13°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

13°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Un prócer de la música cuyana

Aprendió a tocar "de oído" junto a su padre. Integró varios conjuntos. Grabó con los mejores de Cuyo unos 30 temas y es autor de unos 12. Se destacan "Dos hermanos" y "Mis dos amores", dedicado a su madre y a su esposa Graciela.

Por Jhonny Díaz
| 08 de febrero de 2020
Agradecido. "Tener una hermosa familia y grandes amigos fue lo mejor que me dio la música", aseguró Mendoza. Foto: Nicolás Varvara y Gentileza.

Músico autodidacta, por pasión, por cuyano, aprendió de oído como se dice. Aprendió porque su padre dijo que cuando tuviera un hijo varón sería guitarrero. Y así fue.

 

Nolberto Raúl Mendoza, más conocido como "Sapo" Mendoza, nació en Rivadavia, provincia de Mendoza hace 70 años, y de chico abrazó el diapasón de la música cuyana que corre por sus venas.

 

 

 

"Soy hijo de padre puntano (Nicasio Antonio Mendoza) que por razones laborales se afincó en esa zona después de haber cumplido con el Servicio Militar en Campo de Los Andes, y de madre mendocina (Olinda Galdame). Mi padre  trabajó como albañil, peón rural y podador de más de 12 mil plantas por temporada en la vecina provincia donde conoció a mi madre y la familia se agrandó con ocho hijos: Cecilia, a quien le decimos Perla, Héctor, Ricardo, Carmen, Gladys, Cristina, Silvana y yo. Así que soy más puntano que mendocino", sostiene con orgullo de bien cuyano.

 

La familia se radicó en San Luis cuando Raúl tenía 10 años y venía de ser alumno en una zona que está a unos siete kilómetros de Tunuyán, conocida como Colonia Las Rosas. Acá completó la primaria en la escuela Rosario M. Simón (ex San Juan) de Balcarce y Caseros de la ciudad capital.

 

De niño acompañaba a su padre, sacaba temas escuchando todo, nunca estudió música. Lo suyo era puro empeño y dedicación, le puso mucho esfuerzo a todo lo que se le presentaba y así fue creciendo.

 

"Nunca tuve un grupo o conjunto propio, lo mío fue acompañar, era un integrante más, así tuve la suerte de sumarme a 'Las Guitarras Puntanas', a Roberto 'Quirquincho' Quiroga, o 'Las Voces del Chorrillero' cuando tocaban Mario Rivarola y Jorge Horacio 'Cholo' Torres", precisa y sigue enumerando: "Grabé con 'Los Arenales', Ricardo 'El Cascarudo' Domínguez Arancibia, 'Rulo' Ñañez, el dúo Ochoa-Zulé, y Víctor Sosa Ramírez, entre otros. Debo tener unas treinta grabaciones, todas de música cuyana".

 

 

Mendoza compuso una docena de temas que muchas veces son interpretados por colegas. Entre sus creaciones destaca "Mis dos amores", dedicado a su madre y a su esposa, y "Dos hermanos", al que suele escucha en peñas o festivales y lo enorgullece.

 

Siempre integró formaciones musicales con gente muy identificada con Cuyo, de esa manera tuvo presentaciones en Córdoba y en toda la zona sur de esa provincia, además de San Juan y Mendoza. "Ya ni me acuerdo en cuántos festivales estuvimos, en todos coseché amigos y colegas, eso es cuyanismo puro", puntualiza quien recuerda que un amigo al que decían 'corajudo' le puso su apodo.

 

Una de las actuaciones que más recuerda fue junto al doctor Ricardo Torres como recitador, él como primera guitarra, "Nachito" Sánchez como segunda guitarra y Mario Rivarola en guitarrón. "Fue en la fiesta de la cumbre del Mercosur, en 2009", dice como si fuera ayer. También le viene a la memoria una presentación en la Feria Nacional del Libro en la ciudad de Córdoba, "donde hicimos un muy lindo material por San Luis", añade.

 

"Lucho" Ponce, conductor de un programa radial e integrante de "Las Voces del Chorrillero", considera al "Sapo" Mendoza como "uno de los mejores arregladores musicales de Cuyo". También destaca su calidad de persona: "Es un ser que tiene el corazón lleno de amor, abierto incondicionalmente para todos, cero egoísmo".

