18.3°SAN LUIS - Viernes 18 de Septiembre de 2020

18.3°SAN LUIS - Viernes 18 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Familia completa: Osvaldo y Lucio concretaron su sueño de ser papás

Son el primer matrimonio igualitario en adoptar. Lograron la guarda definitiva de Priscila y Jazmín. 

Por Natalia Olguín
| 06 de enero de 2020
La alegría del hogar. Osvaldo, Priscila, Jazmín y Lucio llevan dos años y cuatro meses juntos. Fotos: Héctor Portela.

 

El deseo de ser padres asomó al poco tiempo de que fueran novios. Tan fuerte era que un año antes de la boda, en el 2014, Osvaldo Morán y Lucio Nievas empezaron con los trámites de adopción. Fue una espera larga y casi penosa, al punto de que casi habían desistido de seguir con la lucha, pero la vida decidió premiarlos con la llegada de Priscila y Jazmín a sus vidas. Las dos hermanitas de 7 y 8 años los conocieron para la primavera del 2017 y desde entonces no se fueron más de su lado. El 23 de septiembre del año pasado la Justicia falló a su favor y les otorgó la guarda definitiva de las niñas.

 

La pareja fue perseverante para concretar sus sueños: fue una de las primeras de la ciudad en casarse tras la aprobación de la Ley de Matrimonio Igualitario, y ahora es pionera en tener la custodia de dos menores.

 

"Decidimos dar una oportunidad a los niños ya que nosotros no podíamos tenerlos. Con un año de anticipación sacamos fecha para el casamiento y, en paralelo, buscamos los requisitos para inscribirnos en el RUA (Registro Único de Aspirantes a Guarda). Todos los años había que renovar la documentación, lo hicimos 3 veces, pero en el 2017 dijimos que era la última. Porque al principio arrancas esperanzado, pero después te desilusionas", recordó Osvaldo.

 

 

 

Cuando pensaron que el final era poco alentador llegó la noticia esperada, aunque con una variante: no era una sino dos nenas. Lejos de asustarse, reconocieron que "donde comen 3 comen 4" y se apresuraron en ir a conocerlas.

 

Al segundo día, Priscila y Jazmín conocieron el que sería su nuevo hogar y no se despegaron más de sus papás. El recibimiento de las familias Nievas y Morán fue a pura alegría: hubo almuerzo dominical y decenas de regalos. "Casi como un 'baby shower'", bromeó Lucio.

 

La guarda preadoptiva perduró por doce meses y casi el mismo período demandó el juicio para obtener la custodia definitiva, que se materializó también para la época primaveral del año pasado.

 

Los primeros meses fueron toda una revolución en el departamento céntrico donde viven. "Fue dura la adaptación para ellas y nosotros. Con Lucio estábamos acostumbrados a ser nosotros dos, comer a cualquier hora y cualquier cosa, pero con los niños tenés que cocinar, además el primer año tenían 3 psicólogos e iban a escuelas diferentes", contó Osvaldo, que es policía en la Comisaría 12ª.

 

Hoy, las niñas asisten a la escuela "Mariano Moreno". Lucio es quien les dedica más horas: les cocina, las lleva y trae al colegio y a las clases de natación y danza. "Soy el papá luchón", reconoció entre risas. Él dejó de trabajar en un emprendimiento de viandas saludables "para cuidarlas y aprovechar el tiempo con ellas".

 

 

 

Priscila, la menor de las hijas, es extrovertida, chistosa y enérgica. Jazmín, en cambio, es más tímida, ordenada, súper aplicada en las tareas y amante de los libros. Ambas han colmado la vida de la pareja. "Como todo niño, causan disturbios, problemas, te hacen renegar, sufrir, pero una palabra, una sonrisa y te dan vuelta. Son la alegría de la casa, te mueven el mundo en amplios sentidos. Cada una es única en su forma. Cuando adoptas tenés una idea de cómo va a hacer y jamás llega a eso; es diferente. No existe la familia perfecta, pero se va construyendo en el día a día. Se forma la unión, los lazos. Existe la familia con más y menos errores y nosotros somos una más", expresó Osvaldo.

 

En sus dos años y cuatro meses juntos han paseado por San Juan y Buenos Aires, fueron bautizadas en el templo "Nuestra Señora de la Merced" y tramitaron el DNI con los apellidos Morán Nievas. Por estos días están a la espera del pasaporte porque en los próximos meses viajarán a México. "Elegimos ese destino porque era el más barato. En el 2017 viajamos a Aruba y queríamos mostrarles el mar más lindo a las nenas", confesó Nievas.

 

Al pensar en ese período que atravesaron, Osvaldo sostuvo: "Es un proceso largo, pero vale la espera; se cumplen los sueños. La familia llega, no es lo que uno espera, pero sí lo que necesita. Y la alegría es tenerlas día a día".

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentá vos tambien...