eldiariodelarepublica.com
Milagros Sánchez, la embajadora del polo

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Milagros Sánchez, la embajadora del polo

Daniel Valdés

Jugó tres torneos en Estados Unidos. Compartió cancha con Esteban Cambiaso y con Nina Clarkin.

Milagros Sánchez no para de sorprender. Sus grandes actuaciones en los distintos campos de juego de Argentina, hicieron que se abra el abanico y le salga una chance internacional. Con tan sólo 18 años, esta estudiante de Contador Público, es una de las máximas referentes del polo nacional. Participó de tres torneos en Estados Unidos, donde compartió cancha con Adolfo Cambiaso –el mejor polista del planeta- y con Nina Clarkin –la número uno del mundo-. Con siete de hándicap y con la carita de nena que la delata, Mili no se apichonó y jugó como lo hace siempre. Como si estuviera en Concarán. En el Club Los Sauces. Y no es para menos, si se crió entre las patas de los caballos. Abrazó esta disciplina de muy chiquita.  La invitación, en un principio era por diez días, pero se quedó dos semanas más. La buena imagen que dejó en el certamen inicial hizo que los organizadores le propongan disputar otros dos encuentros. Jugó un par de torneos femeninos y uno mixto. En todos hizo de las suyas. Sacó a relucir su talento. Hizo magia con la bocha.

En el primer certamen femenino compartió equipo con Milagros Fernández Araujo, Melissa Ganzi y Delfina Blaquier –la mujer de Nacho Figueras-. En el segundo juego lo hizo junto a Nina Clarkin, Delfina Blaquier y Conni. Mientras que cuando fue el turno del mixto saltó a la cancha con Mark Ganzi, Pablo Macdonoug y Nina Clarkin

“Fue una gran experiencia, no solo por jugar en Estados Unidos, sino por la clase de jugadores que había. Compartir cancha con Adolfo Cambiaso y Nina Clarkin fue algo único, soñado. Siempre uno anhela jugar con los mejores, pero no pensé que esta oportunidad me iba a salir tan rápido”, dijo.

Después de disfrutar este gran momento. Donde aprendió y potenció sus virtudes, la sanluiseña regresó a Buenos Aires, pero lejos de descansar, siguió con los entrenamientos. El fin de semana estará en su Concarán natal, pero ahí nomás viajará hasta la ciudad cordobesa de Malagueño para jugar el Campeonato Argentino del Interior, donde estará defendiendo los colores de San Luis. Milagros jugará junto a Catalina Jantus (Villa Mercedes), Milagros Ordóñez (San Luis) y Martina Díaz (Villa Mercedes). La delegación puntana estará representado también por otro equipo que integran Luz y Ana Rozandal –ambas de Villa Mercedes-, Alejandra Jaesckhe (Justo Daract) y Virginia Reynaudo (Córdoba), cabe acotar que cada selección puede elegir una jugadora de otra provincia.

Terminado el campeonato en Malagueño será turno de ir a Río Cuarto para seguir con sus estudios. Ama el polo, pero no descuida su carrera. “Se pueden hacer las dos cosas”, dice con la seguridad con que encara los mimbres para buscar un gol. Y en julio se viene otro viaje, esta vez será Inglaterra el país que la reciba y disfrute de la magia de Milagros, que cada día juega mejor. De uno o de cuatro. Definiendo o armando juego, la pongan donde la pongan, Milagros siempre rinde. Le da lo mismo jugar en San Luis, Estados Unidos o Europa. Respira polo. Toda una crack.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Milagros Sánchez, la embajadora del polo

Jugó tres torneos en Estados Unidos. Compartió cancha con Esteban Cambiaso y con Nina Clarkin.

En el aire. Mili y su caballo se encaminan hacia los mimbres para anotar un gol. Foto: Gentileza.

Milagros Sánchez no para de sorprender. Sus grandes actuaciones en los distintos campos de juego de Argentina, hicieron que se abra el abanico y le salga una chance internacional. Con tan sólo 18 años, esta estudiante de Contador Público, es una de las máximas referentes del polo nacional. Participó de tres torneos en Estados Unidos, donde compartió cancha con Adolfo Cambiaso –el mejor polista del planeta- y con Nina Clarkin –la número uno del mundo-. Con siete de hándicap y con la carita de nena que la delata, Mili no se apichonó y jugó como lo hace siempre. Como si estuviera en Concarán. En el Club Los Sauces. Y no es para menos, si se crió entre las patas de los caballos. Abrazó esta disciplina de muy chiquita.  La invitación, en un principio era por diez días, pero se quedó dos semanas más. La buena imagen que dejó en el certamen inicial hizo que los organizadores le propongan disputar otros dos encuentros. Jugó un par de torneos femeninos y uno mixto. En todos hizo de las suyas. Sacó a relucir su talento. Hizo magia con la bocha.

En el primer certamen femenino compartió equipo con Milagros Fernández Araujo, Melissa Ganzi y Delfina Blaquier –la mujer de Nacho Figueras-. En el segundo juego lo hizo junto a Nina Clarkin, Delfina Blaquier y Conni. Mientras que cuando fue el turno del mixto saltó a la cancha con Mark Ganzi, Pablo Macdonoug y Nina Clarkin

“Fue una gran experiencia, no solo por jugar en Estados Unidos, sino por la clase de jugadores que había. Compartir cancha con Adolfo Cambiaso y Nina Clarkin fue algo único, soñado. Siempre uno anhela jugar con los mejores, pero no pensé que esta oportunidad me iba a salir tan rápido”, dijo.

Después de disfrutar este gran momento. Donde aprendió y potenció sus virtudes, la sanluiseña regresó a Buenos Aires, pero lejos de descansar, siguió con los entrenamientos. El fin de semana estará en su Concarán natal, pero ahí nomás viajará hasta la ciudad cordobesa de Malagueño para jugar el Campeonato Argentino del Interior, donde estará defendiendo los colores de San Luis. Milagros jugará junto a Catalina Jantus (Villa Mercedes), Milagros Ordóñez (San Luis) y Martina Díaz (Villa Mercedes). La delegación puntana estará representado también por otro equipo que integran Luz y Ana Rozandal –ambas de Villa Mercedes-, Alejandra Jaesckhe (Justo Daract) y Virginia Reynaudo (Córdoba), cabe acotar que cada selección puede elegir una jugadora de otra provincia.

Terminado el campeonato en Malagueño será turno de ir a Río Cuarto para seguir con sus estudios. Ama el polo, pero no descuida su carrera. “Se pueden hacer las dos cosas”, dice con la seguridad con que encara los mimbres para buscar un gol. Y en julio se viene otro viaje, esta vez será Inglaterra el país que la reciba y disfrute de la magia de Milagros, que cada día juega mejor. De uno o de cuatro. Definiendo o armando juego, la pongan donde la pongan, Milagros siempre rinde. Le da lo mismo jugar en San Luis, Estados Unidos o Europa. Respira polo. Toda una crack.

Logín