eldiariodelarepublica.com
La diplomacia de Corea del Norte

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

La diplomacia de Corea del Norte

A Occidente le resulta poco menos que indescifrable la visión política de Kim Jong Un, el líder de Corea del Norte, que muta de las amenazas apocalípticas y la eliminación de disidentes mediante la ley marcial; a una versión pro integración (impensada), con sus vecinos de Corea del Sur.
Esta imagen, construida por el joven heredero de la dinastía familiar, que decide los destinos de su país, desde hace más de setenta años, ofrece desafíos a la diplomacia internacional, de manera constante. Y obliga al análisis permanente.

La noticia de que Corea del Norte ejecutó a su enviado especial para Estados Unidos tras el fracaso en febrero pasado en Hanói de la segunda cumbre entre el líder norcoreano Kim Jong Un y el presidente estadounidense Donald Trump, según publicó un diario surcoreano; es quizás solo una muestra más del perfil de liderazgo que ejerce Jong Un.

El “Chosun Ilbo” afirmó que Kim Hyok Chol, que realizó el trabajo preparatorio antes de la cumbre y viajó hasta la capital vietnamita a bordo del tren privado de Kim Jong Un, fue fusilado por haber “traicionado al líder supremo” tras haberse “puesto del lado de Estados Unidos” antes de la reunión. “Kim Hyok Chol fue ejecutado en marzo en el aeropuerto de Mirim junto a cuatro altos funcionarios del ministerio de Relaciones Exteriores tras una investigación”, aseguró el diario citando una fuente no identificada.

La publicación no dio el nombre de las otras personas ejecutadas.Kim Hyok Chol era el homólogo del emisario estadounidense Stephen Biegun en las conversaciones preparatorias de la cumbre de Hanói.El ministerio surcoreano de Unificación, que se ocupa de los asuntos intercoreanos, se negó a hacer cualquier comentario sobre el artículo del “Chosun Ilbo”.

El diario publicó, además, que la intérprete de Kim, Shin Hye Yong, fue enviada a un campo de prisioneros debido a un error durante la cumbre. No tradujo la nueva propuesta de Kim Jong Un cuando Donald Trump declaró que no había “acuerdo” y abandonó la mesa, según el “Chosun Ilbo”, que cita una fuente diplomática.

Trump y Kim acortaron su cumbre de Hanói sin acuerdo ni declaración conjunta debido a su incapacidad para encontrar un acuerdo sobre el desmantelamiento de los programas nucleares de Pyongyang a cambio de un levantamiento de las sanciones. Desde entonces, el Norte hizo subir la presión con dos pruebas de misiles de corto alcance.

Kim Yong Chol, dirigente del partido único en el poder y homólogo norcoreano del secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo en las conversaciones sobre el tema nuclear, fue igualmente enviado a un campo de trabajo, según el diario.

En abril, la comisión parlamentaria surcoreana sobre inteligencia afirmó que Kim Yong Chol fue sancionado por su gestión de la cumbre de Hanói, a pesar que había sido recientemente nombrado en la Comisión de Asuntos Estatales, el primer órgano del Estado, presidido por Kim Jong Un.

Algunas veces las informaciones de la prensa surcoreana sobre purgas y ejecuciones en el Norte han resultado ser falsas.

Las informaciones sobre esta presunta purga se publican cuando el Rodong Sinmun, órgano oficial del partido en el poder en Corea del Norte, advirtió que los responsables que cometieran actos hostiles al partido o antirrevolucionarios se enfrentarían al “juicio severo de la revolución”.

