30.8°SAN LUIS - Miércoles 27 de Enero de 2021

30.8°SAN LUIS - Miércoles 27 de Enero de 2021

EN VIVO

Construían un edificio con una técnica innovadora

Empleaban un encofrado deslizante, sistema que por primera vez se aplicaba en San Luis en una obra.

Por redacción
| 19 de diciembre de 2020
Imagen de la construcción de la torre central mediante un sistema de encofrado deslizable.

A fines de 1970 había comenzado la construcción de un edificio con un moderno sistema mediante el empleo de un encofrado deslizante, que era la primera vez que se utilizaba en la capital provincial. La obra se levantaba en 9 de Julio y San Martín (donde hoy existe un complejo de departamentos y en su planta baja está el Archivo Histórico de la provincia), ubicado al lado de la ex Casa de Gobierno. 

 

El proyecto consistía en la edificación de un cuerpo central como soporte, donde se elevaría una torre central de 55 metros en la que funcionarían oficinas administrativas de distintas reparticiones del gobierno provincial.

 

La obra fue ejecutada por la Constructora Ferraro y Romero y se trataba de la edificación de 9 pisos, dos entrepisos y una planta baja con dos subsuelos. 

 

El Diario de San Luis del 7 de diciembre precisó que se levantaba una torre y que sería finalizada en un tiempo récord de 11 días (de acuerdo a lo adelantado por el capataz de la obra, Rosilio Martini) gracias al empleo del encofrado deslizante.

 

Era un sistema ideado y perfeccionado por el ingeniero Walter Enet, catedrático de la materia Hormigón de la Facultad de Ingeniería de la ciudad de Córdoba. El encofrado utilizado para hormigonar esta obra necesitaría de 46 mil kilos de hierro y 259 mil de cemento.

 

"El promedio de deslizamiento del encofrado está calculado entre los 20 y 25 centímetros por hora, lo que permitirá determinar que las paredes laterales (así se llama al cuerpo a construirse) podrán estar levantadas en un lapso de no más de 10 días", manifestó Martini a este medio.

 

Finalmente, por problemas en la construcción, la obra se paró en 1975.

 

 

Construcción demorada

 

A principios de los 90 el gobierno de Adolfo Rodríguez Saá contrató a la entonces Constructora Klush Hermanos para que terminara con la obra, que fue finalizada a mediados de 1995.

 

El constructor Pablo Klush recordó que el sistema que aplicó la empresa contratada en esa época consistía en realizar un pilar de hormigón con paredes de un espesor de unos 30 o 35 centímetros. Una vez que se llegara a arriba se desplazarían unos tensores en donde se colgarían los pisos de esa estructura, proyecto que no pudieron concretar porque la construcción sufrió una torcedura. "Utilizaban encofrados deslizantes con la idea de obtener un cilindro, pero consiguieron algo parecido a un tirabuzón", explicó.

 

Luego, la compañía sobre la marcha cambió el método constructivo al tradicional. "Debieron realizar nuevas bases con columnas y losas, como se hacen todos los edificios en el país. La obra se abandonó en 1975", manifestó a El Diario.

 

Según el profesor Néstor Menéndez, fue un proyecto con el que se intentó realizar una construcción innovadora, que se aplicaba en edificaciones de hasta 20 metros. "Acá se intentó en uno mucho más alto y salió mal", precisó.

 

El historiador Manuel Ybánez señaló que el Archivo Histórico de la provincia comenzó a funcionar en el edificio a fines de la década del '90, en el sector de planta baja que tiene ingreso sobre 9 de Julio.

 

"También en el lugar estaban en esa época algunas dependencias del Ministerio de Educación y en la actualidad se incorporó, en el primer subsuelo, un espacio cultural y fotográfico”, precisó.

 

Por la calle San Martín se accede al edificio donde están distribuidos cuatro departamentos en cada uno de sus nueve pisos.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...