16.3°SAN LUIS - Martes 22 de Septiembre de 2020

16.3°SAN LUIS - Martes 22 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Por una vez, el correcaminos fue el “Coyote”

El piloto cerró un gran año en el rally argentino, fue Destacado por El Diario y premiado por los periodistas puntanos.

Por Ángel Altavilla
| 29 de diciembre de 2019
Empezó como un juego, se coronó como el mejor. Miguel en el autito de su hijo, quien no se lo quería prestar.

Bajo una lluvia de confeti, el piloto Miguel Ángel Eugenio Baldoni recibió el Premio de Oro al Deportista Sanluiseño del Año. Sonreía, señalaba a su familia y recibía elogios de los colegas, por segunda vez con el trofeo dorado en menos de una década.

 

Hubo papelitos plateados, música estridente y gritos en la ceremonia del Círculo de Periodistas Deportivos. Menos de 12 horas después, la algarabía tribunera era un recuerdo dentro de la paz hogareña del campeón, al cuidado de sus hijos, que usaban a las pelotitas del árbol navideño de fútbol.

 

En esa velada, pocos apostaron a otros, varios lo vieron ganador al “Coyote”. Sin dudas ninguno se sorprendió al saber quién se quedaba con el máximo galardón en la clásica fiesta del deporte provincial.

 

Sin embargo, uno de los presentes dudaba del resultado: el propio Baldoni. “Es que había buenos deportistas que tuvieron un buen año”, dijo Miguel, y elogió el desempeño de “Puly” Villegas en pelota paleta y “Sanyo” Gutiérrez en pádel. “Varios tenían oportunidad, no me lo imaginaba porque realmente ahí competís contra atletas, con deportistas en serio”, se reía Miguel, y aclaró que el automovilismo requiere de un buen estado físico. “Pero hay otras categorías que son mucho más sacrificadas y también se lo merecen”.

 


La alegría en forma de trofeos. Baldoni, con sus últimos logros del año: el Rally y el de Oro.

 

 

Diferente al festejo que se estila con agite de espumante en el podio, en la mesa había café y mantecol. “Es un orgullo ganar semejante premio. Es un mimo a lo que hago con tanta pasión y garra”, describió el piloto a su última condecoración en 2019. Entre tanta gloria, lo que resalta Miguel de la labor que comenzó hace 14 años en un Fiat 128 en la pista del Arpadp es el apoyo familiar y de los allegados.

 

“Dejás un montón de tiempo de disfrutar con tus hijos los fines de semana”, lamentó al hablar de un deporte que ejerce de manera semiprofesional, ya que trabaja para mantener la pasión. “Soy bastante emprendedor”, explicó de su oficio real que se conecta con transportes, lo inmobiliario y un campo. “Hago un poco de todo y no tengo la posibilidad de dedicarme cien por ciento al automovilismo, pero lo hago de la mejor manera”.

 

“Los varoncitos son los más traviesos, pero a todos les gusta”, coincidieron Miguel y Esperanza Ordóñez sobre sus hijos Francisca (de 6 años), Belisario (4) y Gregorio (2), incluido el sobrino Nachi (“en cualquier momento lo subimos a un karting”, bromeó el tío). “Me gustaría que elijan lo que quieran hacer, tanto como yo tuve la posibilidad de hacer lo que más me apasiona”, ansía el piloto para sus herederos. En algo sí coinciden: son todos fanáticos de Boca Juniors.

 

El primer ídolo de Baldoni fue Federico Schmidt. “A la vuelta de mi trabajo estaba el taller de Feco y me pasaba horas visitándolo. Era un gran referente”, sostuvo. Con el tiempo aparecieron Federico Villagra y Marcos Ligato, y hoy son rivales. “Fue muy loco, porque de un día para el otro pasé a competir con mis ídolos. No podía creer que los tenía al lado”.

 

Las risas cómplices con el fotógrafo de El Diario, Martín Gómez, amante también del deporte motor y amigo desde los comienzos de Miguel, lograron que la entrevista se trasforme en una verdadera charla de café, con historias dignas de ser contadas, otras irreproducibles, pero todas con una sonrisa como remate.

 


Primero la familia. Esperanza y Miguel, con Belisario, Gregorio, Francisca y su sobrino Nachi.

 

 

Para Baldoni, “San Luis es cuna del rally” y la explicación es sencilla. “Si la comparás con Córdoba por la cantidad de habitantes y los autos que largan, es impresionante. Acá largan más de 50 autos y allá, que son más de dos millones de cordobeses, salen con la misma cantidad de autos. Entonces San Luis es cuna de rally”, explicó el piloto puntano, que a bordo de su Chevrolet Agile, navegado por Marcelo Der Ohannessian, fue campeón del Rally Argentino en el Gran Premio de Carlos Paz y quebró la hegemonía de 13 años en los que el título siempre quedó en manos cordobesas.

 

“Tenemos unos pilotos increíbles, el nivel provincial es muy bueno y somos una de las provincias más rallyceras del país, donde con más pasión se vive”, expresó contento Baldoni y sin exagerar, se conmueve por las muestras de reconocimiento que recibe. “Estoy agradecido a los periodistas y a todos los sanluiseños, porque apoyan a través de las redes sociales, en la calle, en las mismas carreras. Cuando estamos fuera de la provincia siempre hay un puntano que viene y tira buena onda”, dijo con una gran sonrisa. “La gente te tira muy buena energía y mucha onda”, expresó el titán del volante, que a principios de diciembre recibió otro reconocimiento de periodistas deportivos: fue uno de los Destacados 2019 de El Diario de la República.

 

Comentá vos tambien...