28.3°SAN LUIS - Miércoles 27 de Enero de 2021

28.3°SAN LUIS - Miércoles 27 de Enero de 2021

EN VIVO

El presidente Levingston estudiaba una reforma en la Constitución Nacional

El mandatario puntano buscaba instituir que el período presidencial fuera de cuatro años y con una sola reelección.   

Por redacción
| 21 de diciembre de 2020
Visita. Levingston recorre las instalaciones del astillero "Alianza" junto con autoridades de la empresa. Foto: RECORTE / ARCHIVO Año V- N° 1.426.

El entonces presidente de facto, general de brigada Roberto Marcelo Levingston, en diciembre de 1970 brindaba un mensaje a todo el país, difundido por radio, en el que anunciaba que se iba a realizar un estudio de la reforma de la Constitución Nacional para establecer que el período presidencial de los gobiernos democráticos sea de 4 años de duración, con la posibilidad de una sola reelección, entre otras normas.

 

La idea del mandatario puntano era llamar a elecciones durante su presidencia, pero a largo plazo, acontecimiento que finalmente no ocurrió, debido a que la Junta de Comandantes le pidió la renuncia el 23 de marzo de 1971 y fue sucedido por el teniente general Alejandro Lanusse.

 

Finalmente la reforma de la Constitución de la Nación Argentina se efectuó en 1994 y fue una importante modificación realizada al texto constitucional. Se concretó a partir de un acuerdo entre el entonces presidente Carlos Memen (peronismo) y el exmandatario Raúl Alfonsín (radicalismo), en el recordado Pacto de Olivos.

 

La reforma estableció el reconocimiento de los derechos de protección ambientales, del consumidor, a la información, la acción constitucional de amparo simple y colectivo, el voto directo, la reelección presidencial por una vez, el acortamiento del mandato de 6 a 4 años y la reglamentación de los decretos por razones de necesidad y urgencia, entre otras normas.

 

Hace 50 años, El Diario de San Luis en sus páginas describió que además del estudio de la reforma también se evaluaría un anteproyecto de un plan político que regiría para la futura gobernación del país.

 

Durante su discurso explicó que “se desalentará todo intento de activar la vida política partidaria hasta que se hayan creado las nuevas bases necesarias, para que ello se realice manteniéndose la prohibición sobre las actividades políticas en vigencia desde el 28 de junio de 1966”.

 

Advirtió que se impedirá cualquier tentativa de los sindicatos obreros de extralimitarse en su función y cometido específico.

 

El texto del mensaje siguió: “En concordancia con el principio sustentado por el gobierno nacional en este segundo ciclo de la Revolución Argentina, de hacer conocer al pueblo todos los actos que realiza, se da hoy a publicidad la directiva impartida al señor ministro del Interior y que contiene las bases del plan político nacional”.

 

 

Política nacional

 

La Revolución Argentina inició el proceso de transformación de estructuras que demandaba la comunidad, señaló el matutino.

 

Según el presidente de facto puntano, en el ámbito político se notaba un cierto retraso, lo que requería en consecuencia una profunda acción destinada a crear y consolidar una mística nacional y revolucionaria, que facilitara los objetivos fijados.

 

“Existe una mayoría indiferente y desorientada, que como consecuencia de la falta de proyección de la verdadera imagen revolucionaria, aún no se muestra predispuesta a confiar en el proceso”, manifestó.

 

Levingston insistía que la política de pacificación del gobierno de la Revolución Argentina fue mal interpretada, porque originó que el accionar de ciertos sectores sindicales se desarrollara más acentuadamente en el campo político mediante solicitadas, proclamas o declaraciones de ese carácter, lo que configuraba una oposición que escapa a su función legal, siguiendo los lineamientos de un activismo gremial determinado.  

 

Comentá vos tambien...