eldiariodelarepublica.com
El fiscal Fernando Rodríguez pidió 18 años y 6 meses de prisión para la madre de Florencia

Escuchá acá la 90.9
X

El fiscal Fernando Rodríguez pidió 18 años y 6 meses de prisión para la madre de Florencia

El fiscal de Cámara 2, Fernando Rodríguez, solicitó 18 años y 6 meses de prisión para Carina Di Marco. Está acusada de tolerar los abusos a su hija, Florencia Di Marco, la nena de 12 años abusada y asesinada en marzo de 2017. La defensora, Karina Mantelli, pidió la absolución por "el beneficio de la duda".

 “No tengo ninguna duda de que Di Marco tenía conocimiento de los abusos y que no tomó ninguna medida para que cesaran. Cuando se internó para su parto dejó a Florencia con él, que bajo los efectos del alcohol y la droga era violento. Ella tenía hermano, tenía al padre, amigos. Pero no. La dejó con él”, expresó en uno de los párrafos de su alegato el fiscal de la Cámara 2, Fernando Rodríguez, para sostener la acusación que formalmente hizo este mediodía sobre Carina Di Marco, la madre de Florencia Di Marco, la pequeña de 12 años abusada y asesinada en marzo de 2017.

El funcionario judicial solicitó 18 años y 6 meses de prisión por el delito de “abuso sexual con acceso carnal, agravado por el vínculo, por ser guardadora y por el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente, en calidad de partícipe necesario y por omisión”.

Los alegatos y la acusación se conocieron hace minutos, durante la última audiencia por el juicio sobre Carina Di Marco. A su vez, la defensa de la mujer, a cargo de Karina Mantelli, solicitó la absolución de la acusada "por el beneficio de la duda".   

La Cámara Penal 2, compuesta por Hugo Saá Petrino (presidente), Gustavo Miranda Folch y Fernando De Viana, dictará sentencia a las 14, aproximadamente.

“Dejar que me lleven y me traigan la nena por una persona que bajo los efectos del alcohol y la droga es violento. Y que cuando se va a internar por el parto la deja con él cuando tenía acá al hermano, al padre, amigos. Pero no. La dejó ahí, con él”, expresó Rodríguez durante su mensaje.

“No tengo ninguna duda que (Di Marco) tenía conocimiento de los abusos y que no tomó ninguna medida, no para denunciarlo, sino para hacerlo cesar. Y tuvimos el desenlace que tuvimos. Evidentemente, en una gran ingesta de alcohol y de drogas se pasó de rosca e hizo con la criatura lo que hizo. Le generó una hemorragia y cuando  vio que con esa hemorragia no podía llevar a la niña así al hospital entonces la ahorcó”, añadió el fiscal.

“Ya dijo el doctor Ricardo Torres cómo la mató y cómo ahorcó a la niña. No alcanzó con eso, ocultó el cuerpo. No alcanzó con ocultar el cuerpo. Salió a hacerse la víctima, salió a ser la cabeza visible de las marchas por la búsqueda de la criatura. ¡Semejante hipocresía!. ¡Con sábanas con sangre en la casa, y la imputada vio estas sabanas con sangre!”, remarcó Rodríguez ofuscado.

“La imputada sabía que Gómez estaba detenido por la muerte de su hija, pero lo veía con una actitud solidaria. Claramente sabía y no hizo nada por evitar lo que pasó.  Acá hemos escuchado a a todos, lástima que no pudimos escuchar a Florencia por el fatal desenlace”, agregó.

“En función de eso le voy a solicitar a la Camara que declare penalmente responsable a la imputada Carina Di Marco por el delito de abuso sexual con acceso carnal, agravado por el vínculo, por ser guardadora y por el aprovechamiento de la situación de convivencia existente, en calidad de partícipe necesario y por omisión”, estimó.

La defensa pidió la absolución por el beneficio de la duda

Por su lado, la abogada defensora, Karina Mantelli solicitó a la Cámara Penal 2 la absolución por el beneficio de la duda al considerar que la mujer “no tuvo opción. Aquí no está demostrada la alternativa. Si ella hubiera tenido opción, sí era pasible de sanción. Pero no la tuvo”, expresó la letrada durante su alegato.

A su vez, Mantelli pidió la nulidad de toda la instrucción de la causa. Uno de los ejemplos en los que apuntaló su postura fue la ausencia del médico forense Luis Pablo Lucero, quien subrayó su coincidencia con el análisis de su colega, Ricardo Torres, acerca de los resultados de la autopsia cuando, según Mantelli, no estuvo presente al momento de intervenir el cadáver de la víctima.

Al margen de esas consideraciones, la defensora adujo que Di Marco fue una “madre desatenta, pero nunca quiso que violaran a su hija” y a su vez apuntó sus acusaciones hacia las maestras de Florencia.

En su alegato, Mantelli afirmó que las docentes de Florencia no extremaron los cuidados, incluso cuando la pequeña le reveló a su maestra Adriana Ramírez indicios de lo que padecía. Para la abogada, la profesora no les dio importancia y minimizó los dichos de la alumna.


