7.5°SAN LUIS - Viernes 10 de Julio de 2020

7.5°SAN LUIS - Viernes 10 de Julio de 2020

EN VIVO

Allanan una casa en la zona sur en busca de pruebas por un asesinato

Policías de Homicidios inspeccionaron un inmueble y secuestraron diversos elementos.  

Por redacción
| 27 de abril de 2020
Procedimiento. Efectivos de Homicidios, anoche, en plena tarea, al sur de la ciudad. La investigación continúa. Foto:Martín Gómez.

Era un apasionado del fútbol. En sus redes sociales tenía fotos de la hinchada de San Lorenzo de Almagro y en una imagen sale con la camiseta de la Selección Argentina. Julio Olariaga también era un papá orgulloso de sus siete hijos. Así lo indicaba su amplia sonrisa en cada imagen que compartía con ellos. Sin embargo, el sábado a la noche tres balazos terminaron con su vida. Fue asesinado a quemarropa y el Departamento Homicidios de la Policía de San Luis trabaja sin pausas para dar con el o los asesinos. Ayer realizó un allanamiento en una casa de la zona sur y secuestró elementos que pueden ser valiosos para la causa.
El asesinato ocurrió en la puerta de la casa que el hombre de 53 años compartía con Liliana Fernández, su pareja, en la calle Abelardo Figueroa al 800. Eran las 21 cuando alguien llamó a su puerta o, mejor dicho, a sus rejas. Olariaga salió a abrir, tal vez porque conocía a esa persona que había llegado a su casa, pero instantes más tarde, según la esposa, se escucharon tres disparos. Cuando la mujer salió, Julio estaba en el piso, herido de muerte. 
Aunque la esposa, desesperada, llamó al Sempro, los médicos que llegaron en la ambulancia no pudieron hacer nada para reanimarlo. Murió allí, en el ingreso a su vivienda. 
La Policía llegó a los pocos minutos y los hombres de Homicidios, con el comisario Javier Sosa al mando, comenzaron la pesquisa. Según fuentes judiciales, el arma que terminó con la vida de Olariaga es calibre 22.
El caso recayó en el Juzgado Penal 3, a cargo de la jueza Virginia Palacios, quien llegó hasta la escena del crimen para supervisar las acciones vinculadas a la instrucción de la causa.
El testimonio de testigos y la solicitud de cámaras de seguridad fueron las primeras diligencias. También hubo un minucioso estudio de la escena del crimen.

 

 

Un arma calibre 22 terminó con la vida de Olariaga. Tenía 53 años y era padre de 7 hijos.

 

 

Primeros allanamientos

 

Las averiguaciones continuaron y, ayer por la tarde, efectivos de Homicidios, autorizados por la jueza Palacios, allanaron una vivienda ubicada en la zona sur de la ciudad. No hubo detenidos pero los pesquisas secuestraron diversos elementos que pueden ser vitales para desentramar el asesinato de Olariaga.
Sin embargo, según trascendió, ese no sería el único allanamiento ya que la investigación continúa y no se descartan más procedimientos en las próximas horas.
Al parecer los policías tendrían algunos indicios, pero hay mucha cautela en torno a la pesquisa y no hay confirmaciones al respecto.
Ni bien comenzó la investigación, los policías no descartaron ninguna hipótesis y los testimonios de allegados a Olariaga se extendieron hasta la madrugada del domingo.
Según sus conocidos, Julio no tenía enemigos. Era un hombre de trabajo, apegado a sus hijos. Si bien se había separado de su primera esposa y madre de sus chicos, ahora estaba en pareja y se lo veía feliz. Nadie de su entorno cercano imaginó jamás este final.

 

Comentá vos tambien...