22°SAN LUIS - Jueves 27 de Enero de 2022

22°SAN LUIS - Jueves 27 de Enero de 2022

EN VIVO

La opinión de tres referentes locales en la histórica lucha

Por redacción
| 31 de diciembre de 2020

"No tener esta ley era una violencia muy grande"

 

Lily Manini, presidenta ADEM.

 

Con mucha expectativa. Con mucha angustia. Con mucha esperanza. Así siguió Lily Manini, una de las históricas referentes puntanas de la lucha por la legalización del aborto, todas las instancias que precedieron a la votación. "Hasta último momento no se sabía qué podía suceder, porque podían (las senadoras y los senadores) cambiar de opinión, a favor o en contra. Vivo lo sucedido con una profunda alegría y una gran satisfacción. Llevamos muchos años en lucha por obtener esta ley, 15, más precisamente. Por momentos parecía que se daba y luego no, pero al fin la tenemos. Estamos en contra de las violencias hacia las mujeres, y no tener esta ley era una violencia muy grande. Ahora es una violencia menos. Y hay que seguir, nos falta mucho y espero poder verlo", dijo.

 

Lily, quien siguió el debate por televisión, destacó el discurso de la senadora María Eugenia Catalfamo, la única representante puntana que acompañó el proyecto. "Estuvo muy bien, me gustó mucho cómo se expresó, porque sentí muchísimo que ella no pudo ir al Senado en 2018 porque estaba embarazada, y era una posibilidad menos para nosotras. Y ahora pudimos escucharla", celebró.

 

Desde muy joven Lily abrazó la lucha por los derechos de las mujeres. Y destacó el rol de las jóvenes, "que nos han escuchado, han leído lo que hemos publicado, y por eso creo que están tan convencidas, porque de chiquititas lo han vivido, viendo a sus abuelas, madres, tías y hermanas mayores", dijo, en relación a cómo el feminismo atraviesa a diferentes generaciones.

 

Contó que la expresión "lo personal es político" se encarna en su historia: sus padres tuvieron tres hijos, siendo ella la única mujer, y pudo sentir la desigualdad respecto a sus hermanos en distintos aspectos. "Cuando estás con varones en la familia te das cuenta la diferencia. Entonces yo protestaba, pataleaba, me quejaba. Podían salir, no tenían horario restringido, como yo. Ahora no se ve tanto, aunque persiste la inequidad. La crianza y la expectativa que hay en relación a los varones y las mujeres son distintas. Pero por suerte nuestros padres nos estimularon a estudiar, pude ser profesional y defenderme en la vida sin tener que depender de ningún hombre. La autonomía es donde empieza la libertad de las mujeres", aseveró.

 

El desafío del feminismo "es seguir educando, que la Ley de Educación Sexual se cumpla acabadamente. Eso permitirá que las chicas y los chicos aprendan a cuidarse y a defender sus derechos, me parece importantísimo avanzar en este sentido. Los grupos antiderechos se oponen a esto, en realidad se oponen a todo lo que es avance para la sociedad", afirmó.

 

 

 

"La única forma de obtener derechos es salir a la calle"

 

Yolanda Bertazzo, médica ginecóloga

 

En compañía de un centenar de mujeres y jovencitas, Yolanda Bertazzo participó de la vigilia por la legalización del aborto en la plaza Pringles hasta pasadas las 23. Luego, siguió el debate de Senadores desde su hogar y se topó con la noticia de que la ley se aprobó mientras vivenciaba una mezcolanza de sentimientos que pasaban por la emoción, la alegría y la templanza.

 

Desde su mirada como profesional de la salud, la legalización del aborto es una lucha que la transporta a sus años como estudiante de medicina, en los que vivió una época con pocas libertades y empuje. "En los primeros tiempos que ejercía mi profesión traía la impronta que me dejó la universidad, que en cuestión de derechos, deja mucho que desear, inclusive en la actualidad. Espero que con la ley, ahora las academias puedan cambiar su postura porque no ha sido muy libertaria, más bien condenatoria de un montón de derechos de la mujer", recordó Bertazzo.