El Fiscal enumeró el prolongado sufrimiento de la pequeña, la circunstancias del tiempo, modo y lugar.

 

 

Una maestra, testigo en jaque

Cuando se conozca la sentencia se conocerá también si la Cámara Penal 2 hace lugar a dos pedidos que formuló Rodríguez, tras escuchar el testimonio de María Teresa García Cobos, una de las maestras que Florencia tuvo en la Escuela "Florentino Ameghino", de Palmira, Mendoza. Requirió que hagan copia de las actuaciones y que investiguen, por un lado, si hubo amenazas o presiones por parte de personal policial a la docente testigo, ya que ella aseguró ante el tribunal que fue intimidada por un efectivo de Mendoza, cuando declaró en su provincia.

En esa instancia, García Cobos declaró que sabía que Florencia le había confiado a su colega, Adriana Ramírez, que el padrastro la acariciaba mucho; y que su compañera le había dado conocimiento de estos dichos de la nena a Di Marco. 
García Cobos les dijo también a los jueces que aquí, cuando la citaron al juzgado Penal 3, tuvo la oportunidad de comentarle a la jueza de las amenazas, que esta no le creyó y que "tuvo que seguir el cuentito que venía de allá", en referencia a la declaración tomada en una Fiscalía mendocina. 

Si bien no negó sus dichos anteriores, Ramírez minimizó lo que Florencia le expresó en julio de 2016, el día que le hicieron la despedida en la escuela porque su familia se mudaba a San Luis. Dijo que fue solo un comentario. “Nos abrazó a las maestras. La besé en la frente. Me dijo ‘a veces, mi papá me acaricia’. Eso fue todo lo que dijo. Después le pregunté ‘Florcita ¿cómo te acaricia?’ Ella me sonrió, me abrazó, me besó. Tocó el timbre, se fue y no la vi más”, relató. 

Cuando Carina Di Marco fue a retirar el pase escolar, le hizo saber lo que la nena había dicho, declaró Ramírez. Afirmó que Di Marco le dijo “Ay, esta Flor, siempre mintiendo”, y que la nena solía inventar dolores de panza o de muela cuando no quería ir a la escuela.
 
“Fue un comentario. Le pregunté a la vicedirectora, Ana María Díaz, qué hacer, si era necesario hacer un acta, y me respondió que no, que si la madre me había contestado eso” no hiciera acta, aseveró. Díaz declaró ante la Cámara que no recordaba haber sido consultada por Ramírez sobre hacer un acta, o por el caso de la niña.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El fiscal Fernando Rodríguez pidió 18 años y 6 meses de prisión para la madre de Florencia

Fiscal. Fernando Rodríguez solicitó la pena de 18 años y 6 meses de prisión para Carina Di Marco por considerar que toleró los abusos a los que era sometida su hija Florencia. Fotos: Martìn Gómez.

El fiscal de Cámara 2, Fernando Rodríguez, solicitó 18 años y 6 meses de prisión para Carina Di Marco. Está acusada de tolerar los abusos a su hija, Florencia Di Marco, la nena de 12 años abusada y asesinada en marzo de 2017. La defensora, Karina Mantelli, pidió la absolución por "el beneficio de la duda".

 “No tengo ninguna duda de que Di Marco tenía conocimiento de los abusos y que no tomó ninguna medida para que cesaran. Cuando se internó para su parto dejó a Florencia con él, que bajo los efectos del alcohol y la droga era violento. Ella tenía hermano, tenía al padre, amigos. Pero no. La dejó con él”, expresó en uno de los párrafos de su alegato el fiscal de la Cámara 2, Fernando Rodríguez, para sostener la acusación que formalmente hizo este mediodía sobre Carina Di Marco, la madre de Florencia Di Marco, la pequeña de 12 años abusada y asesinada en marzo de 2017.

El funcionario judicial solicitó 18 años y 6 meses de prisión por el delito de “abuso sexual con acceso carnal, agravado por el vínculo, por ser guardadora y por el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente, en calidad de partícipe necesario y por omisión”.

Los alegatos y la acusación se conocieron hace minutos, durante la última audiencia por el juicio sobre Carina Di Marco. A su vez, la defensa de la mujer, a cargo de Karina Mantelli, solicitó la absolución de la acusada "por el beneficio de la duda".   

La Cámara Penal 2, compuesta por Hugo Saá Petrino (presidente), Gustavo Miranda Folch y Fernando De Viana, dictará sentencia a las 14, aproximadamente.

“Dejar que me lleven y me traigan la nena por una persona que bajo los efectos del alcohol y la droga es violento. Y que cuando se va a internar por el parto la deja con él cuando tenía acá al hermano, al padre, amigos. Pero no. La dejó ahí, con él”, expresó Rodríguez durante su mensaje.

“No tengo ninguna duda que (Di Marco) tenía conocimiento de los abusos y que no tomó ninguna medida, no para denunciarlo, sino para hacerlo cesar. Y tuvimos el desenlace que tuvimos. Evidentemente, en una gran ingesta de alcohol y de drogas se pasó de rosca e hizo con la criatura lo que hizo. Le generó una hemorragia y cuando  vio que con esa hemorragia no podía llevar a la niña así al hospital entonces la ahorcó”, añadió el fiscal.

