SAN LUIS - Domingo 07 de Agosto de 2022

SAN LUIS - Domingo 07 de Agosto de 2022

EN VIVO

Bolsonaro quiere que los vacunados se hagan responsables en caso de efectos adversos

El presidente de Brasil aclaró que la persona que decida inmunizarse deberá firmar un compromiso de responsabilidad. Por su postura recibió fuertes críticas de los epidemiólogos.

Por redacción
| 15 de diciembre de 2020
Bolsonaro dice que la vacunación contra el coronavirus no debe ser obligatoria. Foto: Internet.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció que firmará un decreto para adquirir vacunas contra el coronavirus pero aclaró que quien decida inmunizarse deberá firmar un compromiso de responsabilidad en caso de efectos colaterales.

 



"Debo firmar en las próximas horas un decreto liberando 20.000 millones de reales (unos 4.000 millones de dólares) para la compra de vacunas", dijo Bolsonaro la noche del lunes al hablar con militantes.

 



"Habrá que firmar un compromiso de responsabilidad, porque el laboratorio Pfizer, por ejemplo, dice que no se responsabiliza por los efectos colaterales", agregó.

 



Bolsonaro insistió en que la vacuna no debe ser obligatoria, pero puso la responsabilidad en cada ciudadano y no en la autoridad reguladora que debe aprobar o no las vacunas, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa).

 



"Si hay gente que quiere tomar, que tome. Si tiene algún problema, la responsabilidad es de la persona", afirmó Bolsonaro, quien destacó que la población que tiene buen estado físico y de salud no corre riesgos.

 



"No hay que preocuparse por el que está bien de salud, la preocupación es con los ancianos, los que tienen alguna enfermedad, los gorditos", afirmó el presidente.

 



Sin embargo, los epidemiólogos repudiaron la declaración de Bolsonaro.

 



"Estamos hablando de una vacuna que debe tener un registro adecuado de seguridad comprobada. Por lo tanto no se justifica pedir firmar un compromiso. El objetivo de eso es hacer inviable una campaña de vacunación", dijo a los medios Carla Domingues, epidemióloga del Ministerio de Salud responsable de campañas de inmunización.

 



Según la especialista, "en lugar de ir a la televisión y a las redes a hacer una campaña de esclarecimiento sobre la importancia de la vacunación, el Presidente se posiciona sobre que la vacuna no es importante, que puede hacer mal y que la población no debe vacunarse".

 



Además de ser un negacionista de la gravedad del coronavirus, al que alguna vez calificó de "gripecita", Bolsonaro mantiene una disputa política sobre la vacunación contra la COVID-19.

 



Su Gobierno forma parte del consorcio de la vacuna de AstraZeneca que desarrolla la Universidad de Oxford, pero aún se niega a ponerle fecha a la vacunación, a la vez que ya ha rechazado públicamente, por motivos "de origen", la vacuna que desarrolla el paulista Instituto Butantan con el laboratorio chino Sinovac.

 

 

Télam
 

 

Comentá vos tambien...