4.3°SAN LUIS - Miércoles 15 de Julio de 2020

4.3°SAN LUIS - Miércoles 15 de Julio de 2020

EN VIVO

"El #NiUnaMenos fue un punto de inflexión para las mujeres del país"

Harta de femicidios, la periodista Marcela Ojeda fue quién convocó a "hacer algo" por las mujeres.  

Por Raquel Wolansky
| 03 de junio de 2019
Así la definió Michelle Obama a la periodista argentina. Foto:

Harta de femicidios, la periodista Marcela Ojeda fue quién convocó a "hacer algo" por las mujeres.  

 

Marcela interpeló. Les habló a las mujeres comunes, a todas. Dijo “NOS ESTÁN MATANDO”, así en mayúsculas, como gritando para despertar. Y ahí fue, cuando Marcela Ojeda se hartó de dar noticias de mujeres muertas por violencia machista que nació el #NiUnaMenos, hace 4 años. Y aunque siguen muriendo, en un promedio de una mujer cada 30 horas y con la triste cifra de 1.193 femicidios desde la primera marcha del 3 de junio de 2015, las cosas cambiaron y mucho.  

 

Marcela  es periodista, movilera, cronista. Trabaja de lunes a lunes en distintas radios de Buenos Aires pero es sobre todo una “mujer valiente de Argentina”, como la definió Michelle Obama en su visita al país. A través de un tuit, publicado el 11 de mayo de 2015, convocó a “actrices, políticas, artistas, empresarias, referentes sociales… mujeres, a todas” a levantar la voz.  Ese día habían encontrado asesinada a Chiara Páez, de 14 años, embarazada, enterrada en el patio de la casa de su novio. 

 

“Fue algo que me pasó por el cuerpo, de mucho enojo, de ya no saber qué hacer y cómo pasa hasta la fecha, uno va y descarga estos sentimientos en sus redes sociales, por supuesto sin saber que iba a ser un mensaje en una botella arrojado el medio del océano y que iba a encontrar la orilla muy cerca. La muerte de Chiara me atravesó particularmente como una sucesión bastante impresionante y  ahí fue cuando se gestó, en un intercambio de ideas a 20 mil por minuto. Éramos muy pocas, la mayoría colegas, nos reunimos en la Casa del Encuentro, empezamos a trabajar contrarreloj, porque no era solamente salir a la calle, era salir con un documento concreto, con pedidos muy puntuales, con realidades bien duras para mostrar”, recordó Marcela. 

 

Veintitrés días después, bajo el hashtag #NiUnaMenos más de 300 mil mujeres coparon los alrededores del Congreso de la Nación, movimiento que se replicó en todas las capitales del país con números igual de impresionantes. 

 

“El #NiUnaMenos de 2015 fue un mojón, un punto de inflexión del movimiento de mujeres pero de manera generacional, transversal y federal.  Y desde esa fecha logramos cambiar el humor social e instaurar la violencia hacia las mujeres en la agenda pública como nunca antes había sucedido. Se fue transformando, ahora es un movimiento dinámico, heterogéneo, en el  2015 era ‘basta de femicidios’ y hoy nos encuentra atravesadas por la lucha contra el aborto clandestino”. 

 

Por su humildad, a Marcela le cuesta identificarse como la mentora del movimiento, pero sí reconoce que internamente le genera mucha emoción. “Me parece que haber sido parte del primero nos coloca a todas las que marchamos en un lugar de privilegio en la historia de las mujeres, pero de todas las que laburaron en su provincia, de todas las que tomaron lo que hicimos acá como propio”.  

 

Igual sabe que aunque el #NiUnaMenos ha tenido grandes victorias, sobre todo en generar  un cambio de paradigma en la concepción de lo que significan las violencias hacia las mujeres, en los aspectos prácticos siguen matando cada 30 horas a una mujer en la Argentina: “Los varones  violentos están envalentonados porque entienden que el avance y el empuje de las mujeres es imparable y la única manera que pueden reaccionar es a través de la violencia, entonces hay que redoblar los dispositivos de prevención, cuidado y acompañamiento de las mujeres que están en situación de peligro”.

 

Y agregó: “Entendemos que la violencia contra las mujeres no es un fenómeno que vaya a cambiar de un día para el otro, si no que es algo estructural que debe ir de la mano también con políticas públicas. En un contexto de crisis financiera, las prioridades pasan por otro lado, sin embargo se sabe que en este tipo de situaciones la mujer en su hogar es la primera línea de fuego al momento de sentir la descarga de los violentos”. 

 

 

Comentá vos tambien...