eldiariodelarepublica.com
Ebrio, atropelló y mató: lo condenaron a tres años y dos meses de cárcel

Escuchá acá la 90.9
X

Ebrio, atropelló y mató: lo condenaron a tres años y dos meses de cárcel

foto
video

En setiembre de 2016, Esteban Aníbal Rojos embistió con su auto a la auxiliar de Policía Lorena Gatica, que volvía de trabajar en moto. Los jueces de la Cámara del Crimen 2 consideraron que el hecho se trató de un homicidio culposo. Irá a la cárcel.

Este martes al mediodía, la Cámara del Crimen 2 de San Luis condenó a tres años y dos meses de prisión a Esteban Aníbal Rojos, el conductor ebrio que en setiembre de 2016 atropelló y mató a la auxiliar de Policía Lorena Gatica, que volvía de trabajar en moto a su casa en el barrio 500 Viviendas Sur. A pesar de la postura del abogado de la familia de la víctima, que pidió que lo condenaran por la figura de homicidio simple con dolo eventual, Rojos fue hallado culpable por el delito de homicidio culposo. Rojos irá a la cárcel. Será alojado en la Penitenciaría de la ciudad de San Luis.

La madrugada del domingo 4 de setiembre de 2016, Gatica volvía a su casa, la número 6 de la manzana 135, en su Honda Wave 110, luego de hacer guardia adicional en el boliche “Sky”, de Héroes de Malvinas y Narciso Gutiérrez.

Rojos había salido del pub “Picasso” y había ido al 500 Viviendas a llevar a dos amigos, para luego ir a su casa en Potrero de los Funes. Cuando transitaba por el bulevar principal del barrio, embistió de atrás con su Volkswagen Gol a la moto de la policía.

Rojos, que conducía con 0,98 gramos de alcohol en sangre, casi el doble de lo permitido para conducir, embistió a la motociclista desde atrás en el bulevar central del barrio, cuando ella ya estaba cerca de su casa.

Según la pericias, el auto circulaba a entre 60 y 70 kilómetros por hora, suficientes como para que el cuerpo de Gatica quedara a unos 40 metros del punto del choque y la moto, a 67,55 metros.

Al margen de esos detalles y de la declaración del automovilista, que asegura que nunca vio la moto delante suyo, la polémica del caso se desató cuando algunos testigos sugirieron que el imputado intentó fugarse tras el accidente.

 

 

Durante el juicio, el adjutor Laureano Andrés Godoy del Servicio Penitenciario Provincial, que vivía a metros de donde ocurrió el choque y que ese día vio agonizar a Gatica, declaró que halló a Rojos dentro del auto pero a unas tres cuadras del impacto, al oeste, aunque en el carril sur, contrario a aquel donde la chica estaba accidentada.

El vehículo estaba con una parte en el final del pavimento y con otra sobre la tierra circundante. Es más, por la posición en la que estaba, daba la impresión de haberse quedado atascado por el desnivel existente entre el asfalto y el suelo del descampado.

El juez de instrucción consideró que Rojos debió haberse representado el peligro que generaba el conducir ebrio y a una velocidad excesiva para un barrio, y que esos detalles configuraban un dolo eventual, una actitud que va más allá de la imprudencia.

Este martes, en los alegatos, el fiscal de Cámara 2, Fernando Rodríguez, no estuvo de acuerdo con esa consideración y pidió 3 años y 2 meses de prisión por homicidio culposo.

La defensa adhirió a la calificación del hecho planteada por el fiscal, pero el abogado de la familia Gatica remarcó que Rojos debía ser condenado por homicidio culposo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Ebrio, atropelló y mató: lo condenaron a tres años y dos meses de cárcel

En setiembre de 2016, Esteban Aníbal Rojos embistió con su auto a la auxiliar de Policía Lorena Gatica, que volvía de trabajar en moto. Los jueces de la Cámara del Crimen 2 consideraron que el hecho se trató de un homicidio culposo. Irá a la cárcel.

Fotos: Martín Gómez. Video Marina Balbo.

Este martes al mediodía, la Cámara del Crimen 2 de San Luis condenó a tres años y dos meses de prisión a Esteban Aníbal Rojos, el conductor ebrio que en setiembre de 2016 atropelló y mató a la auxiliar de Policía Lorena Gatica, que volvía de trabajar en moto a su casa en el barrio 500 Viviendas Sur. A pesar de la postura del abogado de la familia de la víctima, que pidió que lo condenaran por la figura de homicidio simple con dolo eventual, Rojos fue hallado culpable por el delito de homicidio culposo. Rojos irá a la cárcel. Será alojado en la Penitenciaría de la ciudad de San Luis.

La madrugada del domingo 4 de setiembre de 2016, Gatica volvía a su casa, la número 6 de la manzana 135, en su Honda Wave 110, luego de hacer guardia adicional en el boliche “Sky”, de Héroes de Malvinas y Narciso Gutiérrez.

Rojos había salido del pub “Picasso” y había ido al 500 Viviendas a llevar a dos amigos, para luego ir a su casa en Potrero de los Funes. Cuando transitaba por el bulevar principal del barrio, embistió de atrás con su Volkswagen Gol a la moto de la policía.

Rojos, que conducía con 0,98 gramos de alcohol en sangre, casi el doble de lo permitido para conducir, embistió a la motociclista desde atrás en el bulevar central del barrio, cuando ella ya estaba cerca de su casa.

Según la pericias, el auto circulaba a entre 60 y 70 kilómetros por hora, suficientes como para que el cuerpo de Gatica quedara a unos 40 metros del punto del choque y la moto, a 67,55 metros.

Al margen de esos detalles y de la declaración del automovilista, que asegura que nunca vio la moto delante suyo, la polémica del caso se desató cuando algunos testigos sugirieron que el imputado intentó fugarse tras el accidente.

 

 

Durante el juicio, el adjutor Laureano Andrés Godoy del Servicio Penitenciario Provincial, que vivía a metros de donde ocurrió el choque y que ese día vio agonizar a Gatica, declaró que halló a Rojos dentro del auto pero a unas tres cuadras del impacto, al oeste, aunque en el carril sur, contrario a aquel donde la chica estaba accidentada.

El vehículo estaba con una parte en el final del pavimento y con otra sobre la tierra circundante. Es más, por la posición en la que estaba, daba la impresión de haberse quedado atascado por el desnivel existente entre el asfalto y el suelo del descampado.

El juez de instrucción consideró que Rojos debió haberse representado el peligro que generaba el conducir ebrio y a una velocidad excesiva para un barrio, y que esos detalles configuraban un dolo eventual, una actitud que va más allá de la imprudencia.

Este martes, en los alegatos, el fiscal de Cámara 2, Fernando Rodríguez, no estuvo de acuerdo con esa consideración y pidió 3 años y 2 meses de prisión por homicidio culposo.

La defensa adhirió a la calificación del hecho planteada por el fiscal, pero el abogado de la familia Gatica remarcó que Rojos debía ser condenado por homicidio culposo.

Logín