eldiariodelarepublica.com
Las decepciones de los juegos que vienen

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Las decepciones de los juegos que vienen

La mayoría de las grandes empresas dedicadas a los videojuegos –no estuvo Sony- presentaron en la esperada convención anual sus novedades y dejaron algo de desesperanza en el mundo gamer.

Por: Branko Aime

Una nueva E3 –la convención de videojuegos más importante del mundo, donde las empresas demuestran su potencial y presentan sus novedades- pasó y dejó muchos juegos y muchas nuevas decepciones. Este año fue una conferencia especial porque una de las compañías más grandes de la industria anunció que no iba a ser parte. Ya hace unos cuantos meses Sony dijo que no iba a participar este año y abrió una gran cantidad de especulaciones, la mayoría en torno a no enfrentar a Microsoft en una guerra de anuncios de consolas de próxima generación.

Resulta que el gigante de Xbox sí se presentó y sí anunció su nueva consola, con una gran cantidad de palabras que casi nadie entiende y todos repiten, como Teraflops, y que se traducen en mejores gráficos, mejor capacidad de procesamiento y mejor rendimiento de la consola. La llamada “Project Scarlett” saldrá a la venta en las Fiestas del próximo año con un nuevo halo con Master Chief de protagonista y aún no tiene precio oficial de salida. Aunque este anuncio no fue la estrella de la conferencia de Microsoft, quizás por su política actual de lanzar una actualización de hardware cada dos años, como si fuera una PC. En cambio, la estrella fue literalmente una estrella de Hollywood, Keanu Reeves, que se subió al escenario a presentar un juego en el que actúa y volvió loco a todo el público.

El estilo tan particular de Keanu brilló en el escenario mientras presentaba Cyberpunk 2077, un juego ya anunciado el año pasado y en el que actúa como uno de los personajes principales. Cyberpunk 2077 es un nuevo Sandbox en el que los jugadores podrán “crear su propia historia”, es decir crear un personaje con un arquetipo distintivo, elegir cómo afrontar las misiones, qué cantidad de enemigos matar y cómo vestir al personaje. El juego está siendo desarrollado por la gente de The Witcher 3 así que puede sorprender positivamente y sale a la venta el año que viene. En el resto de la conferencia, Microsoft se dedicó a hablar de las bondades de Game Pass, su sistema de suscripción que permite descargar un catálogo de más de 200 juegos por unos 300 pesos por mes y que llegará a PC este año.

El problema de la E3 es que la mayoría de los juegos que se mostraron ya se conocían y los realmente nuevos no mostraron absolutamente nada de jugabilidad. Ubisoft por ejemplo dedicó 20 minutos de conferencia a mostrar el nuevo “Watch Dogs”, en el cual podremos reclutar cualquier NPC, pero parece que cada uno caerá en una “clase”, así que esto termina significando que cada personaje no es más que un “skin” diferente. Por la siguiente hora de conferencia se dedicaron a mostrar una seguidilla de shooters de la saga Tom Clancy que se mezclaron entre ellos con una gran masa amorfa y de la que solo quedó claro que en uno de ellos actúa el protagonista de The Punisher, la serie de Netflix.

Por el final anunciaron dos cosas interesantes, por un lado, un servicio de suscripción (uno más) que permite jugar todos los títulos de la empresa desde la salida, incluyendo clásicos de la era de la Playstation 1 llamado Uplay +; y el otro es un juego basado en mitología con un estilo similar a The Legend of Zelda: Breath of the Wild desarrollado por el estudio de Assassins Creed, aunque solo se mostró un pequeño teaser.

Hablando de Breath of the Wild, la bomba de la conferencia de Nintendo fue el anuncio de su secuela, primera secuela directa de la saga desde Majora´s Mask y secuela del videojuego que es considerado hoy en día el ejemplo a seguir en juegos de aventura, exploración y mundo abierto, aunque por el poco material presentado, habrá que esperar como mínimo 2 o 3 años para jugarlo.

 


Keanu Reeves en la presentación de "Cyberpunk", el juego que protagoniza.

 

 

Nintendo dedicó su tiempo a hablar de juegos, con gameplay y fechas de sus juegos ya anunciados y muchas sorpresas y anuncios nuevos. Super Smash Bros Ultimate fue un favorito de la presentación, con la aparición de dos nuevos personajes DLC por un lado “El Héroe de la saga Dragon Quest” (son 4 personajes en 1) y por el otro una pareja clásica y una de los más pedidos por los fans, “Banjo & Kazooie”, de la mítica saga de Rare. Además recordó que el nuevo Pokemón existe y saldrá a la venta el próximo 15 de noviembre (hacía pocos días hubo una direct dedicada exclusivamente al juego) y que el año que viene saldrá a la venta el No More Heroes 3, una bomba, aunque había especulaciones sobre su existencia.