 

 

 

"Es extraordinario, como músico y como persona, muy querido y respetado en el ambiente. Debe ser el mejor. Ayuda y colabora con todos por igual. Empezó acompañando a su padre 'Tito' Mendoza y siempre tocaba en el bar Pobre Viejo cerca de la cancha de Sportivo Estudiantes", resalta Aníbal "Súper" Lucero, de radio Dimensión. Además, rescata de "Sapo" su inigualable humor y que es muy amigo de Anselmo de Mendoza "a quien acompaño en muchas noches cuyanas".

 

Con Mendoza la tarde se acorta porque va matizando la charla, con recuerdos y miles de fotografías, habla con su familia o amigos que lo rodean permanentemente en su casa de Villa de la Quebrada, donde aprovechan para darse un chapuzón. Uno de sus hijos acerca pastelitos dulces al tiempo que cuenta una anécdota. "Integraba 'Las Voces del Chorrillero' y actuábamos en el anfiteatro El Chorrillo, hoy Ave Fénix, en la grilla estaba como figura central de esa noche 'Los Cinco Latinos' y por San Luis, nosotros vestidos con trajes blanco. Como era temprano nos fuimos a comer unos choripanes a un stand, cuando llegó un niño pidiendo un autógrafo, le firmamos el papel y aparecieron otros más. Se hizo un fila larga y yo le digo a mis compañeros 'qué bueno que nos reconoce esta gente, es lindo todo esto'. Después de comer vimos que los niños rompían las papeles autografiados al tiempo que decían: 'Estos no son Los Cinco Latinos, son de acá'. Solo nos miramos... no nos conocía nadie...". Hoy esa anécdota está vigente porque todos se ríen por lo cómico de la situación.

 

El músico está casado hace 35 años con Graciela Molina y tiene dos hijos: Raúl Nicolás y Luis Juan Mendoza. A este último le puso Luis por San Luis, Juan por San Juan y Mendoza es el apellido, de esa manera unió las tres provincias cuyanas. Además, llegó Victorio, el primer nieto que nació hace un par de días para alegrar y revolucionar la familia.

 

 

 

No duda en confesar que lo mejor que le deja la música "es la cosecha de muchos amigos, compartir con ellos mi música cuyana, sana y desinteresada, acá en la villa hice esta casa con un quincho bien grande para recibir a mis amigos y seguir cultivando nuestra música. Venimos casi todos los fines de semana y la pasamos muy bien".

 

También le queda el gran orgullo de haber grabado con los mejores de Cuyo como Enrique Espinosa, "Las Voces del Chorrillero", el matrimonio Bravo, Anselmo de Mendoza (Anselmo Manuel Bustos), Ricardo "El Cascarudo" Domínguez Arancibia, entre otros. "Siempre es bueno porque uno suma, aprende y puede ayudar a los que vienen llegando musicalmente", esboza con notable humildad.

 

Raúl Mendoza admite que nunca le interesó ir a los grandes festivales nacionales como Jesús María o Cosquín.  "Antes era más federal, iban delegaciones de provincias o de regiones. Hace años que es lo mismo y ahora le han agregado otros ritmos como la cumbia, cambió todo", expuso apenado aunque recuerda que una vez fue invitado a la peña de Algarroba.com: "Fui  por amistad, también acompañé a Gabriel Roa, un rionegrino afincado en San Luis después de haber vivido en San Rafael y que interpreta muy bien nuestra música".

 

 

 

"En 1969 —continúa— el dúo Rivarola Torres ganó el Camin Cosquin, único logro de la música cuyana, nunca más se repitió algo igual. Este año la Fiesta de la Calle Angosta no tuvo músicos de San Luis capital, trajeron de afuera y los demás eran mercedinos, no sé por qué", aporta su parecer.

 

Mendoza pulsa una guitarra y entre acordes melodiosos, manifiesta: "Integro la Asociación Encuentro de los Cuyanos, intentamos hacer un encuentro bien cuyano, el Gobierno nos apoyaba, pero no logramos el cometido, espero que la próxima vez podamos reunir a San Juan, Mendoza y San Luis en un gran abrazo cuyano. Sería como cumplir un viejo sueño", se llena de esperanza.

 

Comentá vos tambien...