eldiariodelarepublica.com
Educación inició el proceso para regularizar las escuelas privadas

Escuchá acá la 90.9
X

Educación inició el proceso para regularizar las escuelas privadas

La ministra Paulina Calderón explicó que de las 60 que hay en la provincia, 36 reciben alguna subvención.

El Ministerio de Educación comenzó un proceso administrativo para regularizar la situación de todas las escuelas de gestión privada de la provincia. Estas instituciones deberán actualizar sus legajos, cumplimentar los trámites para quedar oficializadas y de esa manera podrán tramitar los subsidios correspondientes. La ministra Paulina Calderón destacó que “a partir del pedido oficial que cada una nos hace para acceder a la subvención, nos dimos cuenta que muchas de ellas tenían su documentación desactualizada y eso no las dejaba en regla”.

Entre esos trámites Calderón citó “cuál es su situación ante Personas Jurídicas, si presentan las actas de las asambleas y los balances; algunas también tienen sus rendiciones de fondos atrasadas y por eso les estamos pidiendo que lo hagan en tiempo y forma”. Además aclaró que “la subvención se otorga solo para el pago de sueldos de los docentes, que puede ser del cien por ciento en algunos pocos casos, hasta el 35 que es lo mínimo que reciben”. Y explicó que el Estado provincial solo subvenciona “un porcentaje del salario de aquel docente que dicta los contenidos básicos obligatorios”.

Las escuelas públicas de gestión privada en toda la provincia son 60, de las cuales 24 se encuentran oficializadas o en proceso de serlo y no reciben aportes de parte del Estado. Mientras que 36 tienen subvención en algún porcentaje según cada convenio, es decir, algunas solo tienen un nivel subsidiado (Inicial, Primario o Secundario) y otras, más de uno. Además, cuentan con 16.971 alumnos que representan el 13 por ciento de la matrícula total de la provincia.

Calderón explicó que el objetivo que persiguen “es ayudar a las escuelas a regularizar su situación porque algunas comenzaron los trámites y no los han concluido. O bien porque les faltaba alguna documentación de los docentes, que es algo que pide la Junta de Clasificación, o por no cumplir con cuestiones edilicias que también son importantes. La intención es darle plazos, prórrogas o lo que haga falta para que puedan completar su oficialización”. 

La ministra detalló que “la Ley Nacional 26.206 contempla las distintas formas de escuelas: públicas de gestión estatal, privada o social. Además en San Luis contamos con nuestra propia Ley de Escuelas Públicas de Gestión Privada (II-0036-2004) con su decreto reglamentario (6305-ME-2007) que establece el otorgamiento de subsidios”.

Lo que la funcionaria admitió es que “no están reglamentados los porcentajes de fondos que deben ser otorgados”. Y recordó que “las viejas escuelas, que son las confesionales, y también las más grandes, fueron transferidas desde la Nación a la Provincia luego de aprobarse la Ley Federal de Educación en 1993 con una subvención que ya recibían del Estado nacional. Pero con la sanción de la ley provincial, el Gobierno se hizo cargo de subvencionarlas y de incorporar también a las nuevas instituciones que se crearon”.

El sistema que se aplica hoy, a partir de la nueva ley, “es firmar convenios con las asociaciones que administran las escuelas privadas para que reciban las subvenciones. Aunque no todas los reciben. Todas piden recibir el subsidio porque la ley provincial establece que a los dos años de funcionar pueden hacer el pedido, pero para poder concretarse deben cumplimentar los trámites que se exigen y estar oficializadas”.

Calderón estimó que luego de alcanzar ese objetivo “se pueden concretar una serie de nuevos acuerdos sobre todo en este momento tan complicado por la situación económica del país. Convengamos que hay muchas familias a las que ahora se les hace cada vez más difícil poder pagar una cuota mensual”.

También confirmó que “hay mucha morosidad en el pago de las cuotas y matrículas. Y lo sabemos porque al ministerio vienen muchos padres a decirnos que a su hijo no le dan la libreta cuando los quieren cambiar de escuela. Y hacen eso como una forma de llegar a un acuerdo para que paguen los dos o tres meses que todavía deben”. En esos casos, contó que se citan a las autoridades y a los padres para que firmen un acuerdo de pago de esa deuda y a cambio el padre obtiene la libreta, porque según dijo “no se le puede retener esa documentación, ya que el alumno es quien tiene ese derecho”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Educación inició el proceso para regularizar las escuelas privadas

La ministra Paulina Calderón explicó que de las 60 que hay en la provincia, 36 reciben alguna subvención.

