4.4°SAN LUIS - Martes 07 de Julio de 2020

4.4°SAN LUIS - Martes 07 de Julio de 2020

EN VIVO

Juzgarán a un acusado de abusar durante siete años de su hija

A los 15 años, la víctima le contó a su madre lo que vivió. La fiscal pidió que sea condenado a siete años de cárcel.

Por redacción
| 23 de febrero de 2020
Tribunales. El inicio del debate oral está previsto para la próxima semana y lo llevará adelante la Cámara Penal 2. Foto: Archivo.

Hace dos años y medio que O.O. está procesado por abuso, nada más y nada menos en perjuicio de una de sus hijas menores. A diferencia de otros, no ha tenido que sobrellevar el procesamiento y esperar el juicio tras las rejas. Pero el momento en que la Justicia determinará si, efectivamente, se aprovechó durante siete años de la chica está a punto de llegar. La semana que viene, en la Cámara Penal 2 de Villa Mercedes, el hombre comenzará a ser juzgado por ese delito y, cuando el debate oral acabe, sabrá si se irá de la sala de audiencias como había llegado, en libertad, o si, por el contrario, será retirado por la Policía y trasladado al penal.

 

El hombre, de 46 años, está procesado desde el 20 de septiembre de 2017. En su momento, la jueza de instrucción Penal 3, Mirta Ucelay, consideró, entre otras pruebas, los resultados del examen médico hecho a la víctima, por ese entonces, de 15 años. El informe revelaba que tenía una "desfloración del himen de antigua data".

 

O., en realidad, había sido denunciado el 23 de abril de 2015, por M.C., su pareja y madre de sus hijas, en la Comisaría 9ª.

 

La mujer contó que hacía dos días, junto al acusado, habían conversado con V., su hija, sobre tener novio. Ellos le aconsejaban que a su edad no era conveniente. Pero, en un momento de la charla, la madre notó que la chica empezó a llorar. Cuando la conversación terminó, la adolescente se fue a su dormitorio y, al cabo de unos minutos, regresó y le dijo a su mamá que quería hablarle a solas.

 

En medio de lágrimas, le confió que desde que tenía ocho años, y hasta hacía uno, su padre la había manoseado en sus partes íntimas. A veces lo hacía por encima de la ropa y otras no y, en otras oportunidades, la obligaba a que ella lo tocara. Hasta le contó que un día de verano, mientras M.C. dormía la siesta, intentó violarla. Antes de que la nena pudiera ir hasta donde estaba su madre, el hombre le ordenó que no dijera nada.

 

V. varias veces había querido confesar lo que le hacía el hombre, pero él siempre le decía que no lo hiciera porque iba a ir preso y que ella iba a ser la culpable de la separación de sus padres.

 

Fue recién ahí cuando la denunciante entendió el porqué de tantas noches de insomnio de su hija. También comprendió por qué, a los 15 años, la adolescente le había dicho que quería cambiarse el apellido y por qué siempre miraba a O. con desprecio.

 

El acusado, en un primer momento, cuando M. le exigió explicaciones, se enojó. Le respondió que su hija lo había inventado todo, molesta porque no le permitieron tener novio.

 

La mujer no lo dudó y lo echó de la casa. A las pocas horas, el hombre reconoció los abusos, pero trató de escudarse diciendo que no sabía que le hacía daño a su hija, que todo había quedado en el pasado y que él se venía portando bien. 

 

 

 

Línea 144 - Atención a víctimas de violencia de género

 

Gratuita, anónima, nacional y disponible las 24 horas del día, los 365 días del año.

 

Comentá vos tambien...