuela de Represa del Carmen, la de Chosmes y la del paraje Los Lobos. Todos coincidieron en que se trata de una innovadora implementación que será de gran ayuda para las familias puntanas del interior.

Además destacaron que en San Luis la equidad, la garantía de ser educados, la inclusión no quedan en palabras y anuncios vacios, sino que pueden verse a cada paso.  

Logín