Escuchá acá la 96.3
X

China compró menos carne y encendió las luces de alarma

El gigante asiático adquirió 7.377 toneladas menos en noviembre respecto al mes anterior. Su gobierno dejó de financiar a los importadores para bajar la inflación.

Durante noviembre, las exportaciones de carne vacuna registraron un total de 80.490 toneladas res con hueso, lo que marca una caída del 16% respecto de las 95.945 toneladas alcanzadas el mes previo, según la Bolsa de Comercio de Rosario.

En términos acumulados, el volumen total embarcado ascendió a 745 mil toneladas, lo que implica un crecimiento interanual cercano al 50% que, muy probablemente, termine el año superando las 771 mil toneladas exportadas en el año 2005.

Pero ¿a qué se atribuye esta caída que muestran las cifras del último mes? La realidad es que haciendo una apertura detallada por destinos, la mayoría de los principales compradores han reducido su nivel de compras desde el récord absoluto de octubre. A excepción de Brasil, España y el Reino Unido, el resto de los destinos a los cuales vende Argentina han mostrado una retracción en su volumen de compras.

Sin embargo, la alta participación que ha alcanzado el mercado chino en las exportaciones de carne bovina argentina lo vuelve determinante a la hora de explicar los principales cambios. En este sentido, más del 50% del menor volumen exportado en noviembre se debe a este único comprador, que redujo sus compras mensuales en 7.377 toneladas tras las 72.941 embarcadas en octubre.

Es precisamente esta desaceleración en las compras chinas la que enciende una luz de alerta de cara a los próximos meses. Si bien en las cifras oficiales de noviembre el valor promedio de la tonelada exportada a China aún no reviste ajustes significativos, es ya un hecho la fuerte reducción de precios que exhiben las últimas ventas concertadas con este destino, que se reflejarán más pronunciadamente en los embarques de diciembre en adelante.

Luego de un frenético año en el que China salió desesperadamente al mundo en busca de abastecimiento ante la inminente crisis de oferta generada por la fiebre porcina, el gobierno chino ha salido a poner un contundente freno. La fuerte presión compradora que ejerció durante todo el año llevó a convalidar valores que derivaron en una fenomenal escalada de los precios internos al consumidor. La inflación china en noviembre llegó al 4,5%, marcando su pico más alto desde el año 2012, mientras que el rubro "Alimentos y bebidas no alcohólicas" registró una suba interanual del 13,9% ese mismo mes. Fue empujado por el incremento registrado en el precio de la carne, en primer lugar de cerdo —que duplicó su valor en el último año— seguido por la vacuna, que exhibió una suba de más de 20% interanual.

Ante esa situación, el gobierno chino restringió fuertemente el financiamiento a los importadores, lo que derivó en un corte abrupto de nuevos negocios, coincidente con la baja estacional que imponen los festejos del año nuevo chino. Hasta tanto se retome la actividad hacia fines de enero, China representa una incógnita respecto de la actitud compradora que adoptará.

Particularmente en el caso de Argentina, preocupa la fuerte concentración de ventas que ha llegado a reunir este único comprador. Si observamos la evolución de tan solo los últimos cuatro años, vemos que China ha pasado de llevar en 2016 el 36% del volumen total de carne argentina comercializada en el exterior a un 74% en 2019, medido hasta el mes de noviembre.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

China compró menos carne y encendió las luces de alarma

El gigante asiático adquirió 7.377 toneladas menos en noviembre respecto al mes anterior. Su gobierno dejó de financiar a los importadores para bajar la inflación.

Los empresarios chinos no se volcaron por las carnes de Argentina y sus pares locales recalculan el recorrido. Foto: NA.

Durante noviembre, las exportaciones de carne vacuna registraron un total de 80.490 toneladas res con hueso, lo que marca una caída del 16% respecto de las 95.945 toneladas alcanzadas el mes previo, según la Bolsa de Comercio de Rosario.

En términos acumulados, el volumen total embarcado ascendió a 745 mil toneladas, lo que implica un crecimiento interanual cercano al 50% que, muy probablemente, termine el año superando las 771 mil toneladas exportadas en el año 2005.

Pero ¿a qué se atribuye esta caída que muestran las cifras del último mes? La realidad es que haciendo una apertura detallada por destinos, la mayoría de los principales compradores han reducido su nivel de compras desde el récord absoluto de octubre. A excepción de Brasil, España y el Reino Unido, el resto de los destinos a los cuales vende Argentina han mostrado una retracción en su volumen de compras.

Sin embargo, la alta participación que ha alcanzado el mercado chino en las exportaciones de carne bovina argentina lo vuelve determinante a la hora de explicar los principales cambios. En este sentido, más del 50% del menor volumen exportado en noviembre se debe a este único comprador, que redujo sus compras mensuales en 7.377 toneladas tras las 72.941 embarcadas en octubre.

Es precisamente esta desaceleración en las compras chinas la que enciende una luz de alerta de cara a los próximos meses. Si bien en las cifras oficiales de noviembre el valor promedio de la tonelada exportada a China aún no reviste ajustes significativos, es ya un hecho la fuerte reducción de precios que exhiben las últimas ventas concertadas con este destino, que se reflejarán más pronunciadamente en los embarques de diciembre en adelante.

Luego de un frenético año en el que China salió desesperadamente al mundo en busca de abastecimiento ante la inminente crisis de oferta generada por la fiebre porcina, el gobierno chino ha salido a poner un contundente freno. La fuerte presión compradora que ejerció durante todo el año llevó a convalidar valores que derivaron en una fenomenal escalada de los precios internos al consumidor. La inflación china en noviembre llegó al 4,5%, marcando su pico más alto desde el año 2012, mientras que el rubro "Alimentos y bebidas no alcohólicas" registró una suba interanual del 13,9% ese mismo mes. Fue empujado por el incremento registrado en el precio de la carne, en primer lugar de cerdo —que duplicó su valor en el último año— seguido por la vacuna, que exhibió una suba de más de 20% interanual.

Ante esa situación, el gobierno chino restringió fuertemente el financiamiento a los importadores, lo que derivó en un corte abrupto de nuevos negocios, coincidente con la baja estacional que imponen los festejos del año nuevo chino. Hasta tanto se retome la actividad hacia fines de enero, China representa una incógnita respecto de la actitud compradora que adoptará.

Particularmente en el caso de Argentina, preocupa la fuerte concentración de ventas que ha llegado a reunir este único comprador. Si observamos la evolución de tan solo los últimos cuatro años, vemos que China ha pasado de llevar en 2016 el 36% del volumen total de carne argentina comercializada en el exterior a un 74% en 2019, medido hasta el mes de noviembre.

Logín