9.5°SAN LUIS - Lunes 03 de Agosto de 2020

9.5°SAN LUIS - Lunes 03 de Agosto de 2020

EN VIVO

El activismo contra la violencia sexual

Por redacción
| 26 de noviembre de 2019

Cada 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. La Organización de las Naciones Unidas(ONU), a partir de este día, impulsará 16 días de activismo contra la violencia de género en todo el mundo: marchas, concursos de arte, carreras de ciclismo y maratones, se celebrarán como parte de las actividades para promover acciones concretas que pongan fin a esta tragedia que afecta a una de cada tres mujeres de todo el mundo.

 

La campaña anual de los 16 Días de Activismo, que moviliza tanto a actores gubernamentales como al público en general, se celebra en el contexto de la campaña UNETE hasta 2030 para poner fin a la violencia contra las mujeres.

 

El tema de conmemoración de las Naciones Unidas este año, que utiliza el color naranja como símbolo de esperanza y un futuro mejor sin violencia contra las mujeres, es: “Pinta el mundo de naranja: la Generación Igualdad condena la violación”, y con ella se subraya la necesidad de poner fin a la “cultura de la violación” que está intrincada en la sociedad, ya sea en situaciones de conflicto, paz, en el hogar o en la calle.

 

A pesar de las movilizaciones mundiales dirigidas por sobrevivientes y activistas en los últimos años mediante movimientos como #MeToo, #TimesUp, #Niunamenos, #NotOneMore y #BalanceTonPorc, entre otros, la violencia sexual sigue estando normalizada e integrada en los entornos sociales.

 

La violencia contra las mujeres y las niñas sigue existiendo en todos los países. Desde la trivialización de la violación, la culpabilización de la víctima, la cosificación del cuerpo de la mujer en películas o en la televisión, la glamourización de la violencia en la publicidad o el uso constante de un lenguaje misógino; puede presenciarse a diario esta cultura de la violación.

 

La embajadora de buena voluntad de ONU Mujeres Nicole Kidman lleva prestando su voz a la causa de poner fin a la violencia contra las mujeres desde 2006. Afirmó: “Sé que todas y todos tenemos un papel que desempeñar. La campaña de los 16 Días de Activismo es un momento para que el mundo se una y tome medidas. Os insto a uniros a la campaña este año para alzar la voz contra la violación y formar parte de los esfuerzos para poner fin a todas las formas de violencia contra las mujeres”.

 

Con la puesta en marcha de la campaña mundial, ONU Mujeres hizo un llamamiento “para que las personas se opongan a la cultura generalizada de la violación que nos rodea”.

 

Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora de ONU Mujeres, afirmó: “La violación no es un breve acto aislado. Puede tener consecuencias no deseadas que cambian la vida para siempre, como un embarazo, el contagio de una enfermedad de transmisión sexual, un trauma insoportable o una sensación injustificada de vergüenza. Tanto en tiempos de paz como durante los conflictos motiva la decisión de las mujeres de abandonar su comunidad por miedo a una agresión o por la estigmatización de las sobrevivientes. Si me concedieran un deseo, bien podría ser erradicar totalmente las violaciones”.

 

Las cifras exactas de la violación y las agresiones sexuales son muy difíciles de constatar por el miedo frecuente que tienen las sobrevivientes a la hora de denunciar. Sin embargo, aproximadamente 15 millones de adolescentes (de edades entre 15 y 19 años) de todo el mundo han sufrido relaciones sexuales forzadas en algún momento de su vida.

 

Es más, 3.000 millones de mujeres y niñas viven en países en los que la violación conyugal no está explícitamente penalizada.

 

Uno de los principales retos para la prevención y erradicación de la violación y el acoso sexual es el tema del consentimiento, y la actual falta de comprensión de que solamente un “sí” significa “sí”.

 

Otro punto importante es que el consentimiento se ofrezca libremente, sin que la persona se vea inducida por el engaño, la coacción, la violencia o la amenaza de violencia, y cuando la persona esté en plena posesión de sus facultades, algo que no ocurre, por ejemplo, cuando ha bebido.

 

Además, la violencia sexual y la violación se han utilizado contra las mujeres y las niñas como herramienta intencional en algunos conflictos como, por ejemplo, en la guerra de Bosnia y Herzegovina y la de Ruanda. En Myanmar, donde más de medio millón de rohinyás huyeron del país, la violación y otras formas de violencia sexual se utilizaron para desplazar a las poblaciones. En Siria, la violencia sexual se utilizó para sonsacar información a las mujeres, y forzar la rendición de los hombres de sus familias.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...