20°SAN LUIS - Lunes 30 de Noviembre de 2020

20°SAN LUIS - Lunes 30 de Noviembre de 2020

EN VIVO

Feminismo antiespecista: contra la opresión de todos los cuerpos

El movimiento va tomando fuerza a nivel nacional. En San Luis, buscan expandir la corriente.

Por redacción
| 24 de octubre de 2020
Un grito contra la explotación. Las banderas de las militantes reclaman: "Ni oprimidas, ni opresoras". Foto: Feminacida.

“Ni oprimidas, ni opresoras”, ese es uno de los lemas principales del movimiento antiespecista que se fusiona con el feminismo y se planta ante las injusticias, las violencias, la discriminación y el racismo, sin distinción de cuerpos. Para quienes lo militan, ambas corrientes deben ir de la mano, aunque en el plano actual hay divergencias a la hora de hablar sobre el tema.

 

En los últimos años, el feminismo antiespecista fue ganando espacios en las luchas de las mujeres y disidencias, y hoy son cada vez más las personas que levantan la bandera en contra el patriarcado y el capitalismo. Pero antes es necesario comprender en qué consiste. La corriente se contrapone al especismo, una ideología que divide a las especies por su capacidad de racionalizar y pone a la humanidad por sobre los animales, despojando a estos últimos de cualquier derecho. En ese sentido, justifica todo tipo de tortura o utilización de los mismos para el consumo o el entretenimiento.

 

Es por eso que aseguran que el antiespecismo y el feminismo no pueden ir por caminos separados. "Lo que se plantea es la liberación animal, la abolición de la esclavitud y la igualdad de derechos para todes les que habitan en la tierra. Los feminismos cuestionan la superioridad del hombre blanco y heterosexual por sobre las mujeres, lesbianas, las personas de color y defienden la lucha por la equidad en aspectos sociales, económicos, culturales entre los humanos. Para mí, es en ese punto dónde se encuentran", señaló Sofía Llanpart, quien desde hace casi diez años es vegana y busca expandir el movimiento en la ciudad.

 

Lo que se plantea es la liberación animal, la abolición de la esclavitud y la igualdad de derecho para todes (Sofía Llanpart)

Además, la integrante de la organización de la Marcha del Orgullo Disidente de Villa Mercedes recalcó: "Es inconsistente sostener una lucha por la igualdad cuando seguimos tomando leche. Y con eso me refiero a elegir a la industria láctea, que abusa y utiliza a la vaca (hembra) para sacarle la leche a través de la inseminación. Y a su vez, termina comercializando a su hijo, el ternero, para el consumo", explicó.

 

Milagro Amieva, una estudiante de Comunicación Social que desde hace algunos meses forma parte del espacio Feminismo Antiespecista San Luis (página que creó junto a una amiga), añadió: "Ambas son propuestas transversales y están atravesadas entre sí, sería incoherente, desde mi perspectiva, ser feminista y no ser antiespecista y viceversa. Nosotres estamos luchando para no ser oprimidas, para que no nos violen o nos maten, pero seguimos legitimando un sistema que lo hace con otros seres. Así como la mujer es objeto de consumo para el patriarcado, lo mismo ocurre con las hembras", aseguró.

 

Aunque quienes integran los movimientos de mujeres y disidencias eligen ser parte de esta propuesta, también hay personas que la rechazan. “Hay que entender que es un espacio en construcción. Obviamente hay pujas entre las corrientes, como ocurre en cualquier lucha social. Pero también creo que tiene que haber una transición y va a llevar su tiempo, porque estamos hablando de costumbres. Además, es una cuestión reduccionista y biologicista, hay mucha gente que se cierra en eso y sigue legitimando estas prácticas”, reflexionó Milagro.

 

Por su parte, Llanpart coincidió y dijo: “Todo lo que cuestione la forma en la que trabajamos, vivimos o lo que consumimos va a generar una resistencia porque se trata de cuestionar nuestras acciones, desde tomar un vaso de leche hasta elegir qué usar, especialmente cuando nos damos cuenta de que eso repercute en la vida de otro ser”.

 

Ambas propuestas son transversales y están atravesadas entre sí, sería incoherente ser feminista y ser especista (Milagro Amieva)

Asimismo, se proyecta a nivel federal pero son muy pocas las agrupaciones. Una de ellas es “Sin esclavxs” y otra es la FAI (Feminismo Antiespecista Interseccional). Ambas surgieron en 2018 y les hacen frente al patriarcado y al capitalismo por igual. “A nivel nacional, la mayoría de los grupos son ONG u organizaciones verticalistas que no suelen ser feministas, y eso es lo que les hace un poco de ruido a las compañeras. Pero aun así somos muchas las que buscamos hacerlo más colectivo, un poco desde las conexiones a través de redes porque vivimos en otros lados. También pudimos encontrarnos en el Plurinacional. En un principio comenzaron a hacer talleres en las plazas, sin aparecer en las grillas, pero eso fue un gran punto de encuentro”, destacó Sofía.

 

En San Luis, las primeras semillas comienzan a germinar. “En la última marcha del 8M nos juntamos con una amiga para ir y cuando llegamos nos dimos cuenta, éramos pocas las que llevábamos carteles con consignas antiespecistas y nos empezamos a plantear esta necesidad de poder difundirlo más y así tener una representación en San Luis. Luego armamos la página de Instagram, comenzamos a autoconvocar a quienes quisieran sumarse, sobre todo gente que está en transición. Pero la idea surgió entre nosotras dos y ahora nos están llegando mensajes de diferentes personas, nos emocionó mucho. Estamos en una etapa de armado”, contó Amieva.

 

Comentá vos tambien...