eldiariodelarepublica.com
Sigue en estado crítico el bebé que se ahogó en una pileta de lona

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Sigue en estado crítico el bebé que se ahogó en una pileta de lona

El pequeño de un año y tres meses, que el miércoles fue encontrado boca abajo por sus padres en una Pelopincho, está internado en Terapia Intensiva Pediátrica del Hospital San Luis.

 

Un día después del hecho, el bebé puntano de un año y tres meses continúa luchando por su vida en Terapia Intensiva Pediátrica del Hospital San Luis. El niño, vecino del barrio Eva Perón de la capital, se encuentra “en estado crítico y con pronóstico reservado”, según el segundo parte médico oficial, emitido este jueves poco antes de las 13.

En el mismo informe, el Hospital detalló que el niño ingresó grave el miércoles a las 14 con diagnóstico “ahogamiento por inmersión” y que había tenido un paro cardiorrespiratorio. Luego, en Terapia Intensiva Pediátrica sufrió otro paro.

Crónica del rescate

El miércoles, cerca de las 13, un bebé de un año y tres meses fue hallado ahogado en una pileta de lona tipo Pelopincho, en su casa de la manzana 35 del barrio Eva Perón de la capital puntana. “Lograron reanimarlo y está internado, en estado crítico, en la terapia intensiva del Hospital San Luis”, informó una fuente de la Comisaría 39ª, donde el pequeño recibió los primeros auxilios por parte de uno de los efectivos de la dependencia.

“El papá, Juan Calderón, de 23 años, llegó corriendo con el niño en brazos, pidiendo que lo reanimáramos porque se había ahogado en una pileta. Dijo que estaba jugando y que, de repente, él y la madre lo perdieron de vista. Lo encontraron boca abajo sumergido en el agua, dentro de la pileta”, comentó el oficial principal Patricio Escudero, de la Comisaría 39ª.

Según fuentes policiales, la pileta mide 1,50 por 0,80 metros, aproximadamente, y tenía una carga de agua que alcanzaba unos 30 centímetros de altura cuando el niño se ahogó.

Escudero fue el policía que le practicó al pequeño las primeras maniobras de RCP (reanimación cardiopulmonar) para reanimarlo, y logró que expulsara un poco del agua que había tragado. Pero, al verlo morado y con la mirada perdida y débil, sin pensarlo decidió trasladarlo en un móvil policial hasta el hospital más cercano, el del barrio Cerro de la Cruz. Dijo que optó por no llamar a una ambulancia porque perder más tiempo podría haber sido fatal.

Una vez que llegaron al Hospital Cerro de la Cruz, los médicos de la guardia continuaron con las prácticas de RCP. Luego solicitaron el apoyo de la coordinadora médica del Sempro (Servicio de Emergencias Médicas Provincial), Soledad Quinteros.

“A mí me llamaron a las 13:05 desde el hospital y me avisaron que el paciente estaba en paro, así que activé un móvil y salí desde el call center –del Sempro– hasta allá”, señaló Quinteros.

Y detalló: “Fui con una operadora y le pedí al 911 y a efectivos de la Policía que me activaran las salidas para llegar rápido. Cuando llegué, al bebé le estaban haciendo un RCP, llevaban pocos minutos”.

Señaló que ella cumplió un ciclo de 18 minutos practicándole la maniobra que resultó positiva. Además, dijo que debieron darle calor al niño,ya que presentaba un estado hipotérmico y había que esperar a que se le calentara el cuerpo para descartar que hubiera fallecido.

“Salió del paro, llamé al Hospital San Luis para solicitar la terapia intensiva y lo trasladamos en ambulancia hasta ahí. Trabajamos unos 40 minutos desde que recibimos el llamado”, aseguró.

