Escuchá acá la 90.9
X

"Tito", con cinco años se convirtió en el niño trans más joven de la Argentina

Apoyado por toda su familia dio el primer paso para legalizar su cambio de género.

Este lunes un nene marplatense de 5 años dio el primer paso para obtener su nuevo Documento Nacional de Identidad y legalizar su cambio de género, y de esa manera se convirtió en  la persona trans más joven de la Argentina en realizar el trámite.

Al Registro Provincial de las Personas de Mar del Plata lo acompañaron sus padres, su hermana Isabella, de ocho años, sus abuelos, tíos, docentes, amigos, e integrantes de la Asociación por un Mundo Igualitario (AMI), que desde el año pasado asisten a la familia con asesoramiento legal y psicológico.

Guadalupe y Matías, los papás, firmaron un formulario para modificar la partida de nacimiento y el nombre del menor. Lo mismo hizo Claudia, abogada integrante del Instituto del Niño y Adolescente del Colegio de Abogados local. "Quiero que en mi DNI diga que me llamo S.", expresó el nene.

Si bien fue nombrado como una nena al nacer, de acuerdo con su genitalidad, a los dos años pidió ser llamado “Tito”. No fue un comentario aislado. Al año siguiente les pidió a sus maestras del jardín de infantes actuar de bombero junto a compañeros varones y no de bombera como sus compañeritas.

Al ver que lo de "Tito" no era una etapa, sus padres buscaron ayuda profesional. Les costó encontrar a alguien que se dedicara a niños y sea especialista en cuestiones de género. El profesional, que al principio solo atendía a adultos, aceptó ocuparse del caso y los confirmó aquello que ya sabían: nunca tuvieron una nena, sino un nene trans.

Las muestras de su identidad siguieron: en verano se negó a usar bikini y quería cortarse el pelo corto. En el ámbito escolar, las cosas no fueron fáciles dado que no todos los padres comprendían cuál era el camino que transitaba el pequeño, y algunos criticaban a la familia o los invitaban a ir a la iglesia. “Yo no pretendo que todos entiendan, pero sí que al menos lo respeten”, expresó la mamá.

Solo existe un antecedente en el país. Se trata de Luana, de 6 años, quien en 2013 había sido la primera nena trans de la Argentina, y del mundo, que el Estado reconoció su derecho sin judicializar el trámite.

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

"Tito", con cinco años se convirtió en el niño trans más joven de la Argentina

Apoyado por toda su familia dio el primer paso para legalizar su cambio de género.

El nene asistió con sus padres, familiares y amigos al Registro Civil de Mar del Palta. Foto: Medios.

Este lunes un nene marplatense de 5 años dio el primer paso para obtener su nuevo Documento Nacional de Identidad y legalizar su cambio de género, y de esa manera se convirtió en  la persona trans más joven de la Argentina en realizar el trámite.

Al Registro Provincial de las Personas de Mar del Plata lo acompañaron sus padres, su hermana Isabella, de ocho años, sus abuelos, tíos, docentes, amigos, e integrantes de la Asociación por un Mundo Igualitario (AMI), que desde el año pasado asisten a la familia con asesoramiento legal y psicológico.

Guadalupe y Matías, los papás, firmaron un formulario para modificar la partida de nacimiento y el nombre del menor. Lo mismo hizo Claudia, abogada integrante del Instituto del Niño y Adolescente del Colegio de Abogados local. "Quiero que en mi DNI diga que me llamo S.", expresó el nene.

Si bien fue nombrado como una nena al nacer, de acuerdo con su genitalidad, a los dos años pidió ser llamado “Tito”. No fue un comentario aislado. Al año siguiente les pidió a sus maestras del jardín de infantes actuar de bombero junto a compañeros varones y no de bombera como sus compañeritas.

Al ver que lo de "Tito" no era una etapa, sus padres buscaron ayuda profesional. Les costó encontrar a alguien que se dedicara a niños y sea especialista en cuestiones de género. El profesional, que al principio solo atendía a adultos, aceptó ocuparse del caso y los confirmó aquello que ya sabían: nunca tuvieron una nena, sino un nene trans.

Las muestras de su identidad siguieron: en verano se negó a usar bikini y quería cortarse el pelo corto. En el ámbito escolar, las cosas no fueron fáciles dado que no todos los padres comprendían cuál era el camino que transitaba el pequeño, y algunos criticaban a la familia o los invitaban a ir a la iglesia. “Yo no pretendo que todos entiendan, pero sí que al menos lo respeten”, expresó la mamá.

Solo existe un antecedente en el país. Se trata de Luana, de 6 años, quien en 2013 había sido la primera nena trans de la Argentina, y del mundo, que el Estado reconoció su derecho sin judicializar el trámite.

 

 

Logín