Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

En un mes, el pan subió un 15% y no descartan más aumentos

En el primer semestre había trepado entre un 20% y 50%. En los locales dicen que por el alza de la materia prima es imposible mantener los precios.

Una vez más, los puntanos deben ajustar el bolsillo, ya que en menos de un mes el pan subió un 15 por ciento. Los trabajadores del rubro aseguran que el fuerte incremento de la materia prima, como también de los servicios, hace imposible mantener los costos. En los últimos seis meses aumentó entre un 20 y un 50 por ciento. 

Hace menos de treinta días, el kilo de pan en "Crocafé" rondaba los 65 pesos. Hoy, quienes vayan al local lo conseguirán 10 pesos más caro, ya que cuesta 75. Horacio Benavídez, encargado del local, precisó que la harina y la margarina son los productos que más aumentos han tenido. "En junio, la bolsa de trigo estaba a 900, ahora la consigo a 1.200 pesos. Una caja de margarina puede llegar a los 2.300 pesos. Antes comprábamos en cantidad, hoy no podemos darnos ese lujo. Adquirimos lo justo y necesario", dijo Benavídez, quien precisó que tratan de achicar costos en otros artículos y producen mucho menos.

Detalló que en su comercio la docena de facturas ronda los 200 pesos, pero que en otros locales las pueden encontrar a 270. "Muchos se vieron perjudicados porque no cambiaron los valores y hoy lo tienen que hacer de golpe. El ritmo de la inflación te obliga a tener que trasladar algunos costos", acentuó el encargado. Además, señaló que a todos esos gastos también le deben sumar alquiler y servicios. 

"Crocafé" no solo cuenta con panificados, sino que buscó nuevas alternativas para continuar en el juego. Ofrecen comida rápida, como pizzas, empanadas y también cafetería. "Tratamos de buscarle la vuelta con promociones. Somos diez familias las que formamos esta sociedad de trabajo. De esta manera, tenemos un margen de ganancia y tenemos otra alternativa", expresó Benavídez y aseguró que no descartan nuevos aumentos. 

Otro de los comercios que tuvo que modificar los valores de sus productos es la panadería "Bo-ssio", en donde el kilo de pan estaba en 70 y pasó a costar 80 pesos. Su dueño, Cristian Bossio, comentó: "No podemos trasladar todos los costos a los productos, si fuera así, no se vendería nada. Solo ajustamos los precios para no quedar desfasados", remarcó.

En coincidencia con el encargado de "Crocafe", manifestó que la última bolsa de harina la pagó a 1.140 pesos, y advirtió que los proveedores le comunicaron que la próxima tanda llegaba con una suba de un 20 por ciento. "Nos movemos en un campo incierto", dijo Bossio, quien aseveró que una de las razones de los cambios constantes de los precios es la importación del trigo. "El consumo interno en nuestro país no llega al 10 por ciento de la cosecha. El resto va todo al exterior. Les conviene porque venden la harina a precio dólar, pero nos desabastecen a nosotros", resaltó.

"Sube la moneda extranjera y, por consiguiente, aumenta la harina. Pero, cuando baja, no sucede  lo mismo con los insumos, sino todo lo contrario",  explicó preocupado Héctor Grillo, dueño de la "Panificadora Pueblo Nuevo". En su local, el kilo de pan hace un mes costaba 50 y hoy sale 60 pesos. "La situación es la misma, no vemos mejoras a futuro", señaló.

Subrayó que, aunque vende, se nota la falta de poder adquisitivo de los clientes, ya que compran cada vez en menor cantidad. "No llevan por kilo, sino por unidad. Dos o tres facturas ya son un lujo. La suba de los insumos no para y no hay bolsillo que aguante", precisó el dueño e indicó que a principios de año pagó una bolsa de harina de 50 kilos a 600, y que en la actualidad ronda los 1.200 pesos.

Juan Calderón, del Centro de Panaderos, remarcó que la situación no está nada fácil, pero que de igual manera se mantienen. "Los impuestos continúan en suba y las cargas tributarias también, eso nos obliga a reajustarnos", afirmó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

En un mes, el pan subió un 15% y no descartan más aumentos

En el primer semestre había trepado entre un 20% y 50%. En los locales dicen que por el alza de la materia prima es imposible mantener los precios.