Quinteros agregó que habló con los papás del menor y ellos no sabían el tiempo que el pequeño pudo haber estado sumergido en el agua. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Sigue en estado crítico el bebé que se ahogó en una pileta de lona

El pequeño que está internado en Terapia Intensiva Pediátrica del Hospital San Luis, antes fue auxiliado por policías de la Comisaría 39ª, médicos del Hospital Cerro de la Cruz y la coordinadora del SEMPRO. 

El pequeño de un año y tres meses, que el miércoles fue encontrado boca abajo por sus padres en una Pelopincho, está internado en Terapia Intensiva Pediátrica del Hospital San Luis.

 

Un día después del hecho, el bebé puntano de un año y tres meses continúa luchando por su vida en Terapia Intensiva Pediátrica del Hospital San Luis. El niño, vecino del barrio Eva Perón de la capital, se encuentra “en estado crítico y con pronóstico reservado”, según el segundo parte médico oficial, emitido este jueves poco antes de las 13.

En el mismo informe, el Hospital detalló que el niño ingresó grave el miércoles a las 14 con diagnóstico “ahogamiento por inmersión” y que había tenido un paro cardiorrespiratorio. Luego, en Terapia Intensiva Pediátrica sufrió otro paro.

Crónica del rescate

El miércoles, cerca de las 13, un bebé de un año y tres meses fue hallado ahogado en una pileta de lona tipo Pelopincho, en su casa de la manzana 35 del barrio Eva Perón de la capital puntana. “Lograron reanimarlo y está internado, en estado crítico, en la terapia intensiva del Hospital San Luis”, informó una fuente de la Comisaría 39ª, donde el pequeño recibió los primeros auxilios por parte de uno de los efectivos de la dependencia.

“El papá, Juan Calderón, de 23 años, llegó corriendo con el niño en brazos, pidiendo que lo reanimáramos porque se había ahogado en una pileta. Dijo que estaba jugando y que, de repente, él y la madre lo perdieron de vista. Lo encontraron boca abajo sumergido en el agua, dentro de la pileta”, comentó el oficial principal Patricio Escudero, de la Comisaría 39ª.

Según fuentes policiales, la pileta mide 1,50 por 0,80 metros, aproximadamente, y tenía una carga de agua que alcanzaba unos 30 centímetros de altura cuando el niño se ahogó.

Escudero fue el policía que le practicó al pequeño las primeras maniobras de RCP (reanimación cardiopulmonar) para reanimarlo, y logró que expulsara un poco del agua que había tragado. Pero, al verlo morado y con la mirada perdida y débil, sin pensarlo decidió trasladarlo en un móvil policial hasta el hospital más cercano, el del barrio Cerro de la Cruz. Dijo que optó por no llamar a una ambulancia porque perder más tiempo podría haber sido fatal.

Una vez que llegaron al Hospital Cerro de la Cruz, los médicos de la guardia continuaron con las prácticas de RCP. Luego solicitaron el apoyo de la coordinadora médica del Sempro (Servicio de Emergencias Médicas Provincial), Soledad Quinteros.

“A mí me llamaron a las 13:05 desde el hospital y me avisaron que el paciente estaba en paro, así que activé un móvil y salí desde el call center –del Sempro– hasta allá”, señaló Quinteros.

Y detalló: “Fui con una operadora y le pedí al 911 y a efectivos de la Policía que me activaran las salidas para llegar rápido. Cuando llegué, al bebé le estaban haciendo un RCP, llevaban pocos minutos”.

Señaló que ella cumplió un ciclo de 18 minutos practicándole la maniobra que resultó positiva. Además, dijo que debieron darle calor al niño,ya que presentaba un estado hipotérmico y había que esperar a que se le calentara el cuerpo para descartar que hubiera fallecido.

“Salió del paro, llamé al Hospital San Luis para solicitar la terapia intensiva y lo trasladamos en ambulancia hasta ahí. Trabajamos unos 40 minutos desde que recibimos el llamado”, aseguró.

Quinteros agregó que habló con los papás del menor y ellos no sabían el tiempo que el pequeño pudo haber estado sumergido en el agua. 

Logín