Escuchá acá la 90.9
X

Crean sillas de ruedas impresas en 3D para perros con dificultades motrices

Ya las utilizan en veterinarias de la zona y en refugios. "Tina prótesis caninas", es un emprendimiento que comenzó hace tres meses.

Una joven creó una silla de ruedas para perros con dificultades motrices impresa en 3D, y las entregó de manera gratuita a decenas de animales en la ciudad de La Plata. Luego comenzó a recibir pedidos de veterinarias de la zona, vecinos y refugios.

"Tina prótesis caninas", es un emprendimiento de Ayelén Criscuolo, quien comenzó con el proyecto hace tres meses a pedido de su hija Agostina, de nueve años, quien le propuso ayudar al perro de su vecino que había sido atropellado.

 

 

"En estos meses descubrí que lo que hago no es una elección sino una necesidad, y por eso me decidí a seguir haciendo crecer este proyecto", dijo en medios nacionales, y precisó que comenzó una campaña en Ideame para recaudar fondos con el objetivo de comprar otra impresora.

 

 

La mujer comentó que todos los productos impresos se fabrican "con un material biodegradable realizado a base de maíz", y que para los carritos utiliza caños de PVC reciclados, que consigue solicitando los descartes en obras de construcción.

"El resultado es un producto fuerte, liviano y ecológico", aseguró la innovadora.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Crean sillas de ruedas impresas en 3D para perros con dificultades motrices

Ya las utilizan en veterinarias de la zona y en refugios. "Tina prótesis caninas", es un emprendimiento que comenzó hace tres meses.

Tina prótesis caninas. El emprendimiento que ayuda a las mascotas. Foto: Internet.

Una joven creó una silla de ruedas para perros con dificultades motrices impresa en 3D, y las entregó de manera gratuita a decenas de animales en la ciudad de La Plata. Luego comenzó a recibir pedidos de veterinarias de la zona, vecinos y refugios.

"Tina prótesis caninas", es un emprendimiento de Ayelén Criscuolo, quien comenzó con el proyecto hace tres meses a pedido de su hija Agostina, de nueve años, quien le propuso ayudar al perro de su vecino que había sido atropellado.

 

 

"En estos meses descubrí que lo que hago no es una elección sino una necesidad, y por eso me decidí a seguir haciendo crecer este proyecto", dijo en medios nacionales, y precisó que comenzó una campaña en Ideame para recaudar fondos con el objetivo de comprar otra impresora.

 

 

La mujer comentó que todos los productos impresos se fabrican "con un material biodegradable realizado a base de maíz", y que para los carritos utiliza caños de PVC reciclados, que consigue solicitando los descartes en obras de construcción.

"El resultado es un producto fuerte, liviano y ecológico", aseguró la innovadora.

Logín