Escuchá acá la 90.9
X

Auderut: el fiscal pidió informes y declaraciones

Las medidas apuntan a saber si hubo personas que podrían haber evitado la golpiza mortal.

Mientras se cumplimentan las comunicaciones entre la Justicia de San Luis y de Neuquén para traer al sospechoso que fue capturado en la provincia del sur, los investigadores del homicidio de Matías Auderut continúan con la toma de declaración a testigos en el Juzgado Penal 3, y aguardan que les remitan algunos informes pedidos a la Policía y a dos bares de la avenida Illia. Son parte de las medidas que el fiscal 3, Esteban Roche, le había pedido a la jueza Penal 3, Virginia Palacios. Estas apuntan “a determinar si hay personas que podrían haber evitado lo que ocurrió, o bien que podrían haber hecho más de lo que hicieron y que la ley se los exigía”, explicó Roche.

El 18 de enero, además de procesar con prisión preventiva al malabarista y artesano correntino Federico Ariel Zamudio por el homicidio de Auderut y de dictarle la falta de mérito al artesano brasilero Gilcimar Vispo Souza, el juez Penal 2, Ariel Parrillis, ordenó hacer compulsa (copia) del expediente, para que investiguen la posible comisión de otros delitos por parte de quienes intervinieron en el altercado que se desató a las cinco de la madrugada, aproximadamente, en inmediaciones a la puerta del pub “Say No More”, ubicado en la esquina de Illia y Constitución, en pleno centro de San Luis.

Y es que, además de Zamudio, Vispo Souza y el joven capturado en Neuquén, de apellido Pino, en un video que fue hecho con su celular por una persona que estaba en el bar, se ve que también estaban allí al menos dos hombres que cumplen tareas de seguridad, uno en “Say No More”, y el otro, en un pub lindante, “Ibiza”.

Es indispensable analizar si la acción desplegada por este personal puede encuadrarse en alguna figura penal. Hugo Auderut, el papá de Matías, dejó en claro desde el comienzo que, a su entender, la función de éstos es cuidar a las personas, no dejarlos a merced de agresores. Y en la filmación se ve que hubo un empujón y golpes por parte de los custodios.

Cuando resolvió la situación de Zamudio y de Vispo Souza el juez Parrillis había explicado que en todo caso sería el Ministerio Público Fiscal quien, en base a las constancias que hubiera, determinaría en qué delitos podrían haber incurrido.

El fiscal Roche respondió a la vista que le corrieron para que emitiera opinión en relación a la compulsa. Le solicitó a la jueza que librara oficio al jefe de Policía para remitiera la nómina de los efectivos que concurrieron por los incidentes en “Say No More” aquella madrugada. También que librara oficio a la comisaría de jurisdicción, es decir la 1ª, “para que los efectivos policiales individualicen y, en su caso, notifiquen a los vecinos colindantes al local ‘Say No More’, a efectos de los mismos presten declaración testimonial/informativa en sede judicial”.

Roche también requirió que le libren oficio al bar “Ibiza”, para que informe la lista completa de empleados que trabajaron aquella noche en el negocio, y que los citaran para declaración testimonial/informativa. Y, por último, que convocaran a declarar a Silvio Tonelli, el propietario del bar “Say No More”.

El pasado 6 de marzo, la jueza Palacios ordenó que la Seccional 1ª remita copia del libro de novedades correspondiente al domingo 30 de diciembre de 2018, entre la hora cero y las ocho, además de copia certificada del personal que cumplió servicio esa jornada.

La magistrado, además, hizo lugar al requerimiento para tener el detalle del personal que trabajó aquel día en ambos pubs, y a la citación a declarar de Tonelli. Debe ir la semana entrante.

“Hemos hecho peticiones, que la jueza ya lo ordenó, que tienen que ver con solicitar los legajos de ambos bares a la Municipalidad, para ver si estaban en regla las habilitaciones correspondientes”, dijo ayer Adriana Algarbe, abogada de la familia Auderut.

“Hemos pedido otras cuestiones, que se investigue la posible comisión del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público por parte de la Municipalidad, del Ministerio de Seguridad y de la Policía, en cuanto a que, tras el primer llamado, los efectivos no habrían retirado a Auderut como correspondía. Eso surgió de la testimonial de un empleado de ‘Say No More’. Dijo que la Policía vino y no se lo llevó, lo dejó unas cuadras más allá. Esa omisión ha sido importante”, consideró.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Auderut: el fiscal pidió informes y declaraciones

Las medidas apuntan a saber si hubo personas que podrían haber evitado la golpiza mortal.

