eldiariodelarepublica.com
Así fue la brutal pelea que dejó a un hombre en terapia intensiva

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Así fue la brutal pelea que dejó a un hombre en terapia intensiva

foto
video

El sábado, Raúl Fernández terminó con el cráneo fracturado y debió ser operado de urgencia. Hay cuatro detenidos, que serán indagados esta mañana por el juez Santiago Ortíz.


Los siete hombres que protagonizaron una feroz pelea en el barrio Rafael Origone de Villa Mercedes no son vecinos ni familiares, y hasta donde se sabe, jamás se habían visto antes. Por el momento, la Policía descartó un roce por temas de tránsito y hasta un probable intento de robo, como deslizó una de las víctimas. Todo eso hace aún más inentendible el brutal enfrentamiento ocurrido este sábado y que terminó con una de las víctimas internada en terapia intensiva con fractura y hundimiento de cráneo. Hay cuatro detenidos, que esta mañana fueron a ser indagados por el juez Contravencional Santiago Ortiz.

Al menos, Raúl Ceferino Fernández, el herido grave, sigue recuperándose y es probable que en las próximas horas sea trasladado a terapia intermedia. “El paciente sigue con pronóstico reservado y en breve va a ser trasladado a la sala de imágenes computadas para someterlo a una tomografía y así controlar su proceso evolutivo. El paciente se encuentra vigil, respira por sus propios medios y, de ser favorable todo este proceso, podría ser trasladado en las próximas horas a la sala de especialidades quirúrgicas”, informó esta mañana Gustavo Sosa, prensa del Ministerio de Salud para el Departamento Pedernera.

En las últimas horas, Gustavo Fernández, hermano mellizo del herido, ambos de 51 años, y Matías Fernández, hijo de Raúl, fueron liberados por orden de Ortiz luego de permanecer demorados unas horas.

En cambio, Leandro Rubau, de 23 años, Hugo Agustín Romero, de 18, Gabriel Magallanes, de 22, y Ceferino Díaz, de 48, quedaron detenidos y fueron citados a indagatoria por el juez.

El subcomisario Fabio Molina, jefe de la Comisaría 36ª, a cargo de la investigación, informó que la caratula del hecho fue mutada de “lesiones recíprocas” a “averiguación riña”.

“A falta de un exposición estábamos investigando de oficio, pero ayer (por el domingo) la madre de los Fernández se presentó a radicar la denuncia y la pesquisa se formalizó. De todas maneras, algunas pruebas recabadas y elevadas al juez podría hacer que la caratula cambie nuevamente”, explicó el policía sin precisar qué otra acusación podría pesar sobre los agresores.

Si bien los testimonios recabados han aclarado algunas cuestiones de la pelea, el motivo de la misma aún no fue esclarecido. “Sabemos que los Fernández bebían alcohol sentados en la caja de una camioneta Ford Ranger gris que estaba estacionada sobre calle Paraguay. En un momento determinado, el otro grupo llegó en un Fiat 128 por que el auto de uno de ellos, un Fiat 147, había quedado estacionado frente al bar Cuba por un desperfecto técnico y al parecer querían remolcarlo”, explicó Molina.

Algunos dicen que los Fernández provocaron verbalmente a esos chicos y otros testigos dicen que fue al revés. “Hay varias versiones que, dependiendo de las pruebas, podrían darle otro giro a la causa”, adelantó la fuente.

Secuestros

Esta mañana a las 9, Rubau, Romero, Magallanes y Díaz fueron trasladados al juzgado junto con el expediente que labró la Policía y las armas secuestradas que se usaron en el ataque: un pedazo de escombro, una llave Stilson, una vara de hierro, unos nunchakus y una llave en “L” que habitualmente se utiliza para cambiar los neumáticos de un vehículo y que habría sido el objeto que hirió a Raúl Fernández.