La diplomacia de Corea del Norte y la manera en que su líder resuelve las cuestiones internas, resultan escalofriantes para la mirada occidental. Un error grave es considerar esos arrebatos como meras bravuconadas. Kim Jong Un es un actor de peso en el concierto de las naciones. Entenderlo y conocer sus objetivos, es parte del trabajo de quienes velan por la seguridad global. Así de complejo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La diplomacia de Corea del Norte

A Occidente le resulta poco menos que indescifrable la visión política de Kim Jong Un, el líder de Corea del Norte, que muta de las amenazas apocalípticas y la eliminación de disidentes mediante la ley marcial; a una versión pro integración (impensada), con sus vecinos de Corea del Sur.
Esta imagen, construida por el joven heredero de la dinastía familiar, que decide los destinos de su país, desde hace más de setenta años, ofrece desafíos a la diplomacia internacional, de manera constante. Y obliga al análisis permanente.

La noticia de que Corea del Norte ejecutó a su enviado especial para Estados Unidos tras el fracaso en febrero pasado en Hanói de la segunda cumbre entre el líder norcoreano Kim Jong Un y el presidente estadounidense Donald Trump, según publicó un diario surcoreano; es quizás solo una muestra más del perfil de liderazgo que ejerce Jong Un.

El “Chosun Ilbo” afirmó que Kim Hyok Chol, que realizó el trabajo preparatorio antes de la cumbre y viajó hasta la capital vietnamita a bordo del tren privado de Kim Jong Un, fue fusilado por haber “traicionado al líder supremo” tras haberse “puesto del lado de Estados Unidos” antes de la reunión. “Kim Hyok Chol fue ejecutado en marzo en el aeropuerto de Mirim junto a cuatro altos funcionarios del ministerio de Relaciones Exteriores tras una investigación”, aseguró el diario citando una fuente no identificada.

La publicación no dio el nombre de las otras personas ejecutadas.Kim Hyok Chol era el homólogo del emisario estadounidense Stephen Biegun en las conversaciones preparatorias de la cumbre de Hanói.El ministerio surcoreano de Unificación, que se ocupa de los asuntos intercoreanos, se negó a hacer cualquier comentario sobre el artículo del “Chosun Ilbo”.

El diario publicó, además, que la intérprete de Kim, Shin Hye Yong, fue enviada a un campo de prisioneros debido a un error durante la cumbre. No tradujo la nueva propuesta de Kim Jong Un cuando Donald Trump declaró que no había “acuerdo” y abandonó la mesa, según el “Chosun Ilbo”, que cita una fuente diplomática.

Trump y Kim acortaron su cumbre de Hanói sin acuerdo ni declaración conjunta debido a su incapacidad para encontrar un acuerdo sobre el desmantelamiento de los programas nucleares de Pyongyang a cambio de un levantamiento de las sanciones. Desde entonces, el Norte hizo subir la presión con dos pruebas de misiles de corto alcance.

Kim Yong Chol, dirigente del partido único en el poder y homólogo norcoreano del secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo en las conversaciones sobre el tema nuclear, fue igualmente enviado a un campo de trabajo, según el diario.

En abril, la comisión parlamentaria surcoreana sobre inteligencia afirmó que Kim Yong Chol fue sancionado por su gestión de la cumbre de Hanói, a pesar que había sido recientemente nombrado en la Comisión de Asuntos Estatales, el primer órgano del Estado, presidido por Kim Jong Un.

Algunas veces las informaciones de la prensa surcoreana sobre purgas y ejecuciones en el Norte han resultado ser falsas.

Las informaciones sobre esta presunta purga se publican cuando el Rodong Sinmun, órgano oficial del partido en el poder en Corea del Norte, advirtió que los responsables que cometieran actos hostiles al partido o antirrevolucionarios se enfrentarían al “juicio severo de la revolución”.

La diplomacia de Corea del Norte y la manera en que su líder resuelve las cuestiones internas, resultan escalofriantes para la mirada occidental. Un error grave es considerar esos arrebatos como meras bravuconadas. Kim Jong Un es un actor de peso en el concierto de las naciones. Entenderlo y conocer sus objetivos, es parte del trabajo de quienes velan por la seguridad global. Así de complejo.

Logín