Matías. Resistió cinco días: murió el viernes 4 de enero de este año.

Mientras se cumplimentan las comunicaciones entre la Justicia de San Luis y de Neuquén para traer al sospechoso que fue capturado en la provincia del sur, los investigadores del homicidio de Matías Auderut continúan con la toma de declaración a testigos en el Juzgado Penal 3, y aguardan que les remitan algunos informes pedidos a la Policía y a dos bares de la avenida Illia. Son parte de las medidas que el fiscal 3, Esteban Roche, le había pedido a la jueza Penal 3, Virginia Palacios. Estas apuntan “a determinar si hay personas que podrían haber evitado lo que ocurrió, o bien que podrían haber hecho más de lo que hicieron y que la ley se los exigía”, explicó Roche.

El 18 de enero, además de procesar con prisión preventiva al malabarista y artesano correntino Federico Ariel Zamudio por el homicidio de Auderut y de dictarle la falta de mérito al artesano brasilero Gilcimar Vispo Souza, el juez Penal 2, Ariel Parrillis, ordenó hacer compulsa (copia) del expediente, para que investiguen la posible comisión de otros delitos por parte de quienes intervinieron en el altercado que se desató a las cinco de la madrugada, aproximadamente, en inmediaciones a la puerta del pub “Say No More”, ubicado en la esquina de Illia y Constitución, en pleno centro de San Luis.

Y es que, además de Zamudio, Vispo Souza y el joven capturado en Neuquén, de apellido Pino, en un video que fue hecho con su celular por una persona que estaba en el bar, se ve que también estaban allí al menos dos hombres que cumplen tareas de seguridad, uno en “Say No More”, y el otro, en un pub lindante, “Ibiza”.

Es indispensable analizar si la acción desplegada por este personal puede encuadrarse en alguna figura penal. Hugo Auderut, el papá de Matías, dejó en claro desde el comienzo que, a su entender, la función de éstos es cuidar a las personas, no dejarlos a merced de agresores. Y en la filmación se ve que hubo un empujón y golpes por parte de los custodios.

Cuando resolvió la situación de Zamudio y de Vispo Souza el juez Parrillis había explicado que en todo caso sería el Ministerio Público Fiscal quien, en base a las constancias que hubiera, determinaría en qué delitos podrían haber incurrido.

El fiscal Roche respondió a la vista que le corrieron para que emitiera opinión en relación a la compulsa. Le solicitó a la jueza que librara oficio al jefe de Policía para remitiera la nómina de los efectivos que concurrieron por los incidentes en “Say No More” aquella madrugada. También que librara oficio a la comisaría de jurisdicción, es decir la 1ª, “para que los efectivos policiales individualicen y, en su caso, notifiquen a los vecinos colindantes al local ‘Say No More’, a efectos de los mismos presten declaración testimonial/informativa en sede judicial”.

Roche también requirió que le libren oficio al bar “Ibiza”, para que informe la lista completa de empleados que trabajaron aquella noche en el negocio, y que los citaran para declaración testimonial/informativa. Y, por último, que convocaran a declarar a Silvio Tonelli, el propietario del bar “Say No More”.

El pasado 6 de marzo, la jueza Palacios ordenó que la Seccional 1ª remita copia del libro de novedades correspondiente al domingo 30 de diciembre de 2018, entre la hora cero y las ocho, además de copia certificada del personal que cumplió servicio esa jornada.

La magistrado, además, hizo lugar al requerimiento para tener el detalle del personal que trabajó aquel día en ambos pubs, y a la citación a declarar de Tonelli. Debe ir la semana entrante.

“Hemos hecho peticiones, que la jueza ya lo ordenó, que tienen que ver con solicitar los legajos de ambos bares a la Municipalidad, para ver si estaban en regla las habilitaciones correspondientes”, dijo ayer Adriana Algarbe, abogada de la familia Auderut.

“Hemos pedido otras cuestiones, que se investigue la posible comisión del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público por parte de la Municipalidad, del Ministerio de Seguridad y de la Policía, en cuanto a que, tras el primer llamado, los efectivos no habrían retirado a Auderut como correspondía. Eso surgió de la testimonial de un empleado de ‘Say No More’. Dijo que la Policía vino y no se lo llevó, lo dejó unas cuadras más allá. Esa omisión ha sido importante”, consideró.

Logín