SAN LUIS - Domingo 07 de Agosto de 2022

SAN LUIS - Domingo 07 de Agosto de 2022

EN VIVO

Hoy, alegatos por el homicidio de una embarazada en Villa Mercedes

La última instancia del debate oral se vio demorada más de una semana por la recusación planteada por el abogado del acusado, Kevin Samuel Avallay.

Por redacción
| 30 de abril de 2019
El tribunal que juzgó a Kevin Samuel Avallay fue confirmado a cargo del caso, luego de que el defensor del imputado lo recusó.

A partir de las 9, los jueces de la Cámara Penal 1 de Villa Mercedes iban a comenzar a escuchar lo que el fiscal y el defensor tengan para alegar en el juicio que afronta Kevin Samuel Avallay por matar de un balazo a su novia embarazada, Tamara Ayelén Olguín.

 

La recepción de alegatos se vio demorada más de una semana por la recusación planteada por el abogado del joven, Pascual Celdrán, para quien el tribunal había sido parcial. Pero la semana pasada la Cámara fue confirmada para el caso.

 

Las juezas Daniela Estrada, Teresa Maletto y Nazarena Chada rechazaron la recusación de sus colegas y dispusieron que reasumieran la tramitación de la causa contra el homicida, para que dicten sentencia. Pero eso no fue todo. También “ordenaron exhortar a Celdrán para que se abstenga de plantear articulaciones meramente dilatorias”, informó la oficina de prensa del Poder Judicial.

 

El joven de 21 años llegó al debate oral acusado de "homicidio calificado por mediar o mantener una relación de pareja y aborto preterintencional en concurso ideal" y con un pedido de condena, de parte de la fiscal de instrucción, de prisión perpetua.

 

La autoría de Avallay en el asesinato de su novia, la tarde del 21 de marzo de 2017, es algo que no está en discusión, ni siquiera para su defensor. "Está claro que mi cliente es el que tenía un arma, la portaba cuando se produce el disparo y el resultado dañoso, que es que lamentablemente haya muerto una chica de 16 años. Lo que no está claro es si disparó a propósito o si se le escapó el tiro. Eso no está probado", subrayó el letrado cuando la etapa probatoria del juicio fue cerrada.

 

La postura de la defensa fue siempre que el balazo mortal fue accidental. Si bien el acusado jamás declaró, ni hace dos años cuando lo detuvieron ni tampoco durante el juicio, en una reconstrucción del hecho había relatado que todo se dio cuando intentaba descargar su revólver.

 

Contó que estaba con Tamara en la casa de él, en el barrio Kilómetro 4. Ambos acababan de bañarse y estaban a punto de salir a caminar. La chica se sentó en su cama. Lo esperaba para que se fueran a pasear. Él había sacado el revólver, calibre 32, que guardaba en la caja de una CPU. Quería quitarle, según dijo, los únicos dos proyectiles que tenía.

 

“Cuando estaba tratando de sacar las balas, no tenía idea de que podía dispararse. Yo no había tirado nunca. La vi funcionar cuando tiraban los otros”, aseveró. “Cuando quise sacarlas, hice fuerza al coso que sale para atrás, jalé el gatillo y tiraba para sacar la bala”, siguió. Agregó que nunca discutía ni peleaba con la víctima. No quería, según él, que pasara malos ratos, porque ya cursaba el cuarto mes de embarazo.

 

Comentá vos tambien...