En regla. La mayoría de los colegios privados tienen que actualizar sus legajos en el Ministerio. Foto: El Diario.

El Ministerio de Educación comenzó un proceso administrativo para regularizar la situación de todas las escuelas de gestión privada de la provincia. Estas instituciones deberán actualizar sus legajos, cumplimentar los trámites para quedar oficializadas y de esa manera podrán tramitar los subsidios correspondientes. La ministra Paulina Calderón destacó que “a partir del pedido oficial que cada una nos hace para acceder a la subvención, nos dimos cuenta que muchas de ellas tenían su documentación desactualizada y eso no las dejaba en regla”.

Entre esos trámites Calderón citó “cuál es su situación ante Personas Jurídicas, si presentan las actas de las asambleas y los balances; algunas también tienen sus rendiciones de fondos atrasadas y por eso les estamos pidiendo que lo hagan en tiempo y forma”. Además aclaró que “la subvención se otorga solo para el pago de sueldos de los docentes, que puede ser del cien por ciento en algunos pocos casos, hasta el 35 que es lo mínimo que reciben”. Y explicó que el Estado provincial solo subvenciona “un porcentaje del salario de aquel docente que dicta los contenidos básicos obligatorios”.

Las escuelas públicas de gestión privada en toda la provincia son 60, de las cuales 24 se encuentran oficializadas o en proceso de serlo y no reciben aportes de parte del Estado. Mientras que 36 tienen subvención en algún porcentaje según cada convenio, es decir, algunas solo tienen un nivel subsidiado (Inicial, Primario o Secundario) y otras, más de uno. Además, cuentan con 16.971 alumnos que representan el 13 por ciento de la matrícula total de la provincia.

Calderón explicó que el objetivo que persiguen “es ayudar a las escuelas a regularizar su situación porque algunas comenzaron los trámites y no los han concluido. O bien porque les faltaba alguna documentación de los docentes, que es algo que pide la Junta de Clasificación, o por no cumplir con cuestiones edilicias que también son importantes. La intención es darle plazos, prórrogas o lo que haga falta para que puedan completar su oficialización”. 

La ministra detalló que “la Ley Nacional 26.206 contempla las distintas formas de escuelas: públicas de gestión estatal, privada o social. Además en San Luis contamos con nuestra propia Ley de Escuelas Públicas de Gestión Privada (II-0036-2004) con su decreto reglamentario (6305-ME-2007) que establece el otorgamiento de subsidios”.

Lo que la funcionaria admitió es que “no están reglamentados los porcentajes de fondos que deben ser otorgados”. Y recordó que “las viejas escuelas, que son las confesionales, y también las más grandes, fueron transferidas desde la Nación a la Provincia luego de aprobarse la Ley Federal de Educación en 1993 con una subvención que ya recibían del Estado nacional. Pero con la sanción de la ley provincial, el Gobierno se hizo cargo de subvencionarlas y de incorporar también a las nuevas instituciones que se crearon”.

El sistema que se aplica hoy, a partir de la nueva ley, “es firmar convenios con las asociaciones que administran las escuelas privadas para que reciban las subvenciones. Aunque no todas los reciben. Todas piden recibir el subsidio porque la ley provincial establece que a los dos años de funcionar pueden hacer el pedido, pero para poder concretarse deben cumplimentar los trámites que se exigen y estar oficializadas”.

Calderón estimó que luego de alcanzar ese objetivo “se pueden concretar una serie de nuevos acuerdos sobre todo en este momento tan complicado por la situación económica del país. Convengamos que hay muchas familias a las que ahora se les hace cada vez más difícil poder pagar una cuota mensual”.

También confirmó que “hay mucha morosidad en el pago de las cuotas y matrículas. Y lo sabemos porque al ministerio vienen muchos padres a decirnos que a su hijo no le dan la libreta cuando los quieren cambiar de escuela. Y hacen eso como una forma de llegar a un acuerdo para que paguen los dos o tres meses que todavía deben”. En esos casos, contó que se citan a las autoridades y a los padres para que firmen un acuerdo de pago de esa deuda y a cambio el padre obtiene la libreta, porque según dijo “no se le puede retener esa documentación, ya que el alumno es quien tiene ese derecho”.

Logín