“Ya dijo el doctor Ricardo Torres cómo la mató y cómo ahorcó a la niña. No alcanzó con eso, ocultó el cuerpo. No alcanzó con ocultar el cuerpo. Salió a hacerse la víctima, salió a ser la cabeza visible de las marchas por la búsqueda de la criatura. ¡Semejante hipocresía!. ¡Con sábanas con sangre en la casa, y la imputada vio estas sabanas con sangre!”, remarcó Rodríguez ofuscado.

“La imputada sabía que Gómez estaba detenido por la muerte de su hija, pero lo veía con una actitud solidaria. Claramente sabía y no hizo nada por evitar lo que pasó.  Acá hemos escuchado a a todos, lástima que no pudimos escuchar a Florencia por el fatal desenlace”, agregó.

“En función de eso le voy a solicitar a la Camara que declare penalmente responsable a la imputada Carina Di Marco por el delito de abuso sexual con acceso carnal, agravado por el vínculo, por ser guardadora y por el aprovechamiento de la situación de convivencia existente, en calidad de partícipe necesario y por omisión”, estimó.

La defensa pidió la absolución por el beneficio de la duda

Por su lado, la abogada defensora, Karina Mantelli solicitó a la Cámara Penal 2 la absolución por el beneficio de la duda al considerar que la mujer “no tuvo opción. Aquí no está demostrada la alternativa. Si ella hubiera tenido opción, sí era pasible de sanción. Pero no la tuvo”, expresó la letrada durante su alegato.

A su vez, Mantelli pidió la nulidad de toda la instrucción de la causa. Uno de los ejemplos en los que apuntaló su postura fue la ausencia del médico forense Luis Pablo Lucero, quien subrayó su coincidencia con el análisis de su colega, Ricardo Torres, acerca de los resultados de la autopsia cuando, según Mantelli, no estuvo presente al momento de intervenir el cadáver de la víctima.

Al margen de esas consideraciones, la defensora adujo que Di Marco fue una “madre desatenta, pero nunca quiso que violaran a su hija” y a su vez apuntó sus acusaciones hacia las maestras de Florencia.

En su alegato, Mantelli afirmó que las docentes de Florencia no extremaron los cuidados, incluso cuando la pequeña le reveló a su maestra Adriana Ramírez indicios de lo que padecía. Para la abogada, la profesora no les dio importancia y minimizó los dichos de la alumna.


El Fiscal enumeró el prolongado sufrimiento de la pequeña, la circunstancias del tiempo, modo y lugar.

 

 

Una maestra, testigo en jaque

Cuando se conozca la sentencia se conocerá también si la Cámara Penal 2 hace lugar a dos pedidos que formuló Rodríguez, tras escuchar el testimonio de María Teresa García Cobos, una de las maestras que Florencia tuvo en la Escuela "Florentino Ameghino", de Palmira, Mendoza. Requirió que hagan copia de las actuaciones y que investiguen, por un lado, si hubo amenazas o presiones por parte de personal policial a la docente testigo, ya que ella aseguró ante el tribunal que fue intimidada por un efectivo de Mendoza, cuando declaró en su provincia.

En esa instancia, García Cobos declaró que sabía que Florencia le había confiado a su colega, Adriana Ramírez, que el padrastro la acariciaba mucho; y que su compañera le había dado conocimiento de estos dichos de la nena a Di Marco. 
García Cobos les dijo también a los jueces que aquí, cuando la citaron al juzgado Penal 3, tuvo la oportunidad de comentarle a la jueza de las amenazas, que esta no le creyó y que "tuvo que seguir el cuentito que venía de allá", en referencia a la declaración tomada en una Fiscalía mendocina. 

Si bien no negó sus dichos anteriores, Ramírez minimizó lo que Florencia le expresó en julio de 2016, el día que le hicieron la despedida en la escuela porque su familia se mudaba a San Luis. Dijo que fue solo un comentario. “Nos abrazó a las maestras. La besé en la frente. Me dijo ‘a veces, mi papá me acaricia’. Eso fue todo lo que dijo. Después le pregunté ‘Florcita ¿cómo te acaricia?’ Ella me sonrió, me abrazó, me besó. Tocó el timbre, se fue y no la vi más”, relató. 

Cuando Carina Di Marco fue a retirar el pase escolar, le hizo saber lo que la nena había dicho, declaró Ramírez. Afirmó que Di Marco le dijo “Ay, esta Flor, siempre mintiendo”, y que la nena solía inventar dolores de panza o de muela cuando no quería ir a la escuela.
 
“Fue un comentario. Le pregunté a la vicedirectora, Ana María Díaz, qué hacer, si era necesario hacer un acta, y me respondió que no, que si la madre me había contestado eso” no hiciera acta, aseveró. Díaz declaró ante la Cámara que no recordaba haber sido consultada por Ramírez sobre hacer un acta, o por el caso de la niña.

Logín