“Ese objeto fue secuestrado dentro del Fiat 147, escondido entre la puerta y el asiento del conductor”, refirió el jefe de la Comisaría 36ª, y si bien no lo precisó, en algunas imágenes que circularon en la web puede apreciarse cómo varios de esos elementos están manchados de sangre.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Así fue la brutal pelea que dejó a un hombre en terapia intensiva

El sábado, Raúl Fernández terminó con el cráneo fracturado y debió ser operado de urgencia. Hay cuatro detenidos, que serán indagados esta mañana por el juez Santiago Ortíz.


Los siete hombres que protagonizaron una feroz pelea en el barrio Rafael Origone de Villa Mercedes no son vecinos ni familiares, y hasta donde se sabe, jamás se habían visto antes. Por el momento, la Policía descartó un roce por temas de tránsito y hasta un probable intento de robo, como deslizó una de las víctimas. Todo eso hace aún más inentendible el brutal enfrentamiento ocurrido este sábado y que terminó con una de las víctimas internada en terapia intensiva con fractura y hundimiento de cráneo. Hay cuatro detenidos, que esta mañana fueron a ser indagados por el juez Contravencional Santiago Ortiz.

Al menos, Raúl Ceferino Fernández, el herido grave, sigue recuperándose y es probable que en las próximas horas sea trasladado a terapia intermedia. “El paciente sigue con pronóstico reservado y en breve va a ser trasladado a la sala de imágenes computadas para someterlo a una tomografía y así controlar su proceso evolutivo. El paciente se encuentra vigil, respira por sus propios medios y, de ser favorable todo este proceso, podría ser trasladado en las próximas horas a la sala de especialidades quirúrgicas”, informó esta mañana Gustavo Sosa, prensa del Ministerio de Salud para el Departamento Pedernera.

En las últimas horas, Gustavo Fernández, hermano mellizo del herido, ambos de 51 años, y Matías Fernández, hijo de Raúl, fueron liberados por orden de Ortiz luego de permanecer demorados unas horas.

En cambio, Leandro Rubau, de 23 años, Hugo Agustín Romero, de 18, Gabriel Magallanes, de 22, y Ceferino Díaz, de 48, quedaron detenidos y fueron citados a indagatoria por el juez.

El subcomisario Fabio Molina, jefe de la Comisaría 36ª, a cargo de la investigación, informó que la caratula del hecho fue mutada de “lesiones recíprocas” a “averiguación riña”.

“A falta de un exposición estábamos investigando de oficio, pero ayer (por el domingo) la madre de los Fernández se presentó a radicar la denuncia y la pesquisa se formalizó. De todas maneras, algunas pruebas recabadas y elevadas al juez podría hacer que la caratula cambie nuevamente”, explicó el policía sin precisar qué otra acusación podría pesar sobre los agresores.

Si bien los testimonios recabados han aclarado algunas cuestiones de la pelea, el motivo de la misma aún no fue esclarecido. “Sabemos que los Fernández bebían alcohol sentados en la caja de una camioneta Ford Ranger gris que estaba estacionada sobre calle Paraguay. En un momento determinado, el otro grupo llegó en un Fiat 128 por que el auto de uno de ellos, un Fiat 147, había quedado estacionado frente al bar Cuba por un desperfecto técnico y al parecer querían remolcarlo”, explicó Molina.

Algunos dicen que los Fernández provocaron verbalmente a esos chicos y otros testigos dicen que fue al revés. “Hay varias versiones que, dependiendo de las pruebas, podrían darle otro giro a la causa”, adelantó la fuente.

Secuestros

Esta mañana a las 9, Rubau, Romero, Magallanes y Díaz fueron trasladados al juzgado junto con el expediente que labró la Policía y las armas secuestradas que se usaron en el ataque: un pedazo de escombro, una llave Stilson, una vara de hierro, unos nunchakus y una llave en “L” que habitualmente se utiliza para cambiar los neumáticos de un vehículo y que habría sido el objeto que hirió a Raúl Fernández.

“Ese objeto fue secuestrado dentro del Fiat 147, escondido entre la puerta y el asiento del conductor”, refirió el jefe de la Comisaría 36ª, y si bien no lo precisó, en algunas imágenes que circularon en la web puede apreciarse cómo varios de esos elementos están manchados de sangre.

Logín