Por su lado, Square Enix presentó un gameplay extendido de la remake de Final Fantasy VII, un juego anunciado en 2015 y uno de los más esperados en el mundo por sus fans. El juego tiene un estilo de combate similar a FF XV o Kingdom Hearts 3 con algunos retoques, por ejemplo el sistema de modo táctico en el que el tiempo se congela para poder utilizar ataques especiales y realizar combos con los distintos personajes. El juego saldrá a la venta en marzo del próximo año, o al menos una parte, porque FF VII remake se dividirá en varias partes, la primera que cubrirá cerca del 20% de la historia original y sin noticias sobre futuras partes.

El otro gran anuncio de Square Enix fue el esperado juego de Avengers en el que se podrá jugar con 5 de los personajes originales (Capitán América, Iron Man, Thor, Hulk y Viuda Negra) pero del que se mostró muy poca jugabilidad (las tomas parecían simples Quick Time Events) y con una historia que parecía Endgame rebajada con soda. El juego no sorprendió a nadie. Como tampoco sorprendió a nadie la presentación de Bethesda que nuevamente se subió al escenario, por quinto año consecutivo, y nuevamente tuvo poco para decir. Mucho de su conferencia fueron anuncios de expansiones para juegos que poco le interesan al público, incluyendo un segmento llamado “Volvé, no te pegamos más” donde prácticamente pidieron disculpas por el desastre que resultó ser Fallout 76, su intento de videojuego como servicio y en el que anunciaron todas las características que su base de fans le pide desde hace meses, y también un modo Battle Royale.

Las dos sorpresas de la conferencia fueron Doom Eternal y GhostWire: Tokyo. El primero por la profundización de lo que en 2016 fue una de las mejores remakes de la historia. Doom Eternal es más de lo que hizo la remake Doom pero también es mucho más, con nuevas mecánicas, nuevas maneras de moverse por los escenarios y nuevas herramientas para aniquilar cualquier cosa que se cruce por delante. El segundo, fue una inyección de carisma a una presentación realmente aburrida, con Ikumi Nakamura, directora artística de GhostWire: Tokyo, que subió al escenario sin problema de mostrar su nerviosismo y ganarse el internet en el proceso. Además el juego tiene un concepto interesante que parece que jugará con Youkais, monstruos del folklore japonés.

La E3 pasó y dejó muchas decepciones, ya que es un año estático, con muchas desarrolladoras trabajando en juegos de próxima generación, la joya de la conferencia, como siempre, es Devolver Digital, que no solo continúa con su historia de ficción, que este año incluyó referencias a Terminator, Robocop y Mad Men, sino que también anunció una buena cantidad de juegos, incluyendo uno con “secuelas truchas” de sus propias IPs, una genialidad.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Las decepciones de los juegos que vienen

La mayoría de las grandes empresas dedicadas a los videojuegos –no estuvo Sony- presentaron en la esperada convención anual sus novedades y dejaron algo de desesperanza en el mundo gamer.

Por: Branko Aime

Una nueva E3 –la convención de videojuegos más importante del mundo, donde las empresas demuestran su potencial y presentan sus novedades- pasó y dejó muchos juegos y muchas nuevas decepciones. Este año fue una conferencia especial porque una de las compañías más grandes de la industria anunció que no iba a ser parte. Ya hace unos cuantos meses Sony dijo que no iba a participar este año y abrió una gran cantidad de especulaciones, la mayoría en torno a no enfrentar a Microsoft en una guerra de anuncios de consolas de próxima generación.

Resulta que el gigante de Xbox sí se presentó y sí anunció su nueva consola, con una gran cantidad de palabras que casi nadie entiende y todos repiten, como Teraflops, y que se traducen en mejores gráficos, mejor capacidad de procesamiento y mejor rendimiento de la consola. La llamada “Project Scarlett” saldrá a la venta en las Fiestas del próximo año con un nuevo halo con Master Chief de protagonista y aún no tiene precio oficial de salida. Aunque este anuncio no fue la estrella de la conferencia de Microsoft, quizás por su política actual de lanzar una actualización de hardware cada dos años, como si fuera una PC. En cambio, la estrella fue literalmente una estrella de Hollywood, Keanu Reeves, que se subió al escenario a presentar un juego en el que actúa y volvió loco a todo el público.

El estilo tan particular de Keanu brilló en el escenario mientras presentaba Cyberpunk 2077, un juego ya anunciado el año pasado y en el que actúa como uno de los personajes principales. Cyberpunk 2077 es un nuevo Sandbox en el que los jugadores podrán “crear su propia historia”, es decir crear un personaje con un arquetipo distintivo, elegir cómo afrontar las misiones, qué cantidad de enemigos matar y cómo vestir al personaje. El juego está siendo desarrollado por la gente de The Witcher 3 así que puede sorprender positivamente y sale a la venta el año que viene. En el resto de la conferencia, Microsoft se dedicó a hablar de las bondades de Game Pass, su sistema de suscripción que permite descargar un catálogo de más de 200 juegos por unos 300 pesos por mes y que llegará a PC este año.

