Escuchá acá la 90.9
X

La Policía detuvo a madre e hija por la muerte de un bebé en un hospital

A mediados de julio, Romina Jaime, de 21 años, dio a luz a un varón que murió asfixiado luego de que lo tiraran a la basura, envuelto en una campera.

A poco más de un mes y medio del hallazgo del cuerpo de un bebé en el cesto de residuos patológicos del Hospital del Sur de la capital, noticia que conmocionó a la sociedad, el juez Penal 2 de San Luis, Ariel Parrillis, ordenó detener este lunes a Romina Jaime, la madre de ese pequeño, que dio a luz al niño en el baño del hospital y al que luego tiró envuelto en una campera, provocando que muriera asfixiado. Pero no solo ella deberá responder ante la Justicia ya que también ordenaron la detención de su madre, Mónica Roxana Zingman, que la acompañó al centro médico el día del hecho.

Jaime tiene 21 años y es vecina de la manzana K del barrio San Luis XV, en la zona sur de la capital, donde también vive Zingman, junto a su marido y padre de la joven.

 

Las mujeres, que están imputadas por el delito de "Homicidio calificado por el vínculo", fueron detenidas por personal del Departamento Homicidios, confirmó el jefe de esa repartición, el subcomisario Javier Sosa. Según trascendió, serían indagadas este martes.

Una fuente judicial comentó que la detención se basó, principalmente, en el resultado de la autopsia, que estableció que el bebé, que estaba a término, nació vivo.

El viernes 19 de julio, un día después del hallazgo, la médica forense del Poder Judicial Marcela Gómez estableció mediante una prueba hecha al pulmón que el niño respiró, lo que le dio la pauta de que nació vivo. Estudios complementarios descartaron que la muerte haya sido por alguna cuestión natural o relacionada al modo de alumbramiento, concluyendo que la causa eficiente de muerte fue una asfixia mecánica, por lo que el caso quedó en manos del Departamento Homicidios de la Policía.

El jueves 18 de julio, Jaime y Zingman fueron el centro de salud más próximo a su domicilio, el Hospital del Sur, a atenderse porque la chica sentía dolor abdominal, aunque no manifestó que estaba embarazada, refirieron fuentes policiales aquel día.

Los especialistas la dejaron en observación, y, en ese interín, la joven habría entrado a un baño, en donde dio a luz. Luego habría envuelto al bebé en una campera, que después le habría dado a su madre.

El personal del hospital, al ver el estado en el que estaba el sanitario producto de la pérdida de sangre, resolvió trasladarla a la Maternidad “Doctora Teresita Baigorria” para una mejor atención. Ahí es donde surgió que había tenido un bebé en el Hospital del Sur.

Dado que el menor no estaba con ella allí, les hicieron las consultas a los profesionales de este último centro de salud, y al revisar las instalaciones, encontraron el cuerpo, en el sector donde se dejan  los residuos patológicos.

Por lo que informó la Policía, cuando se iba a hacer el traslado de la joven a la Maternidad, la madre tenía en sus manos una bolsa, que le pidieron que arrojara. La dejó en un tarro de la guardia, indicaron. Allí podría haber estado el bebé.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La Policía detuvo a madre e hija por la muerte de un bebé en un hospital

A mediados de julio, Romina Jaime, de 21 años, dio a luz a un varón que murió asfixiado luego de que lo tiraran a la basura, envuelto en una campera.

A poco más de un mes y medio del hallazgo del cuerpo de un bebé en el cesto de residuos patológicos del Hospital del Sur de la capital, noticia que conmocionó a la sociedad, el juez Penal 2 de San Luis, Ariel Parrillis, ordenó detener este lunes a Romina Jaime, la madre de ese pequeño, que dio a luz al niño en el baño del hospital y al que luego tiró envuelto en una campera, provocando que muriera asfixiado. Pero no solo ella deberá responder ante la Justicia ya que también ordenaron la detención de su madre, Mónica Roxana Zingman, que la acompañó al centro médico el día del hecho.

Jaime tiene 21 años y es vecina de la manzana K del barrio San Luis XV, en la zona sur de la capital, donde también vive Zingman, junto a su marido y padre de la joven.

 

Las mujeres, que están imputadas por el delito de "Homicidio calificado por el vínculo", fueron detenidas por personal del Departamento Homicidios, confirmó el jefe de esa repartición, el subcomisario Javier Sosa. Según trascendió, serían indagadas este martes.

Una fuente judicial comentó que la detención se basó, principalmente, en el resultado de la autopsia, que estableció que el bebé, que estaba a término, nació vivo.

El viernes 19 de julio, un día después del hallazgo, la médica forense del Poder Judicial Marcela Gómez estableció mediante una prueba hecha al pulmón que el niño respiró, lo que le dio la pauta de que nació vivo. Estudios complementarios descartaron que la muerte haya sido por alguna cuestión natural o relacionada al modo de alumbramiento, concluyendo que la causa eficiente de muerte fue una asfixia mecánica, por lo que el caso quedó en manos del Departamento Homicidios de la Policía.

El jueves 18 de julio, Jaime y Zingman fueron el centro de salud más próximo a su domicilio, el Hospital del Sur, a atenderse porque la chica sentía dolor abdominal, aunque no manifestó que estaba embarazada, refirieron fuentes policiales aquel día.

Los especialistas la dejaron en observación, y, en ese interín, la joven habría entrado a un baño, en donde dio a luz. Luego habría envuelto al bebé en una campera, que después le habría dado a su madre.

El personal del hospital, al ver el estado en el que estaba el sanitario producto de la pérdida de sangre, resolvió trasladarla a la Maternidad “Doctora Teresita Baigorria” para una mejor atención. Ahí es donde surgió que había tenido un bebé en el Hospital del Sur.

Dado que el menor no estaba con ella allí, les hicieron las consultas a los profesionales de este último centro de salud, y al revisar las instalaciones, encontraron el cuerpo, en el sector donde se dejan  los residuos patológicos.

Por lo que informó la Policía, cuando se iba a hacer el traslado de la joven a la Maternidad, la madre tenía en sus manos una bolsa, que le pidieron que arrojara. La dejó en un tarro de la guardia, indicaron. Allí podría haber estado el bebé.

 

Logín