En la mira. Las facturas se volvieron un producto de lujo en la mayoría de las panaderías. la docena puede costar hasta 200 pesos. Foto: El Diario.

Una vez más, los puntanos deben ajustar el bolsillo, ya que en menos de un mes el pan subió un 15 por ciento. Los trabajadores del rubro aseguran que el fuerte incremento de la materia prima, como también de los servicios, hace imposible mantener los costos. En los últimos seis meses aumentó entre un 20 y un 50 por ciento. 

Hace menos de treinta días, el kilo de pan en "Crocafé" rondaba los 65 pesos. Hoy, quienes vayan al local lo conseguirán 10 pesos más caro, ya que cuesta 75. Horacio Benavídez, encargado del local, precisó que la harina y la margarina son los productos que más aumentos han tenido. "En junio, la bolsa de trigo estaba a 900, ahora la consigo a 1.200 pesos. Una caja de margarina puede llegar a los 2.300 pesos. Antes comprábamos en cantidad, hoy no podemos darnos ese lujo. Adquirimos lo justo y necesario", dijo Benavídez, quien precisó que tratan de achicar costos en otros artículos y producen mucho menos.

Detalló que en su comercio la docena de facturas ronda los 200 pesos, pero que en otros locales las pueden encontrar a 270. "Muchos se vieron perjudicados porque no cambiaron los valores y hoy lo tienen que hacer de golpe. El ritmo de la inflación te obliga a tener que trasladar algunos costos", acentuó el encargado. Además, señaló que a todos esos gastos también le deben sumar alquiler y servicios. 

"Crocafé" no solo cuenta con panificados, sino que buscó nuevas alternativas para continuar en el juego. Ofrecen comida rápida, como pizzas, empanadas y también cafetería. "Tratamos de buscarle la vuelta con promociones. Somos diez familias las que formamos esta sociedad de trabajo. De esta manera, tenemos un margen de ganancia y tenemos otra alternativa", expresó Benavídez y aseguró que no descartan nuevos aumentos. 

Otro de los comercios que tuvo que modificar los valores de sus productos es la panadería "Bo-ssio", en donde el kilo de pan estaba en 70 y pasó a costar 80 pesos. Su dueño, Cristian Bossio, comentó: "No podemos trasladar todos los costos a los productos, si fuera así, no se vendería nada. Solo ajustamos los precios para no quedar desfasados", remarcó.

En coincidencia con el encargado de "Crocafe", manifestó que la última bolsa de harina la pagó a 1.140 pesos, y advirtió que los proveedores le comunicaron que la próxima tanda llegaba con una suba de un 20 por ciento. "Nos movemos en un campo incierto", dijo Bossio, quien aseveró que una de las razones de los cambios constantes de los precios es la importación del trigo. "El consumo interno en nuestro país no llega al 10 por ciento de la cosecha. El resto va todo al exterior. Les conviene porque venden la harina a precio dólar, pero nos desabastecen a nosotros", resaltó.

"Sube la moneda extranjera y, por consiguiente, aumenta la harina. Pero, cuando baja, no sucede  lo mismo con los insumos, sino todo lo contrario",  explicó preocupado Héctor Grillo, dueño de la "Panificadora Pueblo Nuevo". En su local, el kilo de pan hace un mes costaba 50 y hoy sale 60 pesos. "La situación es la misma, no vemos mejoras a futuro", señaló.

Subrayó que, aunque vende, se nota la falta de poder adquisitivo de los clientes, ya que compran cada vez en menor cantidad. "No llevan por kilo, sino por unidad. Dos o tres facturas ya son un lujo. La suba de los insumos no para y no hay bolsillo que aguante", precisó el dueño e indicó que a principios de año pagó una bolsa de harina de 50 kilos a 600, y que en la actualidad ronda los 1.200 pesos.

Juan Calderón, del Centro de Panaderos, remarcó que la situación no está nada fácil, pero que de igual manera se mantienen. "Los impuestos continúan en suba y las cargas tributarias también, eso nos obliga a reajustarnos", afirmó.

Logín