El problema de la E3 es que la mayoría de los juegos que se mostraron ya se conocían y los realmente nuevos no mostraron absolutamente nada de jugabilidad. Ubisoft por ejemplo dedicó 20 minutos de conferencia a mostrar el nuevo “Watch Dogs”, en el cual podremos reclutar cualquier NPC, pero parece que cada uno caerá en una “clase”, así que esto termina significando que cada personaje no es más que un “skin” diferente. Por la siguiente hora de conferencia se dedicaron a mostrar una seguidilla de shooters de la saga Tom Clancy que se mezclaron entre ellos con una gran masa amorfa y de la que solo quedó claro que en uno de ellos actúa el protagonista de The Punisher, la serie de Netflix.

Por el final anunciaron dos cosas interesantes, por un lado, un servicio de suscripción (uno más) que permite jugar todos los títulos de la empresa desde la salida, incluyendo clásicos de la era de la Playstation 1 llamado Uplay +; y el otro es un juego basado en mitología con un estilo similar a The Legend of Zelda: Breath of the Wild desarrollado por el estudio de Assassins Creed, aunque solo se mostró un pequeño teaser.

Hablando de Breath of the Wild, la bomba de la conferencia de Nintendo fue el anuncio de su secuela, primera secuela directa de la saga desde Majora´s Mask y secuela del videojuego que es considerado hoy en día el ejemplo a seguir en juegos de aventura, exploración y mundo abierto, aunque por el poco material presentado, habrá que esperar como mínimo 2 o 3 años para jugarlo.

 


Keanu Reeves en la presentación de "Cyberpunk", el juego que protagoniza.

 

 

Nintendo dedicó su tiempo a hablar de juegos, con gameplay y fechas de sus juegos ya anunciados y muchas sorpresas y anuncios nuevos. Super Smash Bros Ultimate fue un favorito de la presentación, con la aparición de dos nuevos personajes DLC por un lado “El Héroe de la saga Dragon Quest” (son 4 personajes en 1) y por el otro una pareja clásica y una de los más pedidos por los fans, “Banjo & Kazooie”, de la mítica saga de Rare. Además recordó que el nuevo Pokemón existe y saldrá a la venta el próximo 15 de noviembre (hacía pocos días hubo una direct dedicada exclusivamente al juego) y que el año que viene saldrá a la venta el No More Heroes 3, una bomba, aunque había especulaciones sobre su existencia.

Por su lado, Square Enix presentó un gameplay extendido de la remake de Final Fantasy VII, un juego anunciado en 2015 y uno de los más esperados en el mundo por sus fans. El juego tiene un estilo de combate similar a FF XV o Kingdom Hearts 3 con algunos retoques, por ejemplo el sistema de modo táctico en el que el tiempo se congela para poder utilizar ataques especiales y realizar combos con los distintos personajes. El juego saldrá a la venta en marzo del próximo año, o al menos una parte, porque FF VII remake se dividirá en varias partes, la primera que cubrirá cerca del 20% de la historia original y sin noticias sobre futuras partes.

El otro gran anuncio de Square Enix fue el esperado juego de Avengers en el que se podrá jugar con 5 de los personajes originales (Capitán América, Iron Man, Thor, Hulk y Viuda Negra) pero del que se mostró muy poca jugabilidad (las tomas parecían simples Quick Time Events) y con una historia que parecía Endgame rebajada con soda. El juego no sorprendió a nadie. Como tampoco sorprendió a nadie la presentación de Bethesda que nuevamente se subió al escenario, por quinto año consecutivo, y nuevamente tuvo poco para decir. Mucho de su conferencia fueron anuncios de expansiones para juegos que poco le interesan al público, incluyendo un segmento llamado “Volvé, no te pegamos más” donde prácticamente pidieron disculpas por el desastre que resultó ser Fallout 76, su intento de videojuego como servicio y en el que anunciaron todas las características que su base de fans le pide desde hace meses, y también un modo Battle Royale.

Las dos sorpresas de la conferencia fueron Doom Eternal y GhostWire: Tokyo. El primero por la profundización de lo que en 2016 fue una de las mejores remakes de la historia. Doom Eternal es más de lo que hizo la remake Doom pero también es mucho más, con nuevas mecánicas, nuevas maneras de moverse por los escenarios y nuevas herramientas para aniquilar cualquier cosa que se cruce por delante. El segundo, fue una inyección de carisma a una presentación realmente aburrida, con Ikumi Nakamura, directora artística de GhostWire: Tokyo, que subió al escenario sin problema de mostrar su nerviosismo y ganarse el internet en el proceso. Además el juego tiene un concepto interesante que parece que jugará con Youkais, monstruos del folklore japonés.

La E3 pasó y dejó muchas decepciones, ya que es un año estático, con muchas desarrolladoras trabajando en juegos de próxima generación, la joya de la conferencia, como siempre, es Devolver Digital, que no solo continúa con su historia de ficción, que este año incluyó referencias a Terminator, Robocop y Mad Men, sino que también anunció una buena cantidad de juegos, incluyendo uno con “secuelas truchas” de sus propias IPs, una genialidad.

Logín