Escuchá acá la 90.9
X

En la UNSL desarrollan lentes especiales para no videntes

Aseguran que tienen un mayor alcance para indicar obstáculos. Las imágenes se procesan como sonidos. 

Científicos de la UNSL trabajan en el desarrollo de lentes para personas no videntes, un proyecto que planean materializar en un prototipo a principios del año próximo para beneficiar a la población con ceguera parcial o total. Según explicó el director del equipo e ingeniero electrónico, Emanuel Trabes, se trata de un dispositivo equipado con una cámara de video para la captación de imágenes que, tras su procesamiento, llegan al usuario auditivamente.

"En principio sería similar a unos binoculares, con las cámaras colocadas sobre un marco de lente que le indican a la persona dónde están los obstáculos mientras se va moviendo. Lo que pretendemos es darle mayor autonomía a los usuarios, indicándoles las distancias y ofreciéndoles la mayor cantidad de información posible a través del procesamiento de las imágenes que va captando el dispositivo", explicó Trabes, quien realizó un doctorado en Control de Sistemas en el Instituto Argentino de Oceanografía de Bahía Blanca (Buenos Aires), donde trabajó en robótica subacuática.

Según indicó el especialista, si bien en el mercado existen anteojos similares a los que comenzaron a desarrollar (Ver "En el mercado..."), la innovación introducida por los investigadores de la UNSL radica en que su desarrollo brindaría una mayor autonomía a quienes los utilicen, ayudándoles a advertir si en el camino hay pozos, circulan autos o si las veredas están en malas condiciones.

"De los que se ofrecen actualmente, no hay ninguno como nuestra propuesta porque no funcionan como indicadores sino que leen, por ejemplo, las etiquetas de productos o que funcionan con asistencia remota", dijo Trabes de 31 años, quien cuenta con el asesoramiento del docente y colega Julio Dondo, e integra el proyecto junto a dos fonoaudiólogas, una psicóloga y tres estudiantes avanzados de la carrera Ingeniería Electrónica.

Para conocer más de cerca la falta de la visión, el equipo interdisciplinario realizó entrevistas con dos estudiantes de la casa de estudios que padecen ceguera, lo que les permitió saber sobre sus principales limitaciones al momento de transitar por la vía pública y en espacios en los que se desplazan por primera vez.

"Nos contaron que tienen muchos problemas con las veredas porque están en muy malas condiciones y también que muchas veces se desorientan y se pierden cuando llegan a una intersección donde confluyen varias calles. Algo similar nos dijeron sobre las plazas porque no tienen puntos de referencia lineales para trasladarse", explicó el titular del proyecto.

Si bien el equipo lleva menos de un año trabajando en los lentes para personas no videntes, Trabes dijo que su intención es contar con el primer prototipo a principios de 2020, una fuerte apuesta si se contempla que cuentan con los recursos mínimos para su desarrollo.

"A la idea la presentamos en el último concurso de innovación de la Universidad, pero no quedamos entre los que ganaron y accedieron a un subsidio. Por eso  vamos a tratar de adaptarnos a nuestro presupuesto, al menos para tener un modelo de prueba", señaló.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

En la UNSL desarrollan lentes especiales para no videntes

Aseguran que tienen un mayor alcance para indicar obstáculos. Las imágenes se procesan como sonidos. 

Julio Dondo y Emanuel Trabes comenzaron a desarrollar los anteojos a principios de este año. Foto: Prensa UNSL.

Científicos de la UNSL trabajan en el desarrollo de lentes para personas no videntes, un proyecto que planean materializar en un prototipo a principios del año próximo para beneficiar a la población con ceguera parcial o total. Según explicó el director del equipo e ingeniero electrónico, Emanuel Trabes, se trata de un dispositivo equipado con una cámara de video para la captación de imágenes que, tras su procesamiento, llegan al usuario auditivamente.

"En principio sería similar a unos binoculares, con las cámaras colocadas sobre un marco de lente que le indican a la persona dónde están los obstáculos mientras se va moviendo. Lo que pretendemos es darle mayor autonomía a los usuarios, indicándoles las distancias y ofreciéndoles la mayor cantidad de información posible a través del procesamiento de las imágenes que va captando el dispositivo", explicó Trabes, quien realizó un doctorado en Control de Sistemas en el Instituto Argentino de Oceanografía de Bahía Blanca (Buenos Aires), donde trabajó en robótica subacuática.

Según indicó el especialista, si bien en el mercado existen anteojos similares a los que comenzaron a desarrollar (Ver "En el mercado..."), la innovación introducida por los investigadores de la UNSL radica en que su desarrollo brindaría una mayor autonomía a quienes los utilicen, ayudándoles a advertir si en el camino hay pozos, circulan autos o si las veredas están en malas condiciones.

"De los que se ofrecen actualmente, no hay ninguno como nuestra propuesta porque no funcionan como indicadores sino que leen, por ejemplo, las etiquetas de productos o que funcionan con asistencia remota", dijo Trabes de 31 años, quien cuenta con el asesoramiento del docente y colega Julio Dondo, e integra el proyecto junto a dos fonoaudiólogas, una psicóloga y tres estudiantes avanzados de la carrera Ingeniería Electrónica.

Para conocer más de cerca la falta de la visión, el equipo interdisciplinario realizó entrevistas con dos estudiantes de la casa de estudios que padecen ceguera, lo que les permitió saber sobre sus principales limitaciones al momento de transitar por la vía pública y en espacios en los que se desplazan por primera vez.

"Nos contaron que tienen muchos problemas con las veredas porque están en muy malas condiciones y también que muchas veces se desorientan y se pierden cuando llegan a una intersección donde confluyen varias calles. Algo similar nos dijeron sobre las plazas porque no tienen puntos de referencia lineales para trasladarse", explicó el titular del proyecto.

Si bien el equipo lleva menos de un año trabajando en los lentes para personas no videntes, Trabes dijo que su intención es contar con el primer prototipo a principios de 2020, una fuerte apuesta si se contempla que cuentan con los recursos mínimos para su desarrollo.

"A la idea la presentamos en el último concurso de innovación de la Universidad, pero no quedamos entre los que ganaron y accedieron a un subsidio. Por eso  vamos a tratar de adaptarnos a nuestro presupuesto, al menos para tener un modelo de prueba", señaló.
 

Logín