 

La médica ginecóloga expresó que en los últimos 25 años logró ejercer su profesión con más libertad. "Con el tiempo entendí las cuestiones del feminismo y milité la legalización del aborto como una causa que solo nos brindará equidad", agregó la doctora que actualmente trabaja en el Programa de Salud Sexual Reproductiva y No Reproductiva de la provincia y, luego de conocer la nueva ley, también encontró diferentes desafíos que sorteará junto a los demás profesionales de San Luis.

 

En la provincia contamos con muchos equipos de salud que están de acuerdo y son nuestro brazo fuerte para desempeñar la tarea y hay otros equipos que ofrecen resistencia. Pero esta ley nos da un respaldo importante para trabajar en esta temática. Muchos de nosotros habilitábamos la práctica pero la mujer seguía con el susto de que la denuncien, la obstaculicen o no le den lo que necesite. Ahora es distinto porque van a reclamar algo que es ley. Esa nueva conquista es una herramienta para obtener derechos", expresó.

 

Por último, Bertazzo expresó que ahora es el turno de las jóvenes en tomar la posta y avanzar para la conquista de otros derechos. "Todavía quedan algunas luchas pendientes, hay que seguir adelante porque estoy convencida de que la única forma de obtener derechos es pelear y salir a la calle para conseguirlos", concluyó.

 

 

 

"Seguimos en campaña para que se cumpla la norma"

 

María José Corvalán, ADEM

 

"A las 4 y media de la madrugada, aunque vi a mis compañeras que me rodeaban saltando y cantando, revisé dos o tres veces con la vista la pantalla para saber si era cierto. Y respiré. Fue una sensación familiar. Como esa que sentía cuando era niña y pasaba por una cuadra con una obra en construcción, ese estado de alerta que por fuera no se nota pero por dentro vas como reteniendo el aire o respirando apretadito. Y cuando doblás la esquina, soltás. ¿Entendés lo que te explico? Fue ese aire apretadito por años". Así explica María José Corvalán esos instantes en la madrugada del miércoles: años contenidos en la garganta, en el alma.

 

"Primero porque vino la aprobación de la ley a legitimar lo que veníamos diciendo por años y que por decirlo nos señalaban de locas, extremistas, asesinas y demás. Fue muy difícil hablar sobre el derecho al aborto y ser menospreciada y rotulada por muchos años, incluso en mi profesión. No éramos locas, ahí tenés un recinto lleno de gente y la mayoría está repitiendo nuestras frases, nuestros argumentos, nuestras palabras que no valían o eran descartadas", dice.

 

Para esta periodista, "militar el aborto legal no fue fácil y menos en San Luis. Lily Mani ni y las históricas de San Luis me albergaron en ADEM y me enseñaron a analizar todo con perspectiva feminista. Otras organizaciones aliadas y compañeras queridísimas de la campaña me enseñaron mucho sobre cómo establecer alianzas, hacer cabildeo y trazar estrategias de incidencia territorial. Me acuerdo cuando íbamos a la plaza Pringles a poner la mesita para juntar las firmas necesarias para presentar el primer proyecto de ley en 2007, me acuerdo de mi primer informe periodístico en ese mismo año sobre las consecuencias del aborto clandestino y no lo puedo creer. De verdad estábamos muy solas".

 

Recuerda con afecto las charlas, los recorridos por los medios, panfletos, petitorios, marchas y reuniones políticas. En los últimos años ampliaron la participación impulsando la regional San Luis, Villa Mercedes, Merlo y Traslasierra.

 

"Esta mañana recibí muchos mensajes de amigas, familia y hasta de personas que no conocía diciendo 'gracias por tu lucha' y me di cuenta que mi vida estaba ligada a esto también para el afuera", contó Majo.

 

Y sintetizó: "Seguimos en campaña para que se aplique la ley y para que no quede una sola restricción en pie. Es legal, es seguro y es gratuito. Ahora que cada una decida y el Estado garantice".

 

Comentá vos tambien...