eldiariodelarepublica.com
Enviaron a la cárcel a un joven detenido por abuso sexual en Unión

Escuchá acá la 90.9
X

Enviaron a la cárcel a un joven detenido por abuso sexual en Unión

Marcos Fernández ultrajó y golpeó a una nena de 12 años a principios de enero. La Policía lo salvó de que sus vecinos lo lincharan.

La intervención de la Policía salvó a Marcos Fernández de que el vecindario de la localidad de Unión lo linchara en la comisaría del pueblo, cuando corrió la noticia de que había violado a una nena de 12 años. De lo que no tuvo manera de zafar fue del procesamiento y la prisión preventiva, que le impuso este martes al mediodía el juez de instrucción Penal 1 de Villa Mercedes, Alfredo Cuello.

El magistrado le confirmó a El Diario que procesó a Fernández, de 18 años, “por considerarlo autor del delito de abuso sexual con acceso carnal”.

El caso se conoció el domingo 6 de enero y causó indignación entre los vecinos de la localidad ubicada a 318 kilómetros al sur de la ciudad de San Luis por las características del hecho en sí protagonizado por Fernández, por la forma en que sometió a la nena. Pero además acarreó fastidio por el supuesto antecedente: según informó la Policía, la madre de la niña declaró en la comisaría 21ª que tiempo antes el violador y su hija habían sido novios y habían convivido seis meses en su casa, con su consentimiento. Esa admisión daba por sobreentendido que la chiquita había tenido relaciones sexuales con el joven, durante ese tiempo.

Este martes, consultado por El Diario, el juez Alfredo Cuello señaló que en el procesamiento le imputó a Fernández sólo el hecho que motivó la detención, ocurrido el domingo 6 de este mes.

Cuando el periodista le consultó si esos supuestos hechos previos estaban incluidos en la investigación, el magistrado respondió que no tiene, hasta ahora, nada que lo haga vislumbrar que pueden haber existido abusos anteriores.

“No surgió sospecha alguna al respecto, en la tramitación de la causa en esta etapa, no hemos advertido que algún episodio de esa naturaleza haya podido existir”, respondió.

Al hacerle mención a la presunta convivencia que habrían tenido la niña y el joven acusado, mencionada aparentemente por la madre de la nena ante la Policía, el juez dijo que “no es prueba que se haya podido lograr durante esta etapa. Comentarios hay, pero nada más que eso”.

Trascendió que, en consonancia con esas afirmaciones, en su resolución, basándose en los informes médicos que ha recibido, el magistrado da por cierto que la violación que sufrió el domingo 6 fue la primera vez que la niña sufrió acceso carnal.

En su pronunciamiento, el juez Cuello mencionó la violencia y las amenazas que la víctima sufrió de parte del agresor. En el cuerpo de la nena, que estuvo cuatro días internada en el policlínico regional “Juan Domingo Perón”, de Villa Mercedes, además de las lesiones de la violación, quedaron las de los golpes que Fernández le propinó, al sacarla a la fuerza del boliche “Marrakesh Disco”.

Fue a la madrugada. La nena le contó a su madre, después, que el joven la hizo salir contra su voluntad de la disco. La obligó a caminar hacia las afueras del pueblo por un camino que va hacia el noroeste, y en inmediaciones del cementerio, ubicado a unos tres kilómetros de la población, la violó en el monte.

La nena, golpeada, sometida sexualmente, estaba aterrada. Le habría dicho al violador que la acompañara hasta su casa porque su mamá no estaba, y ahí podrían estar solos sin que nadie los molestara. Él accedió y volvieron hacia el pueblo. Cuando llegaban a la casa, la niña entró muerta de miedo. Al principio no le habría revelado a su madre quién la había agredido, ni que había sido abusada. Después contó todo y le dijo quién había sido el autor.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Enviaron a la cárcel a un joven detenido por abuso sexual en Unión

Marcos Fernández ultrajó y golpeó a una nena de 12 años a principios de enero. La Policía lo salvó de que sus vecinos lo lincharan.

Fernández en uno de sus traslados mientras estuvo detenido. Foto: Policía de San Luis.

La intervención de la Policía salvó a Marcos Fernández de que el vecindario de la localidad de Unión lo linchara en la comisaría del pueblo, cuando corrió la noticia de que había violado a una nena de 12 años. De lo que no tuvo manera de zafar fue del procesamiento y la prisión preventiva, que le impuso este martes al mediodía el juez de instrucción Penal 1 de Villa Mercedes, Alfredo Cuello.

El magistrado le confirmó a El Diario que procesó a Fernández, de 18 años, “por considerarlo autor del delito de abuso sexual con acceso carnal”.

El caso se conoció el domingo 6 de enero y causó indignación entre los vecinos de la localidad ubicada a 318 kilómetros al sur de la ciudad de San Luis por las características del hecho en sí protagonizado por Fernández, por la forma en que sometió a la nena. Pero además acarreó fastidio por el supuesto antecedente: según informó la Policía, la madre de la niña declaró en la comisaría 21ª que tiempo antes el violador y su hija habían sido novios y habían convivido seis meses en su casa, con su consentimiento. Esa admisión daba por sobreentendido que la chiquita había tenido relaciones sexuales con el joven, durante ese tiempo.

Este martes, consultado por El Diario, el juez Alfredo Cuello señaló que en el procesamiento le imputó a Fernández sólo el hecho que motivó la detención, ocurrido el domingo 6 de este mes.

Cuando el periodista le consultó si esos supuestos hechos previos estaban incluidos en la investigación, el magistrado respondió que no tiene, hasta ahora, nada que lo haga vislumbrar que pueden haber existido abusos anteriores.

“No surgió sospecha alguna al respecto, en la tramitación de la causa en esta etapa, no hemos advertido que algún episodio de esa naturaleza haya podido existir”, respondió.

Al hacerle mención a la presunta convivencia que habrían tenido la niña y el joven acusado, mencionada aparentemente por la madre de la nena ante la Policía, el juez dijo que “no es prueba que se haya podido lograr durante esta etapa. Comentarios hay, pero nada más que eso”.

Trascendió que, en consonancia con esas afirmaciones, en su resolución, basándose en los informes médicos que ha recibido, el magistrado da por cierto que la violación que sufrió el domingo 6 fue la primera vez que la niña sufrió acceso carnal.

En su pronunciamiento, el juez Cuello mencionó la violencia y las amenazas que la víctima sufrió de parte del agresor. En el cuerpo de la nena, que estuvo cuatro días internada en el policlínico regional “Juan Domingo Perón”, de Villa Mercedes, además de las lesiones de la violación, quedaron las de los golpes que Fernández le propinó, al sacarla a la fuerza del boliche “Marrakesh Disco”.

Fue a la madrugada. La nena le contó a su madre, después, que el joven la hizo salir contra su voluntad de la disco. La obligó a caminar hacia las afueras del pueblo por un camino que va hacia el noroeste, y en inmediaciones del cementerio, ubicado a unos tres kilómetros de la población, la violó en el monte.

La nena, golpeada, sometida sexualmente, estaba aterrada. Le habría dicho al violador que la acompañara hasta su casa porque su mamá no estaba, y ahí podrían estar solos sin que nadie los molestara. Él accedió y volvieron hacia el pueblo. Cuando llegaban a la casa, la niña entró muerta de miedo. Al principio no le habría revelado a su madre quién la había agredido, ni que había sido abusada. Después contó todo y le dijo quién había sido el autor.

Logín